Ridículo mayúsculo ante el colista
Los jugadores del Lorca celebran un gol | Foto: La Liga.

El Granada continúa en su empeño por resucitar a todos los 'muertos' que se cruzan en su camino. Tras más de tres meses sin ganar, el Lorca, que llegaba al encuentro como colista tras la victoria del Sevilla Atlético, se reencontró con la victoria ante el conjunto nazarí en un horroroso encuentro por parte de los de Morilla, que no mostraron ambición ninguna por conseguir los tres puntos y que siguen cometiendo errores garrafales en defensa. 

El partido comenzó como de costumbre: con el equipo dominando el juego, haciéndose con el control del balón y atacando el marco rival en busca del gol. A pesar de que el Granada dominaba la posesión, el primer golpe lo asestó el conjunto lorquino. A los cinco minutos se produjo un pequeño adelanto de la debacle final. El central Fran Cruz remató a placer un centro desde el saque de esquina que estrelló en la madera. A pesar de este contratiempo, el cuadro rojiblanco no se arrugó y continuó en su línea. Tan solo dos minutos después, Kunde respondía a la ocasión del equipo rival con un fuerte disparo desde fuera del área que se marchó ligeramente desviado por encima de la portería defendida por Dorrronsoro. 

Puertas disputa un balón con un rival | Foto: La Liga.

Con el paso de los minutos, el porcentaje de posesión se iba igualando y el Granada continuaba sin generar peligro. Lo siguió intentando enviando balones a la espalda de la defensa pero las imprecisiones de los hombres de arriba en los metros finales hacían imposible crear una ocasión clara de gol. Poco a poco, el Lorca dio un paso al frente y continuó explotando la mayor debilidad de su rival: el balón parado. En el minuto 35, Carlos Pomares tuvo una clarísima doble ocasión tras el saque de una falta lateral. La defensa del Granada volvió a hacer aguas y el valenciano remató de cabeza en dos ocasiones, estrellándose con Javi Varas en primera instancia y mandando el balón por encima del larguero en el rechace. 

Espinosa trata de controlar el balón en presencia de un rival | Foto: La Liga. 

El equipo nazarí continuaba sin ideas en la creación, practicando un fútbol plano que no inquietaba a los de Fabri. Cuando peor lo pasaban los rojiblancos, Espinosa consiguió conectar con Puertas en un contraataque, pero el disparo del almeriense se marchó fuera por poco en la que sería la mejor ocasión del Granada en la primera parte. Sin embargo, dicha ocasión no sería más que un espejismo que precedería al desastre. En el minuto 43, Dani Ojeda mandó el balón al fondo de las mallas tras una serie de rechaces dentro del área que acabó cazando el jugador canario ante la pasividad de la zaga nazarí. Un partido más el Granada se iba al descanso recibiendo un gol en los minutos finales tras un despiste defensivo. 

 Reacción insuficiente 

Tras la reanudación, no parecía que el guión del partido fuese a cambiar. Pedro Morilla no consideró necesario realizar ningún cambio y el equipo seguía estancado en la línea de tres cuartos. Los hombres de arriba, en especial Joselu, seguían sin recibir ningún balón y cuando lo recibían acababan perdiéndolo fruto de las imprecisiones. A pesar de ello, el equipo consiguió establecer el empate en el marcador tras un disparo de Pedro que remató un centro de Espinosa tras una buena combinación con Álex Martínez. 

Pedro celebra el primer gol del equipo | Foto: La Liga. 

Con media hora aún por delante y frente a un rival claramente inferior, era el momento para que el Granada se lanzase con todo al ataque y conseguir los tres puntos. Sin embargo, la falta de ambición y de ideas condenaron al equipo. Morilla trató de reactivar a los suyos moviendo el banquillo, pero no acertó en los cambios. En el minuto 64 introdujo a Sergio Peña por Kunde, en un cambio un tanto sorprendente que no dio los frutos esperados. El entrenador sevillano colocó a Peña en el centro del campo, muy lejos de la mediapunta, que es donde mejor se desenvuelve el peruano. Más tarde, decidió dar entrada a Manaj por Espinosa, pero tampoco resultó una buena idea. El albanés acabó estorbándose en el área con Joselu, que volvió a realizar un muy mal partido. 

Con el paso de los minutos, el partido seguía atorado y parecía abocado al empate. Sin embargo, al Lorca aún le quedaba la baza del balón parado para conseguir que la victoria se quedase en el Artés Carrasco. En el minuto 75, el capitán Antonio López puso de nuevo por delante a los suyos tras rematar de cabeza un córner.

Cinco minutos después, Montoro puso el empate en el marcador tras un disparo desde fuera del área que rebotó en un defensa antes de introducirse en la meta rival. Este gol volvía resucitar las esperanzas del Granada de conseguir los tres puntos, pero poco iba a durar, ya que en el minuto 84, de nuevo Fran Cruz, ponía el definitivo 3-2 tras recoger un rechace en el área que provenía nuevamente de un saque de esquina. Tras el gol, el Granada trató de lograr el empate a la desesperada enviando balones al área, pero finalmente se volvió a casa de vacío.

Fran Cruz celebra su segundo tanto | Foto: La Liga.

  Con este resultado el Granada se queda momentáneamente quinto en la tabla con 52 puntos. Esta derrota deja muy tocado al cuadro rojiblanco, no solo por dejar escapar una gran oportunidad de engancharse a los puestos altos de la tabla sino por la imagen ofrecida. Los continuos fallos defensivos, el cuestionable rendimiento de jugadores importantes como Varas, Chico Flores o Joselu, y la poca sensación de peligro en ataque, dejan muchas dudas de cara a la recta final del campeonato, donde el equipo tendrá mucho que mejorar si quiere pelear por el ascenso. 

 

VAVEL Logo