Cuando el campeón del mundo visitó San Mamés
Fotomontaje: Santi Arxé (VAVEL)

Pocas veces, por no decir casi ninguna, se da el hecho de que una selección importante en el panorama mundial se enfrente a un equipo de la Primera División española. En mayo de 1998 se dio este hecho, la campeona del mundo en Estados Unidos visitó La Catedral del fútbol para medirse al Athletic a causa del centenario de los rojiblancos, y ya de paso, para la preparación del Campeonato del Mundo de Francia 98, en el que la Canarinha partía como favorita.

El partido sirvió como fin de fiesta para un Athletic que, mucho tiempo después, acababa segundo en la competición doméstica, y se clasificaba para la previa de la Liga de Campeones, tras derrotar al Real Zaragoza en la última jornada de la liga por 1-0 merced al gol de Joseba Etxeberria. El partido fue una fiesta espectacular.

Cómo llegó Brasil

Domingo, 17 de julio de 1994, tanda de penaltis del Mundial de Estados Unidos, Brasil – Italia. Roberto Baggio agarra la pelota, la planta en el punto de penalti y dispara, su lanzamiento se marcha a la grada, Brasil es campeona del mundo del año 1994, la Canarinha logra su cuarto entorchado de la mano de Parreira y tras la celebraciones de turno, el equipo nacional brasileño encara la Copa América de 1995 con la ilusión de volver a conseguir el título de campeón continental.

Zagallo tomaba el mando de la Canarinha para la competición, y Brasil se encuadraba en la fase de grupos con Ecuador, Perú y Colombia, y la selección brasileña enamoró, brilló, y funcionó a las mil maravillas en esa fase de grupos. Los brasileños pasarían la fase de grupos con pleno de victorias, 1-0 a Ecuador, 2-0 a Perú, y 3-0 a Colombia. En cuartos de final se vio un bonito superclásico, donde Argentina se adelantó por dos veces, y Brasil empató a diez minutos del final, para llegar a una tanda de penaltis que, como en la final del año anterior, acabaría ganando.

Los de Zagallo se medirían en la semifinal a Estados Unidos, y se impondrían con un gol en los primeros minutos de Aldair. Una nueva final en la que la Canarinha estaría presente. Sin embargo, a diferencia de la Copa del Mundo de 1994, la suerte para Brasil estaba agotada. Pese a adelantarse en el marcador, con gol de Tulio a la media hora, Uruguay, su rival, conseguía empatar el choque y ganar el trofeo en la tanda de penaltis.

Tuvieron que pasar dos años para que los de Zagallo pudieran resarcirse, en la Copa América 1997 Brasil arrolló. Una espectacular fase de grupos en la que goleó 5-0 a Costa Rica, ganó 3-2 a México, y ganó 3-0 a Colombia. Paraguay era el rival en los cuartos de final de la competición, partido que ganó por 2-0 con sendos goles de Ronaldo. La semifinal fue apoteósica, Brasil endosó a Perú un 7-0, con goles de Denilson, Concençao, doblete de Leonardo y Romario, y con Djalminha cerrando la cuenta.

Bolivia seria el rival de la Canarinha, que pese a adelantarse justo antes del descanso, gol obra de Leonardo, vio cómo, igual que en la final anterior, le empataban, esta vez, en el minuto 45, obra de Erwin Sánchez. En la segunda mitad Brasil fue un rodillo, y Ronaldo y Ze Roberto pusieron el definitivo 1-3.

Solo quedaba un reto para la Canarinha antes del Mundial de 1998, la Copa Confederaciones de 1997, y Brasil iba a volver a ganar el torneo. La fase de grupos no fue tan brillante como en los últimos dos torneos, pero aun así, la terminó sin perder. 0-3 a Arabia Saudí, empate sin goles frente a Australia, y victoria 3-2 frente a México. La semifinal frente a la Republica Checa se resolvió en la segunda parte, Romario y Ronaldo pusieron el definitivo 2-0 que precedió al maravilloso 6-0 en la final contra Australia. Así llegaba el equipo de Zagallo a la cita de San Mamés, con el Mundial de Francia en el horizonte.

