El feudo del Chelsea, un escenario complicado para los culés

Stamford Bridge es un campo difícil en los últimos años para el FCBarcelona, más allá del histórico Iniestazo, los azulgranas han sufrido para ganar en territorio londinense.

El feudo del Chelsea, un escenario complicado para los culés
Último partido entre Chelsea y FC Barcelona con motivo a las semifinales de la Champions de 2011-12. | Foto: Diario Sport (Sport.es)

El próximo martes se enfrentarán el Chelsea y el FC Barcelona en Stamford Bridge con motivo de la ida de los octavos de final de la presente edición de UEFA Champions League.

El bajo nivel ofrecido esta temporada por los blues respecto a la temporada pasada, en la que van cuartos en la Premier League mientras que la temporada anterior levantaron el título con autoridad y diferencia sobre los demás equipos, no debe ser tomado como referencia absoluta, la Champions transforma a los equipos y el conjunto dirigido por Antonio Conte no es una excepción.

Con Eden Hazard como jugador franquicia, líder y estrella del equipo, el Chelsea intentará sacar un resultado cómodo que les permita ir con seguridad a la vuelta, su prioridad, como declararon algunos jugadores del conjunto blue es no encajar goles.

Los azulgranas, por su parte, tratarán de sentenciar en la ida, no quieren sustos, aunque está el precedente de que cualquier resultado se pueda remontar, como hicieron hace casi un año levantando el 4-0 que les endosó el PSG, una remontada de ese calibre no ocurre todos los días y no hay que salir a especular, es decir, no se pueden dormir ni tener un mal día, ambos equipos tienen que dar el máximo para lograr el pase a cuartos.

La ida se celebra en Stamford Bridge, un campo muy complicado para los culés, dónde sin ir más lejos el último resultado, que se remota a la temporada 2011-12 es negativo a favor del conjunto entonces dirigido por Pep Guardiola, ya que perdieron 1-0 con gol del delantero y leyenda del Chelsea Didier Drogba, los ingleses saben como jugarle a este equipo.

Del histórico Iniestazo a una de las semifinales más duras en la reciente historia del Barça

6 de mayo de 2009, esa fecha quedará siempre grabada en la mente de los culés, para bien, y de los no tan culés para mal, el Chelsea ganaba 1-0 (global 1-0 tras el 0-0 en la ida) y quedaba menos de un minuto para concluir el partido y certificar su pase a la final, los aficionados que asistieron a Stamford Bridge estaban a punto de celebrar una final de su equipo, pero centró Dani Alves, falló en el despeje Essien y Lionel Messi asistió a Andrés Iniesta que con un golpe a la escuadra destruyó las ilusiones de todo un estadio, aquel Barça de Guardiola dio un golpe muy doloroso en feudo londinense.

Pero si bien aquella eliminatoria tuvo un enorme sabor de boca para el barcelonismo, la venganza que propiciaría el Chelsea 3 temporadas después fue devastadora, es más, se le considera de las más duras de la historia reciente del FC Barcelona por como se produjo.

Los blues se llevaron un resultado favorable de Londres, 1-0, obra de Didier Drogba y el conjunto azulgrana se veía obligado a remontar si quería estar en la final.

En la primera parte consiguieron darle la vuelta gracias a goles de Andrés Iniesta y Sergio Busquets, también estaban dominando el partido, no se antojaba tan negro como se volvió contra pronóstico después.

Justo antes del descanso, Ramires marcó un auténtico golazo al superar por alto a Víctor Valdés, el brasileño hizo sangre, pero lo peor estaba por venir.

El Chelsea, dirigido entonces por Di Matteo, mantuvo a todo su equipo encerrado en su área, haciendo difícil jugar al FC Barcelona, así transcurrían los minutos, hasta que John Terry realizó un absurdo penalti que acabaría fallando Lionel Messi, pero eso no sería lo peor, en el descuento, haciendo falta tan solo un gol para la clasificación de los azulgranas, Fernando Torres en un contraataque dribló a Valdés y sentenció, golpe muy doloroso y venganza perfecta para los blues.

¿Cómo será este encuentro en Stamford Bridge? Ambos equipos llegan en diferentes estados de forma, pero esta competición cambia a todos, ¿Habrá un gol mítico? ¿Será un resultado ajustado? ¿Goleará uno de los equipos? Lo que habrá seguro será emoción.