La dirección de campo de Ziganda aleja al Athletic de Europa
Ziganda mirando el partido desde el banquillo | Foto: UGS Vision

Si los partidos acabasen en el minuto 80 el Athletic tendría siete puntos más, adelantaría a Getafe, Eibar y Betis y se situaría a un punto del Celta y a tres puntos del Sevilla. Lo curioso es que al Athletic no le marcan tantos goles en los últimos minutos como este dato parece demostrar. De hecho, solo le han marcado cuatro goles que supusieron no ganar a Málaga, Getafe y Celta y perder contra Las Palmas

El problema es que el Athletic no ha conseguido ningún punto en los minutos finales. Solo ha marcado tres goles a partir del 80 y los tres fueron inservibles, dos de ellos frente a Atlético y Valencia que apenas valieron para maquillar un mal resultado y el último frente al Betis en un partido en el que el Athletic ganaba 0-1 y el Betis contaba con un jugador expulsado. 

Por si esto fuera poco, el único partido en el que el Athletic ha conseguido remontar fue contra el Málaga y los dos goles que certificaron aquella victoria por 2-1 llegaron antes del descanso. Es decir, Ziganda con sus cambios ha conseguido un total de cero puntos durante toda la temporada. 

El entrenador del Athletic parece sabedor de esa incapacidad de revolucionar los partidos desde el banquillo, por eso lo que está optando con sus cambios en la mayoría de ocasiones es o jugador por jugador o por el famoso trivote que viene utilizando últimamente. Esto suele generar en el Athletic que siempre que tiene un resultado positivo termine defendiendo muy atrás y con mucha gente. Gracias a esto el Athletic es el segundo equipo tras el Barça que más crece tras los cambios en la relación tiros recibidos por gol. 

Efectividad de rivales. Tiros por gol (antes y después de cambios). | Foto: Futbol Avanzado
Efectividad de rivales. Tiros por gol (antes y después de cambios). | Foto: Futbol Avanzado

Es decir al Athletic tras los cambios hay que chutarle más veces para marcarle gol. Esto se debe a dos factores, al defender más atrás al Athletic le chutan más pero al tener más gente para defender las situaciones de disparo siempre son mucho menos claras. Esto podría parecer una buena noticia, sin embargo tiene una contrapartida, el Athletic cuando defiende atrás carece de contragolpe. Tanto es así que el Athletic no ha marcado ningún gol jugando con tres mediocentros siendo además el equipo al que más negativamente le influyen los cambios en la relación tiros por gol, necesitando casi el doble de tiros para marcar gol.

Efectividad ofensiva. Tiros por gol (antes y después de cambios). | Foto: Futbol Avanzado
Efectividad ofensiva. Tiros por gol (antes y después de cambios). | Foto: Futbol Avanzado

Esto ocurre ya que al no tener el Athletic un contragolpe diseñado y utilizar sus cambios para cerrarse atrás pasa a atacar menos lo cual debería bajar este ratio de tiros por gol, pero sobre todo pasa a atacar peor. Los ataques carecen de táctica y se limitan a arrancadas individuales y disparos lejanos.  Esto deriva a su vez en un mayor dominio del rival que tiene que correr menos hacia atrás y puede disparar y centrar más veces sin miedo a que esto suponga una ocasión a la contra, lo que va relacionado con el dato anterior.

Ziganda hablando con los suyos durante el partido contra Las Palmas. | Foto: Web Athletic Club
Ziganda hablando con los suyos durante el partido contra Las Palmas. | Foto: Web Athletic Club

Por otra parte, al analizar los resultados con el trivote se puede ver que estos han sido dispares. Contra Málaga y Leganés le sirvió para aguantar el resultado, si bien es cierto que estos dos equipos son junto a Las Palmas los que menos goles marcan de toda la competición. Por otra parte, si bien no le sirvió para rascar ningún punto en el Camp Nou, sí que mejoró notablemente la imagen del equipo. Sin embargo, contra Celta y Getafe este trivote solo sirvió para regalar el dominio al adversario y dejarse empatar dos partidos bastante controlados. Desde inicio el trivote ha sido utilizado solo dos veces, contra Atlético y Sevilla con sendas derrotas por 2-0.

En el fútbol las estadísticas no se pueden tomar al pie de la letra pero haciendo una interpretación de ellas sí que se pueden sacar conclusiones. Por eso de todo lo dicho anteriormente se puede concluir que la dirección de campo de Ziganda ha supuesto un problema grave para el Athletic. Sus cambios solo han servido para en el mejor de los casos y contra los equipos que peor atacan del campeonato mantener el resultado. El Athletic pasa casi siempre a defender más atrás y a recibir más tiros dejándose escapar hasta siete puntos, el que más de la competición, que le alejan totalmente de sus competidores por las plazas europeas. Por si esto fuera poco al carecer de plan de contragolpe el Athletic pasa tras los cambios a rematar menos y en peor situación siendo el equipo que más empeora su efectividad. Además Ziganda ha sido incapaz de remontar ni un solo partido en toda la temporada mediante su dirección de campo. Un lastre demasiado grande para los leones. 

 

 

VAVEL Logo