Di Francesco y su Roma dan una lección al fútbol y desarbolan al Barça de la Champions
Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL.com)

En Barcelona se daba por hecho que la eliminatoria ya estaba resuelta, pero en el Coliseo romano no opinaban lo mismo ni mucho menos, es más, creían en la remontada. La pizarra de Di Francesco, una de las más innovadoras del Calcio daba algo de optimismo, y así fue, pues el técnico italiano desarboló todas las casas de apuestas con su juego planteado. La Roma firmó la machada en el Stadio Olímpico y consiguió la remontada ante el FC Barcelona después de vencer por 3-0 en un partido en el que los azulgranas jugaron de manera desastrosa y en ningún momento merecieron pasar la eliminatoria.

Los pupilos de Ernesto Valverde no estuvieron finos en ningún momento del partido y tan sólo se pusieron las pilas tras el tercer gol de los italianos, pero las prisas no son buenas y a los azulgranas no les dio tiempo de marcar el gol que les dejara pasar a las semifinales de la UEFA Champions League

La Roma creyó desde el inicio

Dzeko marcó pronto para dar esperanzas a la Roma

El equipo dirigido por Eusebio Di Francesco creyó en la remontada desde incluso antes de arrancar el partido con el aliento de su afición y así lo demostraron en los primeros minutos de juego, metiendo miedo a un Barça que empezó sin ideas en el césped del Stadio Olímpico. Sergi Roberto tuvo una ocasión a los tres minutos, pero eso fue un espejismo, pues rápidamente respondería la Roma y esa jugada si acabaría en gol de Dzeko ante la pasividad de Umtiti, que pudo hacer algo más. 

El público romano siguió creyendo aún más y su equipo siguió remando para buscar el segundo gol, intentando hacer jugadas de todo tipo para perforar la portería de Ter Stegen, uno de los mejores porteros del mundo. El Barça, a diferencia de en el 99% de sus partidos, empezó a perder tiempo ante el infierno que se le venía encima, pues la Roma mereció marcar el segundo antes del descanso. 

Schick también tuvo ocasiones de todos colores para marcar el segundo, pero el punto de mira no lo tenía ni mucho menos afinado, pues algún balón llego a irse a la gradería, y eso que el estadio es olímpico. Un paradón de Ter Stegen volvió a salvar a los suyos tras un remate de Dzeko y antes del descanso Messi tuvo dos faltas que no tuvieron ni mucho menos peligro. Los azulgranas se marcharon al túnel de vestuarios con muy malas sensaciones pero con un resultado que no era del todo malo visto lo visto en el terreno de juego.

Los sueños se pueden hacer realidad

En la reanudación, el guión del partido no varió para nada y la Roma siguió buscando el gol que metiera aún más miedo a los azulgranas, y dicha ocasión no tardaría en llegar. En una jugada en la que la defensa del Barça no estuvo fina, apareció Dzeko dentro del área para marcar el gol del empate, pero Piqué lo derribó y el colegiado francés Clement Turpin pitó un penalti muy claro. De Rossi se encargó de lanzarlo y el capitán de los italianos no falló, el sueño estaba cada vez más cerca.

El FC Barcelona, tras el segundo gol de los romanos, ya empezó a sentir pánico y no veía forma de arreglar la situación. Kolarov pudo marcar el tercero pocos minutos después y seguidamente Nainggolan puso a prueba a un Ter Stegen que evitó una goleada aún mayor. Messi empezó a carburar en ataque y, después de 70 minutos, inquietó a Alisson con un disparo lejano que se marchó fuera por muy poco, pero dicho disparo volvió a ser un espejismo, pues la Roma fue a más.

Manolas hace desatar la locura en el Olímpico

Ter Stegen sacó una mano milagrosa a un remate de El Shaarawy pero a la siguiente ya no pudo hacer nada. Manolas remató un saque de esquina enviando el balón hasta el fondo de la red, haciendo que saltara la locura en la capital de Italia, pues la Roma con ese gol estaba clasificada para las semifinales de la mayor competición del fútbol europeo.

Quedaban ocho minutos para que los azulgranas marcaran el gol que evitara la debacle en Roma pero no fue así, Dembélé pudo marcar uno de los goles de la jornada con un tiro muy lejano tras un error del cancerbero local pero el balón se marchó fuera. Los romanos supieron defender el resultado y fueron claros merecedores del pase a semifinales después de vencer a un Barça que a duras penas lanzó a portería.

Arrivederci

Tras la debacle en Roma, el FC Barcelona dice adiós a la UEFA Champions League y ya solo tendrá opciones de llevarse el título de LaLiga Santander (que lo tiene prácticamente hecho) y la Copa del Rey, torneo en el que disputarán la final la próxima semana ante el Sevilla. 

Por tercer año consecutivo, el equipo presidido por Josep Maria Bartomeu hace el ridículo en competición europea y no pasa de los cuartos de final, y de nuevo ante un equipo italiano. El buen papel en Liga y Copa podrán salvar la temporada, pero el fracaso azulgrana en Champions es estrepitoso. 

VAVEL Logo