Cómo llegó el Athletic

Una temporada que no arrancó muy bien. El Athletic arrancaba la temporada perdiendo 1-3 en casa frente al Espanyol, y empató 1-1 en la visita al Betis. Tras la victoria 1-0 en casa frente al Atlético, los rojiblancos se hundieron en exceso, encarrilaron cuatro empates consecutivos y se presentaron en la séptima jornada con ocho puntos.

Pese a no arrancar bien, los leones lograron meterse en Liga de Campeones

Sin embargo, a raíz de ese instante, el equipo enganchó una primera vuelta muy bonita, donde tan solo cayó derrotado en dos ocasiones en las siguientes doce jornadas, frente al Mallorca, bestia negra del Athletic, que también le eliminó en Copa, y el Real Valladolid. La primera vuelta finalizó con cuatro victorias consecutivas y un empate, además de una exhibición de los de Luis Fernández frente a la Sampdoria, antes de caer eliminados ante el Aston Villa en la Copa de la UEFA.

Un nuevo arranque complicado en la segunda vuelta con nueve puntos en las primeras ocho jornadas ligueras precedió a un final de liga maravilloso. Los de Luis Fernández engancharon 21 puntos en las ultimas once jornadas, y llegaron al partido definitivo frente al Real Zaragoza dependiendo de sí mismos. En segundo lugar de la tabla, el Zaragoza visitaba San Mamés también con la intención de meterse en Champions, sin embargo, el que lo consiguió, fue el Athletic.

Un gol de Joseba Etxeberria en el sprint final de la primera parte tras una jugada rocambolesca, con remate al palo de Julen Guerrero incluido, le daba a los de Luis Fernández la segunda posición en la tabla el año de su centenario, la celebración fue por todo lo alto, y todavía quedaba el fin de fiesta, la selección brasileña visitaría San Mamés para celebrar el centenario.

El partido Athletic Club - Brasil

Luis Fernández presentó el siguiente once para el encuentro: Valencia; Lacruz, Lasa, Carlos García, Ferreira; Urrutia, Nagore, Javi González, Jorge Pérez, Alkiza y el Kuko Ziganda en punta de ataque. Zagallo, por su parte, arrancó con: Taffarel, Roberto Carlos, Aldair, Junior Baiano, Cafú; Doriva, Sampaio, Giovanni, Rivaldo; Ronaldo y Bebeto. Aldair realizó la entrega florar al busto de Pichichi que hacen los equipos que visitan por primera vez San Mamés.

El partido arrancó con un gol tempranero, un gran pase en profundidad de Ronaldo hacia Rivaldo, Bebeto prolongó el pase raso del jugador del Barcelona, y Giovanni empujó a portería vacía. El Athletic veía como en un día de fiesta encajaba gol en la primera ocasión del choque, sin embargo, el tanto seria anulado por fuera de juego del rematador.

Dos goles en dos llegadas, uno de ellos, anulado

El guion del partido cambiaría bruscamente minutos después, cuando en una falta botada por Alkiza, Taffarel era incapaz de atrapar la pelota, y Carlos García a puerta vacía ponía el 1-0 en el marcador aprovechando el error del guardameta brasileño.

Sin embargo, la clase de la selección de Zagallo quedaría patente a partir de ese gol, los brasileños cogían el mando del choque, y tenían la primera ocasión del choque con un centro de Roberto Carlos que remató a las manos de Valencia Cafú. Rivaldo obligaba a Valencia a despejar a saque de esquina un disparo lejano y Ronaldo antes del descanso obligaba al guardameta del Athletic a sacarle un mano a mano peligrosísimo con una parada de mucho mérito. Una nueva intervención del portero precedía al descanso.

La segunda parte arrancó como la primera, con un gol, aunque este si subió al marcador, una jugada elaborada de los brasileños acabó en los pies de Rivaldo, que cruzó la pelota al palo largo y puso el empate en el marcador. Los de Zagallo querían llevarse el choque y Doriva disparó desde lejos sin fortuna. Ronaldo volvió a probar fortuna, y Valencia atrapó sin problemas.

Un disparo de Bolo sin problemas para el portero, y una parada espectacular de Taffarel a cabezazo de Urzaiz fueron lo último del choque, de una fiesta que comenzó un par de semanas antes, con la clasificación para Champions, y que terminó con la visita de la campeona del mundo, de América, y de la Confederaciones a San Mamés. El fin del centenario del Athletic.

VAVEL Logo