Ernesto Valverde y su evolución en el banquillo azulgrana
Ernesto Valverde durante una rueda de prensa l Foto: Beto - VAVEL

Es evidente que la llegada de Ernesto Valverde al banquillo azulgrana ha sido una auténtica revolución en el sistema táctico del equipo. El técnico ha conseguido modificar el planteamiento táctico tradicional del Barcelona y plantearlo a su gusto.

Esto ha conllevado dejar a un lado el 4-3-3, un sistema muy usado por grandes técnicos azulgranas, como lo son Johan Cruyff, Pep Guardiola y Luís Enrique, siendo estos dos últimos los más recientes. Con este sistema, tanto Pep como “Lucho” consiguieron un triplete (Liga, Copa y Champions) usándolo como predeterminado e indiscutible.

Con la llegada del técnico Txingurri, esta tradición se ha terminado, dando paso así a nuevas ventanas en lo que respecta al planteamiento técnico del conjunto dentro del terreno de juego. ¿Cuáles son las claves del planteamiento táctico de Valverde para que sean posibles los grandes resultados del Barcelona esta temporada?

El cerrojo en la porteria

Es indudable que los porteros, ya sea Ter Stegen como Cillessen se están marcando una de sus mejores temporadas, si no la mejor, en el club, dando a Ernesto la plena confianza de pensar en que si uno se lesiona, el otro podrá cubrir a la perfección su baja.

Las intervenciones de los guardametas han sido decisivas esta temporada, provocando que el Barça fuera el menos goleado de LaLiga hasta hace pocas jornadas, donde el Atlético de Madrid le ha superado por tan solo un gol.

La precisión milimétrica de los porteros a la hora de sacar el balón jugado ha contribuido mucho en poder formular un modelo de juego dinámico y seguro, haciendo llegar a los jugadores los balones fácilmente controlables y orientados para abrir el juego.

Ter Stegen, celebrando una acción en un partido l Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Ter Stegen, celebrando una acción en un partido l Foto: Noelia Déniz - VAVEL

 

La impenetrabilidad defensiva

Es un hecho que los pocos goles que ha encajado el Barcelona son gracias a la gran aportación defensiva de los cuatro pilares fundamentales en esta zaga, Sergi Roberto, Samuel Umtiti, Gerard Piqué y Jordi Alba, aunque cierto es que ha habido rotaciones que han dado mucho nivel a la defensa; es el caso de Vermaelen, quien nadie apostaba nada por él pero demostró que está en el Barcelona por algo, porque sabe defender con honor un escudo a pesar de las críticas recibidas por una parte de la afición.

Es el mismo caso de Lucas Digne, un lateral que ha demostrado poder relevar a Alba cuando sea necesario, aunque quizás sin la complicidad con Messi que mantiene junto el lateral español.

Y por supuesto, no hay que olvidarse de Nélson Semedo, que ha demostrado que la banda izquierda no se le da nada mal, aplicando su gran velocidad es capaz de subir el balón por la banda que comparte con Messi y luego de poder retroceder para afrontar un contraataque rival.

 

Sergi Roberto y Semedo, comentando una jugada
Sergi Roberto y Semedo, comentando una jugada l Foto: Noelia Déniz - VAVEL

 

Centrocampo de calidad

Muchos son los rumores que sitúan a Andrés Iniesta fuera del Barcelona, pero cuando está en el campo su presencia deja huella, provocando dolores de cabeza a los rivales con sus múltiples exhibiciones de filigranas y asistencias; por lo tanto, ha sido, evidentemente, una de las claves de que el cambio de táctica haya salido victorioso.

Iván Rakitic ha demostrado tener una gran capacidad defensiva, en sus hazañas acompañado de Sergio Busquets, quien actúa de cierre defensivo indispensable, han sido de gran ayuda a los defensores gracias a sus reiterativos cortes de balón en el primer cuarto de su equipo.

Paulinho ha sido una de las grandes revelaciones del fútbol, cuando nadie apostaba nada por su triunfo en el Barcelona, llegó dispuesto a darlo todo y demostrar que cuarenta millones al final parecen haberse quedado cortos, debido a su gran rendimiento en el conjunto azulgrana.

Obviamente, no hay que olvidarse de Denis Suárez y André Gomes, dos jugadores con mucho potencial pero apartados de la plantilla esta temporada, el primero por decisiones técnicas quedando fuera de múltiples convocatorias consecutivas y el segundo abucheado por la afición local.

 

Andrés Iniesta controlando el balón junto a un rival l Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Andrés Iniesta controlando el balón junto a un rival l Foto: Noelia Déniz - VAVEL

 

Los némesis de LaLiga

Dos nombres, Luís Suárez y Lionel Messi, los máximos anotadores de la vigente competición, con 26 tantos para Leo y 22 para “el pistolero”, sumándole al astro argentino 12 asistencias, siendo así el máximo asistente de LaLiga.

