Cuestión de dinámicas
Zaza dio un gran pase a Rodrigo en el primer gol  |  Fotografía: La Liga

Cuestión de dinámicas

El Alavés encaja ante el Valencia su tercera derrota consecutiva. La reacción babazorra de la segunda parte no fue suficiente para neutralizar a un Valencia que fue superior, y que suma su sexto partido sin perder. Los de Marcelino siguen creciendo, y el Alavés no revierte su caída.

Caronte11
Jon Aroca
Valencia CFNeto; Montoya, Gabriel, Garay (Murillo, min. 46), Gaya; Kondogbia, Parejo (Maksimovic, min. 84), Soler, Guedes; Rodrigo (Rodrigo, min. 72), Zaza.
Deportivo AlavésPacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte; Manu, Pina, Pedraza (Ibai, min. 60), Hernán; Munir (Guidetti, min. 60), Sobrino (Burgui, min. 71).
MARCADOR1-0, min. 19, Rodrigo. 2-0, min. 34, Zaza. 2-1, min. 49, Sobrino. 3-1, min. 54, Laguardia (P.P.).
ÁRBITROMunuera Montero (Comité Territorial Andaluz). Amonestó al local Kondogbia (min. 45) y al visitante Pina (min. 56)
INCIDENCIASPartido correspondiente a la jornada 29 de La Liga. Disputado en el Estadio de Mestalla (Valencia), ante 35.264 espectadores.

El Deportivo Alavés sigue inmerso en su mala racha. Los vitorianos caen contra un Valencia que fue superior durante los noventa minutos, y no encuentran la salida a su mal juego y resultados. Mucho tiempo de mal juego, tanto individual como colectivo, deja al Alavés en una mala dinámica en la llegada del parón.

El Valencia se adelantó en el marcador, y pudo dejar el partido sentenciado antes del descanso. Los babazorros mejoraron en la segunda mitad, gol incluido, pero no llegaron a inquietar un Valencia que sigue en una buena dinámica. El Alavés continúa sumido en una espiral negativa de juego y resultados.

Los primeros minutos, como es habitual, fueron de tanteo entre ambos equipos. El Valencia buscaba controlar la posesión del balón e ir acercándose poco a poco al área del Alavés. Los vascos esperaban sus opciones replegados. No fue hasta ya pasado el minuto diez cuando llegó la primera ocasión del partido. Robo de balón del Alavés a Parejo, que se queda parado pidiendo falta y que deja a Munir sin oposición. El hispano-marroquí centra bien, pero Neto consigue atajar el buen cabezazo de Sobrino. El capitán ché se resarcía de su error poco después, con un gran disparo desde fuera del área que Pacheco neutralizaba. Primeros minutos con protagonismo de los cancerberos.

El encuentro seguía equilibrado, y sólo una genialidad de la pareja Zaza-Rodrigo pudo decantar el marcador. Pared que tira el español para que el italiano controle y le devuelve el esférico en óptimas condiciones. Rodrigo, delante de Pacheco, sólo tiene que mandar el balón fuera de alcance del portero. Ante la falta de buen juego, la calidad individual decantaba el partido.

Los mejores momentos de Valencia llegan con el gol. Entonces empezó el torrente de ocasiones local, que no acabó hasta que llegó el descanso. Primero, de Gabriel, con un cabezazo que se va desviado por poco. Zaza, desde dentro del área, tenía otra buena ocasión poco después. Sólo Pacheco, uno de los mejores albiazules de la tarde, conseguía evitar que el marcador fuese más abultado. 

La tercera no la consiguió evitar el guardameta, y el Valencia ponía el 2-0 por medio de Zaza. Falta botada desde la derecha mal defendida por los vitorianos que el italiano remata. El balón toca el poste y bate a Pacheco. El jugador estaba ligeramente en fuera de juego en el momento del centro. El Alavés estaba hundido y el italiano caliente, y fruto de esas dinámicas opuestas volvió a gozar de una buena ocasión. Esta vez no acertó a embocar.

Poco antes del intermedio los valencianistas pedían penalti en una de las pocas jugadas polémicas del partido, tras una caída de Soler dentro del área pequeña. El canterano ché era derribado por Pacheco, pero el colegiado decidió no decretar la pena máxima. El contacto existe, y el trencilla pudo haber señalado el punto de los once metros. Con el Valencia crecido y el Alavés fuera del partido llegaba el descanso.

Reacción insuficiente

El guion de la primera mitad siguió vigente en los primeros compases de la segunda. Control y tibias ocasiones del Valencia, que no se conformaba con ese resultado y quería sentenciar cuanto antes. Pero no era el Valencia, sino el Alavés, el que iba a lograr el gol. Balón en diagonal que Gayá no despeja y que deja a Martín con mucho espacio por delante. El vitoriano avanza metros y busca a Sobrino, que desde el punto de penalti recorta distancia. Buena combinación entre ambos, que volvieron a ser dos de los albiazules más destacados del encuentro.

El tanto no adormecía al Valencia, que por medio de Guedes estaba a punto de poner el tercero. No era Guedes, sino Laguardia, en su propia portería, el que marcaba el 3-1. Mal despeje del central vitoriano en un centro que se cuela por el centro de su meta. Jarro de agua fría para los vitorianos, que se veían otra vez dentro del partido. Abelardo buscaba a falta de media hora apurar sus opciones de sacar un resultado positivo y daba entrada a Guidetti e Ibai Gómez por Munir y Pedraza. Cambios hombre por hombre con el sistema 4-4-2, pero con novedades, como Ibai jugando por la izquierda o la pareja Guidetti-Sobrino en la delantera. El extremo lleva varios partidos con actuaciones discretas, y el de Valencia no fue una excepción.

Superada la hora de partido, con el partido más calmado, Neto estaba a punto de regalar un gol al Alavés. El despeje del guardameta brasileño, fuera de su área, caía directo en los pies de Ibai, que disparaba al primer toque con la portería vacía. No estaba fino el vasco, y su disparo se marchaba por poco. El Alavés crecía poco a poco, pero sin la precisión necesaria para recortar distancias.

El Valencia bajaba las revoluciones del partido y controlaba el centro del campo. Rodrigo, el mejor jugador del partido, dejaba su sitio en el campo a Vietto, y poco antes del final era Maksimovic el que relevaba a Parejo. El Alavés no conseguía controlar la pelota, y sólo a base de individualidades llegaban las ocasiones, a cuentagotas. Ibai lo intentaba de cabeza, pero su remate se iba muy alejado de la portería de Neto. Hernán tomaba protagonismo en la segunda parte, pero encontraba constantemente una nube de piernas rivales que le cortaban las líneas de pase.

El partido se acababa con el Alavés lejos de acercarse a la remontada. Tercera derrota consecutiva para los vitorianos, que siguen viendo de lejos el descenso pero que no consiguen salir del bache de juego y resultados. El parón les vendrá bien para parar la hemorragia. El Valencia, tras un gran partido, sigue firme en puestos de Champions, y podrá celebrar las Fallas con la sensación del trabajo bien hecho.

Sobrino llevó esperanzas a su equipo  |  Fotografía: La Liga
Sobrino llevó esperanzas a su equipo | Fotografía: La Liga
VAVEL Logo