Puntazo del Girona en el Wanda Metropolitano
Fuente: Girona FC

El Girona FC hoy ha escrito otro capítulo en el libro de la historia del club. Conseguir un empate en el Wanda Metropolitano no está al alcance de cualquiera, los locales llevaban 6 victorias seguidas en liga en su feudo y aún no han perdido en lo que va de campeonato. Los de Machín han conseguido un valioso punto después de igualar el marcador cuando faltaba poco más de un cuarto de hora de juego. 

Simeone sacó un once ofensivo, un 4-4-2 con una doble punta formada por Diego Costa y Griezmann. Pablo Machín no hizo demasiados cambios  respecto a los 11 que ganaron 6-0 a Las Palmas, únicamente el de Olunga por Stuani que no viajó por lesión. Los primeros 20 minutos fueron de precaución de los dos clubes que no querían arriesgar demasiado. Los colchoneros llevaban ligeramente el peso del partido pero tampoco sin crear ocasiones manifiestas de gol.

Bounou evitó el primero

Con el paso de los minutos los locales empujados por una afición que nunca les defrauda se fueron acercando a la portería rival. Hasta que en el minuto 24 el guardameta marroquí paró una increíble ocasión. Después de una gran combinación dentro del área, Correa se quedó solo delante del portero pero Bounou le ganó la partida. El jugador argentino del Atlético picó hábilmente el balón pero el brazo derecho del arquero evitó un gol cantado. Sin duda fue una acción de reflejos felinos.

Pero 10 minutos más tarde nada pudo hacer en el tanto que abrió la lata. Una jugada desafortunada en la frontal del área catalana derivó a un pase magistral de Thomas Partey que dejó solo a Diego Costa para que éste le sirviese el gol en bandeja a Griezmann que anotó a portería vacía. La acción tuvo consecuencias ya que Bounou y Costa chocaron y el guardameta por desgracia se lesionó y tuvo que ser sustituido en el inicio del segundo tiempo. Finalmente la primera mitad terminó con una gran ocasión del Girona en la que Portu tiró de volea dentro del área chica. Aunque el resultado no se movió ya que Oblak blocó el balón. 

Los segundos 45 minutos

Después de pasar por los vestuarios la primera noticia fue la confirmación de la lesión de Bounou, que fue sustituido por Gorka Iraizoz. Los pupilos de Pablo Machín salieron al verde armados de valor y confianza, de manera que la tónica del encuentro empezó a variar. El Girona dominó la posesión del cuero y con ella empezó a progresar. Aún así el Atlético continuaba haciendo zarpazos de peligro: Carrasco se plantó solo delante de Gorka aunque no supo definir. Pero con el transcurso del tiempo las aproximaciones a la portería defendida por Oblak aumentaban hasta que en el minuto 73 la historia cambió. Después de un mal rechace, Bernardo cabeceó asistiendo a Portu que perforó la red rival.

El Cholo Simeone reaccionó dando entrada a Vitolo por Vrsaljco, cambiando el dibujo a defensa de 3. Pero las ocasiones más claras de nuevo fueron del Girona, Borja García en dos ocasiones y en una última de Olunga pudieron desequilibrar el marcador.

En el minuto 94 el colegiado de Burgos Bengoetxea señaló el camino a los vestuarios sembrando euforia y decepción a partes iguales. El resultado reafirmó que el Girona es un equipo ya consolidado en la primera división del fútbol español y que sea el rival que sea le sabe competir de tú a tú.

El dato

Después del empate por 1-1 y el empate en la primera jornada de liga por 2-2, el Girona nos deja con un dato muy optimista. El Atlético de Madrid en la presente competición liguera, hasta la fecha solamente ha encajado 9 goles, de los cuales 3 los ha anotado el Girona. Por lo tanto el 33,33 % de los goles encajados del conjunto de Simeone, son obra del Girona.

VAVEL Logo