Lionel Messi está materializando una de sus temporadas más decisivas en el conjunto azulgrana, siendo el pilar base del equipo, que sin él se siente mayoritariamente desubicado y aturdido. Messi le da al equipo la iluminación hacia el camino, hacia la victoria.

Fijándonos en los nuevos fichajes, Philippe Coutinho y Ousmane Dembélé, no se les puede pedir más esta temporada, han llegado a mitad del transcurso de ésta y no han dispuesto de tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones técnicas del “míster”. Aún así, han demostrado (sobre todo Coutinho, quien más minutos ha disputado de los dos ) que tienen un gran potencial y son capaces de aprovechar los minutos prestados, dejando atrás lesiones traumáticas, como la que dejó a Ousmane cuatro meses fuera de los terrenos de juego.

Paco Alcácer ha demostrado, en los partidos disputados, que tiene gran olfato goleador, y que Valverde confía en él como principal cambio para darle la vuelta a un encuentro o para ser el sustituto del uruguayo cuando se encuentra apercibido por tarjetas o lesiones, como fue el caso del doblete ante el Sevilla CF, partido clave para el avance en la competición liguera.

Después del análisis por posiciones en el campo, nos centramos más en quien ha hecho posible todo esto, Ernesto Valverde.

Este hombre, con apenas siete meses de trabajo con la plantilla, está a punto de superar el récord de imbatibilidad de la historia de La Liga, demostrando que Robert Fernández no estuvo erróneo cuando decidió ficharle a él en verano de 2017.

Pese a su desastroso inicio, perdiendo contra el eterno rival la Supercopa de España contundentemente, consiguió motivar a la plantilla y, sobre todo, a Messi para avanzar hasta la actual posición, es decir, a las puertas de un posible tercer triplete, con una liga muy favorable, una Copa en la final y una Champions con los cuartos encarrilados.

Ahora bien, ¿cómo ha sido el cambio de táctica de Valverde?

Ernesto decidió cambiar el tradicional 4-3-3 del Barça para poner dos sistemas en uno, es decir, cuando el Barcelona ataca se coloca en un 4-3-3, con las bandas abiertas para que los laterales tengas hueco para la subida de balón, mientras que en defensa se dispone el equipo en un 4-4-2, donde el extremo baja a la línea del mediocampo, haciéndolo así más rocoso y complicado de traspasar.

Con esta dualidad táctica, el Barcelona ha conseguido una estabilidad en el terreno de juego digna del mejor equipo del mundo, con una gran potencia defensiva y atacante, materializando gran cantidad de goles y anulando a los atacantes rivales.

Se ha comprobado que, durante la vigente temporada, como el técnico ha puesto en escena este doble planteamiento táctico, el cual consiste en lo siguiente:

4-3-3 con pivote defensivo

Este ocurre cuando el Barcelona ataca. En este caso, el extremo izquierdo mantiene su posición, aunque dejando la banda más abierta, dando libertad al lateral para subir con el balón controlado, haciendo posible la idea de añadir un rematador más frente a un posible centro o jugada dentro del área rival.

La estructura defensiva se encuentra levemente avanzada, provocando un mayor engaño en los fueras de juego rivales y controlando la salida en balón jugado, con excelente calidad de asistencia al hueco, como hemos visto en la complicidad entre, sobre todo, Umtiti y Jordi Alba, cortando y sobrepasando la línea de defensa rival.

4-4-2 para mayor eficacia defensiva

Cuando el Barça pierde el balón y el rival es quien mantiene ahora la posesión de este, el extremo izquierdo azulgrana se coloca en posición de mediocentro izquierdo. ¿Qué provoca esta variación? Esta acción da al Barcelona un jugador más en la línea del mediocampo, haciéndolo mucho más rocoso e impenetrable.

Generalmente, esta posición de extremo la cubren jugadores veloces, como vimos al inicio de la temporada con Dembélé, que jugó un tiempo en esta posición antes de su lesión, o Coutinho, quién juega actualmente de atacante zurdo.

Además, se ha podido ver que, numerosas veces, Andrés Iniesta ha jugado en esta posición, con la capacidad del control y visión del juego.

Finalmente, una de las mayores claves del gran juego culé es la elevada presión que ejercen los jugadores sobre los rivales cuando pierden un balón, tratando así de recuperarlo en el menor tiempo posible, cosa que recuerda a la “Ley de los 5 segundos” de Guardiola, la cual consistía en que los jugadores azulgrana podían perder su posición durante un máximo de cinco segundos para tratar de recuperar el balón y, una vez transcurridos estos segundos, debían volver obligatoriamente a su posición inicial en el terreno de juego.

 

El equipo azulgrana celebrando un gol l Foto: Noelia Déniz - VAVEL
El equipo azulgrana celebrando un gol l Foto: Noelia Déniz - VAVEL

 

 

MEDIA: 4VOTES: 1
VAVEL Logo