El Málaga quiere resucitar en Ipurúa
Foto: LaLiga

Heridos, con incógnitas, y dispuestos a no rendirse, así llega el Málaga, dirigido por un nuevo técnico que quiere salvar a los blanquiazules como ya hizo con el Granada, José González. Llevan tres derrotas consecutivas, y se sitúan en zona de ascenso, pero quieren revertir la situación y ven Ipurúa como un nuevo comienzo, además, todo apunta a que saldrán con algunas variaciones en el once inicial.

Y es que el recién destituido Míchel salía siempre con una 4-4-2, utilizando habitualmente a dos delanteros móviles, hasta que se lesionó Rolán. Ahora Peñaranda también se ha lesionado, además, Borja Bastón está tocado, por lo que el Málaga saldrá lisiado en ataque al terreno de juego. Puede que el ex del Eibar juegue, pues no están confirmada su ausencia. Según se vio en el amistoso que disputó el Málaga recientemente ante el Lausanne suizo, puede que en la delantera prueben fortuna En-Nesyri junto a Bueno, o quizá Adrián pase a ocupar esa posición para dejar la banda izquierda al Chory.

Lo demás será casi con total seguridad lo mismo con lo que jugó Míchel sus últimos encuentros a los mandos de la nave blanquiazul, jugando así por banda izquierda Keko, y en la medular Iturra y Recio. Será clave anular a estos dos últimos jugadores, por sus botas pasa el juego del equipo, y si se les consigue inhabilitar el Eibar pasará a controlar el juego.

Atrás el Málaga está siendo de lo más frágil de la categoría, aunque con algunas recuperaciones y el fichaje de Ignasi Miquel, la plantilla se ha hecho un poco más sólida. Es muy probable que formen con Rosales por banda izquierda, Luis Hernández e Ignasi como pareja de centrales, y finalmente Ricca por la izquierda. Ya bajo palos, un portero que ha ido de más a menos, aunque sigue siendo un guardameta con buenos reflejos, Roberto.

Lo que está claro es que es complicado saber a ciencia cierta cómo jugará el Málaga, si llevará o no la iniciativa, sus objetivos, y demás, pues si con Míchel a veces era algo desconocido, con José González en su primer partido de un camino hacia la salvación, lo será aún más.

VAVEL Logo