El éxito está en la élite
Brais Méndez consiguió salvar un punto para su equipo ante el Athletic Club | Foto: LaLiga (Santander)

El éxito está en la élite

El Celta B está a seis partidos de terminar la temporada regular en el grupo uno de la Segunda División B. Los chicos de Rubén Albés ocupan actualmente la sexta plaza, con el punto de mira en los puestos de promoción de ascenso. En estas jornadas restantes, los celestes agotarán todas las opciones para volver a pugnar por estar en la División de Plata del fútbol español la próxima temporada. Ganas, ilusión y consciencia serán los tres alicientes para afrontar las siguientes semanas.

xavi-aparicio-de-la-ossa
Javier Aparicio de la Ossa

La primera plantilla del Real Club Celta de Vigo copa toda la atención mediática en la ciudad de Vigo. No obstante, poco sería el conjunto celeste sin su cantera, muy reconocida por los amantes de este gran deporte que es el balompié. En A Madroa, temporada tras temporada, grandes promesas despuntan con las miras puestas en Balaídos: Brais Méndez o Kelvin son solo los dos ejemplos más recientes de la gran labor que los técnicos celtiñas llevan a cabo. Como reflejo están en el primer equipo Iago Aspas y Hugo Mallo, dos piezas que despuntaron en su día y a las que el club ha dado la confianza necesaria para posicionarse en lo más alto. La relación entre las categorías y el primer equipo es de reciprocidad; el futbolista da todo por su escudo, el escudo recompensa el esfuerzo.

El futbolista da todo por su escudo, el escudo recompensa el esfuerzoPor ello, es de vital importancia que el filial consiga un ascenso a la Segunda División A, donde el nivel es de máxima exigencia; equipos como el Sevilla o el FC Barcelona están intentando mantener a sendos filiales en la Categoría de Plata, una hazaña vital para las aspiraciones de ambos clubes.

Iago Aspas es el principal referente, junto con Hugo Mallo, para los canteranos del Celta | Foto: LaLiga (Santander)
Iago Aspas es el principal referente, junto con Hugo Mallo, para los canteranos del Celta | Foto: LaLiga (Santander)

Vuelve la esperanza tras el playoff fallido

El Celta de Vigo demostró la temporada pasada a toda la Segunda División B que la cantera tiene calidad y potencial de sobras para competir con seriedad ante los equipos más poderosos. Los vigueses terminaron en una meritoria tercera posición, sumando un total de 84 puntos; el líder fue la Cultural Leonesa, el segundo puesto quedó para el histórico Racing de Santander. Como dato curioso, los leoneses terminaron consiguiendo el ascenso a LaLiga 123, mientras que los cántabros no pudieron deshacerse del FC Barcelona B en el playoff, conformándose así con otra temporada en la Segunda B.

Los celestes tienen nivel para conseguir una hazaña de este calibre. Sin embargo, no pudo ser en la campaña pasada. Y es que los vigueses no fueron capaces de llegar más lejos; la eliminación se produjo a doble partido contra el Valencia Mestalla (3-1 en Valencia y 2-3 en Vigo) pero tampoco los ché consiguieron ascender. Se escapaba así el sueño tras una muy meritoria fase regular.

El Valencia Mestalla terminó con el sueño del Celta, aunque tampoco ascendió | Foto: Valencia CF
El Valencia Mestalla terminó con el sueño del Celta, aunque tampoco ascendió | Foto: Valencia CF

El Celta terminó tercero con 84 puntos pero cayó en playoff ante el Valencia Mestalla“De las caídas se aprende”. Todos los equipos filiales tienen que pasar cada temporada cursos de maduración en muy poco tiempo cuando pisan estas divisiones. Cada club, en menor o mayor medida, se ve muy superior en categorías inferiores, pero la situación cambia sustancialmente cuando llegan al fútbol profesional (o semi-profesional); en Tercera, Segunda B y Segunda División se encuentran los equipos que históricamente han sido una potencia en el fútbol pero que no pasan por buenos momentos deportivos: es el caso del Zaragoza en Segunda, el Racing en Segunda B o el Castellón en Tercera; estos son solo algunos de los muchos clubes que viven está situación.

Esperanzas renovadas esta temporada

Si un adjetivo es adecuado para tildar la temporada del Celta B es irregularidad. Los chicos de Rubén Albés hilaron 7 encuentros sin conocer la derrota al inicio del campeonato; el primer tropiezo ante el Fuenlabrada trabó la progresión ascendente en la que se encontraban los celestes para meter al equipo en una dinámica de altos y bajos. A estas alturas, los gallegos acumulan 50 puntos a falta de seis jornadas para el final de la fase regular en Segunda División B; con 18 puntos en disputa, ganando todo lo que queda, los de Albés sumarían 68 en el casillero, que serían 16 menos que hace un año. El nivel de la liga o el del Celta ha bajado, se puede mirar desde las dos perspectivas aunque con el mismo objetivo en el horizonte: el playoff.

El Celta B consiguió llevarse los tres puntos ante el Rayo Mahadaonda, líder de la liga | Foto: RC Celta
El Celta B consiguió llevarse los tres puntos ante el Rayo Mahadaonda, líder de la liga | Foto: RC Celta

En los tres últimos choques los vigueses han demostrado que tienen el orgullo intacto, imponiéndose al Racing de Ferrol, Real Madrid Castilla y Rayo Mahadaonda, que es el líder. Rubén Albés tiene entre ceja y ceja llevar a los suyos a la cima, que para el filial es la Segunda División. Competir al mismo nivel que la cantera del Barça, puede ser determinante de cara al futuro de la entidad.

Repetir hazaña ante el rechazo a los filiales

Al hilo de lo comentado, el Celta de Vigo B puede conseguir un ascenso histórico a LaLiga 123. Pese a la ilusión y las ganas que se respiran en A Madroa, tendrán que ser conscientes del cambio que puede suponer ascender a la División de Plata. El Sevilla Atlético lo logró hace dos campañas, y en la actual ocupa zona de descenso, pese a su ligera recuperación. Otro caso es el del FC Barcelona B, que perdió la división para volver a recuperarla, esforzándose mucho ahora para intentar mantenerla. No son pocos los aficionados que ven con malos ojos que los filiales disputen la competición regular, pues piensan que modelos como el de Inglaterra son mejores: todos los ‘B’ tendrían que estar en una liga donde compitieran entre ellos para foguearse

Imagen de la victoria celeste ante el Real Madrid Castilla en la capital | Foto: RC Celta
Imagen de la victoria celeste ante el Real Madrid Castilla en la capital | Foto: RC Celta

Para llegar con nivel a un primer equipo se tiene que competir al máximo nivel desde abajoLo que no comprenden es que para llegar con nivel a un primer equipo se tiene que competir al máximo nivel desde abajo. Con los filiales discutidos, al Celta de Rubén Albés le quedan seis partidos para amarrar una posición que de derecho a disputar una fase de ascenso que apetece mucho en Vigo tras la pasada campaña. Los celtiñas han demostrado que pueden ganar a cualquiera, lo hicieron en la última jornada, batiendo por 3-0 al líder en casa. El proyecto es bonito, pero ahora falta verlo en acción.

VAVEL Logo