Mestalla, una olla a presión que no consiguió que el Valencia explotase

El Barça consiguió el pase a su quinta final consecutiva de Copa, frente a un Valencia que termina con su sueño copero. Los de Valverde fueron superiores desde el principio del encuentro.

Mestalla, una olla a presión que no consiguió que el Valencia explotase
El Valencia CF perdió  0 - 2 contra el FC Barcelona, en un partido en el que dio la cara. Foto: Valencia CF
Valencia CF
0 2
FC Barcelona
Valencia CF: DÓMENECH; MONTOYA, GABRIEL, GARAY (VEZO, MIN. 70), GAYÁ; COQUELIN (GUEDES, MIN. 54), PAREJO, KONDOGBIA; RODRIGO (CARLOS SOLER, MIN. 54), ZAZA, VIETTO.
FC Barcelona: CILLESSEN; SERGI ROBERTO, UMTITI, PIQUÉ (YERRI MINA, MIN. 84), JORDI ALBA; INIESTA (PAULINHO, MIN. 64), BUSQUETS, RAKITIC, ANDRÉ GOMES (PAULINHO, MIN. 45); MESSI, SUÁREZ.
MARCADOR: 0-1, min. 49, Coutinho. 0-2, min. 81, Rakitic.
ÁRBITRO: UNDIANO MALLENCO (COMITÉ NAVARRO). AMONESTÓ A RODRIGO (MIN. 34), ZAZA (MIN. 74) Y PAREJO (MIN. 91).
INCIDENCIAS: PARTIDO DE VUELTA DE LAS SEMIFINALES DE LA COPA DEL REY ENTRE EL VALENCIA CF Y FC BARCELONA EN MESTALLA.

El Valencia no consiguió la 'reAMUNTtada'. El conjunto 'Che' quiso revivir aquella semifinal de la Copa de hace 10 años contra el mismo rival, y regalarle así una noche mágica a Mestalla, que, a pesar de no haber el colgado el cartel de "entradas agotadas", fue una olla a presión. Pero no pudo ser.

El Barcelona se clasificó para su quinta final consecutiva de Copa. Ganó el encuentro de vuelta de la semifinal por 0-2, con un resultado global de la eliminatoria de 0-3, lejos aun así de aquel 1-8 de hace dos temporadas. Un encuentro que, a pesar de su importancia, no ha sido nada bronco; solo ha habido tres amarillas y no se ha visto ninguna fuerte entrada.

El Valencia lo intentó desde el principio, ocasionando peligro en muchas de sus llegadas al área rival y dando la cara, sobre todo en la primera parte. El Barça dominó la posesión del balón durante todo el encuentro y encerró en muchos momentos a los valencianistas en su área.

Una primera parte en la que destacó Rodrigo en las filas blanquinegras, quien no paró de provocar peligro por la banda; mientras que en la segunda fue Guedes, que entró sustituyendo a Coquelin en un gran nivel a pesar de su reciente lesión. Por parte de los culés, Messi, aunque fue varias veces detenido por la defensa valencianista, domó el balón y lo controló a sus anchas, realizando buenos pases e internadas; y Luis Suárez y Coutinho destacaron también en una segunda parte en la que el uruguayo asistió en los dos goles y el brasileño marcó su primer gol.

Posesión culé y peligro valencianista

El partido comenzó tal y como se esperaba, con el conjunto 'Che' bien plantado en su campo esperando  robar la pelota y realizar un contraataque, y con los culés dominando la posesión y dándole pausa al partido. Cada vez que el Valencia tocaba el esférico, los de Valverde presionaban intensamente. 

En el minuto cinco Coquelin disparó un tiro muy flojo que fue atrapado sin problemas por el guardameta Cillessen.

Un minuto después, Messi lanzó una falta realizada por Garay que obligó a Dómenech a salir con los puños en alto para despejar el balón. Sin embargo, la ocasión más clara la tuvo Rodrigo, que remató de cabeza un gran centro de Gayá al travesaño.

Tras esto, el Valencia creció, y Mestalla se motivó con un tiro de Vietto a las nubes en el minuto 14. En el Barça, Iniesta le regaló un pase magistral a Luis Suárez que le dejó solo, pero que no supo controlar, pues el balón se le quedó atrás al uruguayo, y el zaguero Gabriel Paulista estuvo atento para despejarlo.

Coquelin en Mestalla. Foto: Valencia CF

El mejor del Valencia en la primera parte lo estaba siendo Rodrigo, quien producía peligro en cada llegada suya al área. Aun así, el Barcelona seguía dominando claramente el balón, gracias sobre todo a Iniesta y Messi, que no paraban de tocar y mimar el balón.

