Hugo Mallo: "Hay cosas que la gente no valora"

El lateral del equipo celeste estalló al finalizar el encuentro contra el Málaga ante los micrófonos de los periodistas.

Hugo Mallo: "Hay cosas que la gente no valora"
Hugo Mallo luchando un balón con Koke en el partido frente al Atleti. Foto: La Liga

Hugo Mallo fue el encargado de hablar ante los medios de comunicación al finalizar el partido. El lateral gallego dejó claro su frustración, tanto por el juego del equipo y por la imposibilidad de lograr tres puntos vitales como por los pitos que parte del público quiso entonar a lo largo del partido, recalcando de forma contundente sobre esto último y dejando patente su gran malestar con esta parte de la afición. Sobre este último tema, fue claro: “La afición es libre de opinar. Nos gusta que vengan a animar, pero cuando oigo algún silbido, lo digo sinceramente, me toca los huevos.

"Somos un grupo de chavales, muchos de aquí, si fuéramos perfectos estaríamos en el Barcelona o en el Bayern de Múnich, somos el Celta y hay que saber de dónde venimos. Tratamos de hacer las cosas bien, pero hay veces que no salen”, terminó diciendo el lateral celeste.

Continuando sobre el tema de los pitos y de la afición, destacó que hay determinadas cosas que “la gente no valora”, concretando que “los que pitan son cuatro gatos y seguiremos trabajando para seguir contentando a la mayoría de los aficionados”.

Apartando un poco ese tema, Mallo se centró, para finalizar, en hablar sobre el partido, donde también se le pudo ver frustrado ante los micrófonos. El futbolista originario de Marín dijo que no estuvieron bien en el primer tiempoo. "En el segundo hemos optado por un juego un poco más directo, pero ellos han aguantado bien. Al final hemos tenido alguna ocasión clara como la de Iago Aspas, pero no ha podido ser", terminó así, su comparecencia ante los medios, lamentándose por las ocasiones de gol perdidas.

Hugo Mallo fue el único jugador del conjunto vigués que se paró a hablar ante los micrófonos de los periodistas allí presentes, algo que se está convirtiendo en habitual entre la plantilla del Celta de Vigo.