Sergio Busquets: "Tenemos la vuelta de aquí a una semana y la oportunidad de remontar en casa"
Sergio Busquets en el derbi de los cuartos de final de Copa del Rey | Foto de Noelia Déniz

El Fútbol Club Barcelona ha terminado con su racha de imbatibilidad y ha dejado de ser invicto en derrotas después del partido de ida de los cuartos de la Copa del Rey, jugado con el Espanyol, un derbi que se ha vivido con la misma tensión que se vive en todos los encuentros que los dos conjuntos de la ciudad condal juegan. El conjunto de Ernesto Valverde controló un partido en el que el equipo rival supo aprovechar una contra por su banda para llegar a un centro en el que se encontraba el canterano perico, Melendo, quien hizo el gol del conjunto blanquiazul, consiguiendo una victoria para su equipo después de 19 años sin ganar en su estadio contra el equipo culé.

El encuentro arrancaba como estaba previsto que lo hiciera. Quique Sánchez Flores apostó por un equipo más sólido en defensa con dos líneas de cuatro para evitar dejarle espacios al Barcelona y Ernesto Valverde revolucionaba una vez más su once inicial, con un 4-3-3 y con Aleix Vidal, Carles Aleñá, Denis Suárez y Digne como titulares, dejando en el banquillo a jugadores como Jordi Alba, Luis Suárez o Rakitić.

Respecto a las llegadas de cada equipo, la única del equipo local la hacía Gerard Moreno, con un tiro lejano y desviado, tras un despiste de Sergi Roberto. Con Messi liderando el equipo culé, Aleñá ha despuntado en un equipo en el que parecía que llevara toda la vida y en donde la mejor ocasión la tuvo Denis Suárez, que sin quedarse solo ante Diego López, logró disparar entre los palos para subir el nivel de su actuación y de tensión en el partido.

Con tanta tensión en las gradas, el Espanyol supo aprovechar el fallo que Leo Messi tuvo en sus botas cuando al golpear el penalti, el guardameta del conjunto perico, Diego López, le detuvo un penalti pitado sobre Sergi Roberto. 

Sergio Busquets hacía una valoración a pie de campo, destacando el trabajo del equipo en la primera parte y dándole esperanzas a la afición blaugrana de cara al partido de vuelta que se jugará el próximo día 25 de enero en el Camp Nou: "Hemos hecho una primera parte bastante buena, hemos controlado el partido y hemos hecho ocasiones. La segunda, quizás, ha estado más igualada. Ha sido una segunda parte con un partido más trabado, con un Espanyol a la contra. En una jugada por banda de ellos, han encontrado bien el centro y bueno, una derrota, pero como te digo, aún queda la vuelta".

Por otra parte, y sin querer entrar en la polémica, el centrocampista de Sabadell también valoró el suceso que ocurrió en el área de Cillessen, el portero del conjunto azulgrana, que recibió un golpe en la cara tras el lanzamiento de un objeto por parte de un aficionado perico que estaba en la grada: "No lo hemos visto ninguno porque estábamos lejos y no sabemos lo que ha podido ser".

VAVEL Logo