La pizarra: Di Francesco despedaza el sueño del triplete
Luis Suárez lamentándose en el partido de ida | Foto: Noelia Déniz, VAVEL.

La A.S. Roma ha sorprendido a toda Europa con una exultante victoria frente al F.C. Barcelona por 3 goles a 0, con tantos de Dzeko, De Rossi y Manolas, que ponen fin al sueño del triplete culé y les da la clasificación para las semifinales de la UEFA Champions League tras remontar el desfavorable resultado en el Camp Nou (4-1).

El partido ha estado marcado por el mal juego del equipo visitante y la alta presión del equipo romano que impedía que los de Valverde jugaran el fútbol combinativo que tanto nos han tenido acostumbrados en los últimos meses.

El equipo local ha saltado al terreno de juego con un 3-5-2 formado por: Alisson en portería; Fazio, Manolas y Juan Jesús en la zaga romana; Florenzi, Strootman, De Rossi, Nainggolan y Kolarov en el centro del campo y el debutante en la máxima competición europea, Schick, y Dzeko en la punta del ataque.

Ernesto Valverde ha apostado por un once habitual en sus esquemas (4-4-2) formado por: Ter Stegen bajo los palos; Jordi Alba, Umtiti, Piqué y Nelson Semedo en defensa; Iniesta, Busquets, Rakitić y Sergi Roberto en el centro del terreno de juego y arriba, Leo Messi y Luis Suárez.

La pesadilla del Barça: la presión romana

El planteamiento de Eusebio Di Francesco fue clave para llevarse la victoria en el Estadio Olímpico de Roma. La pizarra del técnico italiano pasó totalmente por encima de los esquemas de Valverde.

De manera parecida a la ida, la Roma presionó muy arriba desde el primer minuto del encuentro, poniendo así en apuros al equipo azulgrana y obligando a despejar el balón hacia campo rival para evitar cometer riesgo.

Como hemos dicho anteriormente, el equipo Giallorossi, comenzó el encuentro con un claro 3-5-2, aunque en posición defensiva, los dos carrileros, Florenzi y Kolarov, replegaban rápidamente para ayudar a los tres centrales y convertir así la defensa italiana en una auténtica muralla de cinco hombres.

Cabe destacar también que la defensa local se posicionaba muy adelantada y eso provocaba que Luis Suárez cayera frecuentemente en puestos de fuera de juego. Además, su juego era mucho más vertical que el del equipo azulgrana, ya que cuando tenían el balón en los pies intentaban llevarlo lo más rápido posible a los puntas.

El planteamiento de Ernesto Valverde fue destrozado a los seis minutos de encuentro con el tempranero gol del delantero bosnio. El equipo catalán intentaba combinar y no sortear la pelota, cosa que en ocasiones era imposible. En los últimos minutos del encuentro se dio entrada a Dembélé, Alcácer y André Gomes, pero apenas tuvieron participación en el juego. El extremo francés tuvo una gran oportunidad para dar el pase a semifinales al Barcelona con un lejano disparo, aprovechando que Alisson estaba adelantado, que se fue fuera por muy poco.

Di Francesco compareciendo ante los medios de comunicación en el partido de ida | Foto: Noelia Déniz, VAVEL.
Di Francesco compareciendo ante los medios de comunicación en el partido de ida | Foto: Noelia Déniz, VAVEL.

Los errores en defensa se pagan caros

El Barça no estuvo acertado en ningún ámbito del juego, pero la defensa se lleva la peor nota. Una zaga perdida y dormida daba vida a una Roma que antes del silbido inicial se veía sin opciones.

El gol de Dzeko llegó muy pronto (en el minuto seis), y fue gracias a una gran carrera del ‘9’ que dejo atrás a un Jordi Alba y a un Umtiti que parecía que podían haber hecho algo más.

El equipo local intentó aprovechar la altura de sus dos delanteros y la gran potencia de muchos jugadores en el juego aéreo para anotar de cabeza. En algunas de estas ocasiones, los de Di Francesco remataban solos sin ningún tipo de presión por parte de la defensa culé.

Aunque, la desesperación también se vivió en ataque. Leo Messi intentaba mandar órdenes a jugadores como Semedo por los errores en los desmarques que impedían que el equipo llegará con peligro a la portería defendida por Alisson.

El penalti de Gerard Piqué tras un claro agarrón, daba más esperanza que nunca al conjunto italiano.

Finalmente, el gol de Manolas a la salida de un córner mascaba la tragedia y ponía punto y final a la andadura del Fútbol Club Barcelona en la UEFA Champions League 2017/2018.

VAVEL Logo