El tramo final con Fabri también arrancó con una dolorosa derrota
Joselu abatido tras la derrota ante el Nàstic. Foto: Antonio L Juárez

La temporada está llegando a su fin y todos los equipos aprietan las tuercas para alcanzar los objetivos marcados a principio de temporada. Nueve finales restan para que el Granada CF exprima sus opciones por el ascenso directo o, como mínimo, mantenga una plaza que le permita disputar la promoción de ascenso. Unos playoffs que en su día trajeron alegrías a la ciudad de la Alhambra. A continuación, observamos qué hizo el conjunto andaluz en aquel tramo final de temporada.

Un mazazo inicial que sirvió para reaccionar

Cierto es que las expectativas en aquella temporada de regreso al fútbol de plata para los nazaríes no eran ascender, pero estando en zona de promoción a falta de diez jornadas había que soñar con ello. La presión no existía por aquel entonces y en la primera de las diez finales el Barça B dio un 'tortazo' al Granada en el Miniestadi. Los de Fabri cayeron goleados en territorio culé con un contundente 4-0. Una derrota que serviría como punto de inflexión de cara a los nueve encuentros restantes.

Tras el traspié en la ciudad condal, el Granada se levantó más fuerte y acumuló cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota. Sumó trece puntos de quince posibles y se afianzó en la zona de promoción de ascenso a falta de solo cuatro jornadas para el término de la liga regular. El sueño de los playoffs estaba cada vez más cerca. Pero tal y como ocurrió en Barcelona, una nueva salida frustró al equipo. El Alcorcón cortó la buena dinámica rojiblanca en Santo Domingo y sembró el pánico a falta de solo tres choques para que el campeonato llegase a su fin.

El espíritu nazarí volvió a levantarse del duro golpe recibido en el sur de Madrid y goleó al Villarreal B en Los Cármenes para poner pie y medio en la promoción de ascenso. En las últimas dos jornadas de liga, dos empates ante Elche y Recreativo fueron suficientes. El Granada logró retener una quinta plaza que permitió a los de Fabri jugar los playoffs que, a la postre, acabarían con el ascenso logrado en el Martínez Valero.

Un traspié en Lorca para arrancar                           

Al igual que le ocurrió al Granada de Fabri allá por 2011, los de Morilla han arrancado las últimas diez etapas con un terrible ‘bofetazo’ en la mejilla. Una derrota en Lorca ante el colista de la liga que ha sembrado las dudas de los aficionados rojiblancos. Cierto es que el equipo lejos de casa no ha funcionado en todo el curso, pero caer de tal manera ante un equipo casi descendido ha hecho demasiado daño a una afición con ganas de volver a ver fútbol de Primera.

Más de la mitad son rivales directos

El calendario restante podríamos dividirlo en tres escalones. En el primero de ellos colocaríamos a rivales directos, bien sea por el ascenso directo, o por la promoción. Y es que el Granada CF se enfrentará en las nueve jornadas restantes hasta contra cinco equipos que pelearán con los rojiblancos por una de las seis plazas de privilegio de la Liga 123. Osasuna, Rayo Vallecano y Cádiz visitarán Los Cármenes, mientras que los nazaríes viajarán hasta Huesca y Gijón para medir fuerzas ante otros dos ‘cocos’ de la categoría.

El aspecto positivo de enfrentarse a rivales directos es que en caso de victoria, ellos dejan de sumar. Si nos ponemos en situación a lo largo de la temporada, al Granada se le han dado bien los enfrentamientos ante rivales de entidad a lo largo de toda la liga, ya fuera en casa o fuera. Los nazaríes solo han perdido ante los que pelearán por el ascenso en el José Zorrilla, en Vallecas, en el Ramón de Carranza y en el Tartiere. En el resto de enfrentamientos han logrado sacar algo positivo.  

Tres equipos que pelean por la permanencia

En un segundo escalón encontraríamos a los equipos que se están jugando las castañas por la zona baja. La Cultural Leonesa, equipo inmerso en la zona de descenso visitará Los Cármenes solo una semana después de que el Granada visite la ciudad deportiva de Nervión, para medirse al Sevilla Atlético. Dos duelos ante equipos que siguen peleando por la permanencia, y en el caso sevillista por tener oportunidades en la primera plantilla. Dos compromisos más duros de lo que parecen. Además, el Granada deberá viajar a Almería en la antepenúltima jornada para medirse a los vecinos andaluces, que estarán jugándose la supervivencia en el fútbol profesional.

El Reus, único rival sin objetivos por cumplir

Por último, solo hay un equipo de los nueve que ha de enfrentarse el barco dirigido por Morilla que, a priori, no se jugará nada en el duelo cuando llegue la fecha, el Reus. Los catalanes tienen un amplio colchón de ocho puntos con el descenso y están demasiado lejos, once puntos por debajo, de la promoción como para soñar con ella. En principio, la visita del Reus a Los Cármenes se antoja como la ‘final’ más asequible que le queda al Granada de aquí a final de temporada.

VAVEL Logo