Un Messi que fue muy vigilado en todo momento por Montoya y Coquelin, pero eso no le prohibió hacer un buen partido como siempre. Quizás no un partido excelente, pero sí muy bueno.

En el minuto 34 Rodrigo vio la cartulina amarilla tras una entrada a Leo Messi. El argentino lanzó la falta y envió el balón a la barrera. Las ocasiones se seguían sucediendo y especialmente por parte del Valencia.

La primera mitad finalizó con un disparo tímido de Suárez que atrapó fácilmente Dómenech, y otro de Kondogbia al lateral de la red en una buena asociación de Rodrigo y Coquelin.

Rodrigo, Jordi Alba y Rakitic. Foto: Valencia CF

Messi-Suárez-Coutinho

El segundo tiempo comenzó con Coutinho en el campo sustituyendo a un André Gomes que no realizó ni mucho menos una buena primera parte. El tridente formado por Messi, Suárez y Coutinho jugó una gran segunda parte y empujó al equipo a la final.

El Barça continuaba con la presión alta y el dominio de la posesión y, en el minuto 49, tras un saque de esquina del Valencia, Coutinho marcó tras una acción individual de Suárez por la banda en la que Garay no pudo hacer nada. El '9' sirvió un centro en bandeja que el brasileño supo aprovechar. Messi empezó a asociarse en corto con Coutinho, pausando los dos en muchas ocasiones el partido, y realizando también algunas jugadas.

En el minuto 54 se produjeron los primeros cambios del partido, se marchó Rodrigo lesionado por Carlos Soler, y Coquelin por Guedes. Con estos, los blanquinegros volvieron al 4-4-2. El mediocentro portugués demostró un gran nivel a pesar de venir de una lesión. Nada más entrar protagonizó una buena acción individual contra Sergio Busquets y provocó un córner.

En el minuto 62 se produjo en el área del Valencia una ocasión clamorosa por parte de Messi, que fue despejada por Dóminech. El rechace le cayó a Jordi Alba, que golpeó el balón contra Montoya y se fue a córner. El lateral barcelonista reclamó en esta jugada mano de este, pero el árbitro consideró que fue involuntaria.

El equipo culé seguía el guión de todo el partido, manejando el balón en todo momento en el campo contrario. Valverde dio descanso a Iniesta en el minuto 64 y sacó a Paulinho.

Un minuto después, en el 65, Guedes protagonizó una ocasión muy clara tras una asistencia de Carlos Soler que atrapó Cillessen, y justo después fue Vietto quien lanzó el balón a los guantes del guardameta alemán. Después, en el 68, Suárez pudo encarar a la defensa valencianista y poder quedarse solo, pero preferió pasar a Messi, a quien le rebañó majestuosamente Gabriel Paulista el balón; una acción en la que también participó Garay, y que a causa de ella se lesionó y fue sustituido por Vezo en el minuto 70.

Carlos Soler tuvo la ocasión más clara de la segunda parte para el Valencia, en un remata que venía de una acción individual magistral de Guedes por la banda, pero que paró el portero con una parada típica de balonmano. Un minuto después, en el 74, Guedes volvió a dar un centro en el área, esta vez a Zaza, quien en esta misma jugada vio amarilla por reclamar intensamente un córner al árbitro.

Garay se volvió a lesionar frente al Barça. Foto: Valencia CF

La afición de Mestalla veía como el sueño de copa se desvanecía ante sus ojos en los últimos 15 minutos.

Messi volvió a probar suerte en un lanzamiento de falta, pero este se fue hacia arriba.

En el 81, Suárez aprovechó un fallo grave del zaguero Gabriel, que le regaló el balón al uruguayo en la zona defensiva tras un pase erróneo. El '9' asistió a Rakitic, quien marcaría el segundo y definitivo gol del encuentro, un gol que Mestalla sabía que significaba el final.

El Valencia estaba deseando terminar el partido e irse ya a los vestuarios en una eliminatoria más que sentenciada a menos de 10 minutos del final.

Yerri Mina debutó con la camiseta azulgrana en el minuto 84, sustituyendo a Piqué, que había estado jugando de "infiltrado", forzando por su equipo.

El partido terminó con una falta de Parejo a Messi que provocó la amarilla al capitán valencianista, y con el público valencianista aplaudiendo los suyos, valorando así su esfuerzo y lucha en la eliminatoria.

El equipo de la Ciudad Condal espera ganar su cuarta Copa seguida el 21 de abril frente al Sevilla, un partido para el que parte como favorito. El Valencia, en cambio, deberá seguir luchando en la Liga por la clasificación para la Champions, objetivo principal y sueño del valencianismo en su mejor temporada desde hace tiempo.