La primera victoria de Seedorf llega de manera agónica
Foto: RC Deportivo.

Deportivo y Málaga se enfrentaban en el encuentro que abría la trigésima primera jornada de la Liga Santander. Lejos del tópico que dice que en partidos de la lucha por la permanencia hay pocos goles, ayer hubo más goles que juego. Los coruñeses se impusieron in extremis, aferrándose de esta manera al sueño de la salvación. Al otro lado, los malagueños quedan como farolillo rojo destacado y prácticamente certifican su descenso a la Liga 123.

Una muy pobre primera parte

El encuentro no pudo empezar mejor para los intereses del Dépor. Cuando ni siquiera se habían cumplido cinco minutos de partido, el colegiado señaló un penalti sobre Lucas que terminó ejecutando con certeza el propio delantero coruñés. Pese adelantarse en el marcador, los locales no supieron gestionar bien la ventaja y se dejaron empatar en una jugada a balón parado minutos antes del descanso. Muntari no funcionó en el mediocampo y Çolak, teórico encargado de llevan el timón del equipo, apenas entró en juego. El Deportivo abusó de los balones largos a Lucas y Adrián como arma principal en el ataque. A todo esto, Riazor perdió los papeles con el gol visitante y lo pagaron con una severa y sonora pitada al término de la primera mitad. 

Dos 'Dépors' en la segunda mitad

La segunda parte comenzó como acabó la primera. Un Deportivo sin ideas y espeso en ataque, aunque solvente y seguro en defensa. La entrada de Borges por Muntari aportó criterio y eficiencia al juego transicional. Pero todo cambió en el ecuador de la segunda mitad. El Dépor empezó a tocar, combinar, crear y acabar. Adrián, Lucas, Çolak o Juanfran amenazaban el arco de Roberto. Adrián volvía adelantar a los coruñeses tras una buena asistencia de Mosquera, pero para colmo de males, Rolán empataba poco después. Con la entrada de Borja Valle, Seedorf logró desequilibrar la defensa malagueña y, a poco menos de cinco minutos para el final, el propio Borja Valle era el encargado de asistir a Adrián que anotaba el gol que hacía reventar Riazor

Primera victoria de la 'era Seedorf'

Se ha hecho esperar. Después de ocho encuentros, tres empates y cinco derrotas, el Dépor de Seedorf lograba ayer su primera victoria. De hecho, es importante destacar que ayer el Deportivo metió más goles (tres), que los que llevaba desde que Seedorf llegó (dos). Pese que el equipo no jugó su mejor encuentro, supo vencer a los fantasmas que tenía en mente y lograr una victoria que le acerca un poco a las posiciones de fuera de descenso. 

Lucas: gol y perdón

En el partido en el que se cumplía una vuelta desde que Lucas anotó su último tanto, el delantero coruñés se desquitó de su mala fortuna y transformó con decisión un penalti provocado por él mismo. La celebración lo dice todo. 'O Neno' pidió perdón a Riazor por la pésima actuación del equipo durante la vigente temporada y, a su vez, se emocionó. Además, Lucas completó un auténtico partidazo y recordó al delantero de antaño, aquel que anotó 18 goles hace dos campañas. Para el Deportivo es vital que Lucas encuentre su mejor versión y comience a transformar todas sus ocasiones en goles. 

Borja Valle, el 'tapado'

Borja Valle es uno de esos jugadores que se dedican a trabajar en silencio y esperar el momento oportuno para consagrarse. El momento de Borja llegó ayer. Seedorf lo introdujo en el campo cuando peor estaban las cosas. Un equipo con mucho miedo, aparentemente bloqueado y al cual se le escapaba, una vez más, la oportunidad de sumar tres puntos en su feudo. Velocidad, desborde y garra, son algunas de las virtudes que aportó Borja en su entrada. Él fue quien llevó el contraataque que a la postre sería el del gol que decidía el encuentro. Valle fue el 'tapado' de Seedorf. El técnico holandés optó por él antes que por Andone o Bakkali y el jugador de Ponferrada no defraudó. 

Motivos para soñar

El partido de ayer fue un bálsamo de esperanza para equipo y afición. Cuatro meses después, el Dépor volvía a ganar y la afición a soñar. Quedan siete fechas, siete finales, siete encuentros en los que tocará sufrir, luchar y quizás, solo quizás, triunfar. El deportivismo se vuelve a meter en la lucha por la permanencia a expensas del resultado del Levante-Las Palmas que se disputa esta misma jornada. Una victoria de los canarios volvería a meter de lleno al Dépor en la pelea por la salvación. 

VAVEL Logo