Análisis táctico: falto tensión competitiva
Villarreal - Athletic Club | Foto: http://www.lfp.es/

Dejando de lado todas las circunstancias que rodearon el encuentro para el submarino desde el pitido inicial y que indudablemente afectaron en el desarrollo del encuentro, hay que destacar que al equipo le falto tensión competitiva, bien por méritos del rival que los tuvo y muchos, pero también por deméritos propios del submarino que también los tuvo.

Antecedentes

Javi Calleja sorprendió a todos cuando en la convocatoria para este partido dejo fuera de la misma a Castillejo sin que este estuviese lesionado. También no pudo formar parte de la misma el central Víctor Ruiz, afectado por una gastroenteritis de última hora, que obliga al técnico groguet a tirar del canterano Pau.

Por lo que respecta al once inicial también hubo novedades, en defensa Mario Gaspar dejo su puesto a Rukavina en el lateral, y en el centro del campo en lugar de Castillejo entro Javi Fuego. En la delantera junto a Bacca estuvo el turco Enes Ünal.

Análisis

Jugar el último partido de la jornada sabiendo los resultados que han cosechado tus rivales tienes pros y contras, y en el caso del partido del Villarreal lo que a priori tenía que ser un aliciente para salir a disputar el partido e intentar recuperar la quinta plaza de la liga que momentáneamente habías perdido a favor del Real Betis no lo fue, todo lo contrario el equipo salió sin tensión competitiva como si no se jugase nada, y hoy en día ya se sabe si no eres competitivo cualquier equipo te pinta la cara.  

Desde el pitido inicial se vio a un Athletic Club muy enchufado ejerciendo una fuerte presión en el juego entre líneas de los groguets, sabedores que en esa faceta es donde los amarillos van amasando los encuentros y debilitando a sus rivales con el juego de toque y combinativo. Ziganda había hecho un buen scouting del Villarreal, y sabía que para evitar la superioridad del submarino, su equipo tenía que ser muy sacrificado en la presión y en la intensidad. Y así lo hizo  

Apenas habían pasado cuatro minutos desde el comienzo del encuentro cuando en una buena jugada por banda derecha el balón llego en un centro raso a Córdoba que desde dentro del área remata de disparo cruzado al fondo de las mallas, sin que Asenjo pueda hacer nada para evitarlo.

Con ese gol solo habían empezado las malas noticias para los locales, ya que poco después el centrocampista Pablo Fornals cayó desplomado al campo al sufrir un pre-síncope, el bravo jugador groguet no llego a perder del todo el conocimiento y salió por su propio pie del campo, pero evidentemente la baja causo trastornos al equipo y no solo a nivel futbolístico sino también anímico a sus compañeros. En lugar de Fornals entro en el campo Roberto Soriano.

El Villarreal intento reaccionar a todas las adversidades, pero no conseguía acercarse a la portería de Kepa, que en el primer tiempo se convirtió en un espectador de lujo. La fuerte presión de los leones dificultaba el típico juego combinativo entre líneas de los amarillos.  

Con los jugadores que dispuso de entrada Calleja en el once, descartaba el juego por bandas y lo basaba todo en el juego por dentro, hombres como Trigueros, Javi Fuego, Rodri, y el mismo Fornals, o Roberto Soriano son jugadores que por defecto caen por el centro, y esa acumulación de jugadores por esa zona y los del Athletic, impedían triangular con facilidad y provocaban una y otra vez errores en la entrega de los groguets, y las consecuentes perdidas de pelotas.

Esas pérdidas de bolones en esa zona provocaban una y otra vez rapidísimas contras de los leones, que dispusieron de buenas ocasiones para aumentar el marcador, y si no lo hicieron fue por una actuación soberbia de Asenjo, que sin lugar a dudas fue el mejor de su equipo.

Con la victoria por la mínima de los visitantes acabo el primer tiempo y empezó el segundo con ánimos renovados por parte de los groguets, o eso quería pensar la parroquia local. Pero todo lo contrario el partido continuo por los mismos derroteros, y de hecho el guion fue calcado al comienzo del encuentro, hasta con el segundo gol del Athletic Club obra de Williams, precedido por una gran intervención del guardameta amarillo. Minutos antes ya habia hecho una tremenda doble parada espectacular.

El submarino con todo perdido adelanto líneas, e intento ponerle una marcha más al encuentro, eso y que el Athletic se echó atrás en busca de enganchar una contra para matar el partido dio la sensación de más dominio local, pero era un dominio infructuoso sin apenas ocasiones.

El encuentro estaba donde el Athletic quería, y el submarino falto de ritmo y de intensidad no era capaz de cambiar la dinámica del partido.

Solo un zarpazo de Bacca mediada la segunda parte abrió un hilo de esperanza, pero se quedó ahí porque no tuvo continuidad ni cambio nada el encuentro.

El Athletic consiguió la sentencia a falta de tres minutos para el final obra de Iker Muniain, que volvió a un terreno de juega después de recuperarse de su grave lesión de rodilla. El delantero vasco remato un centro desde la derecha para finiquitar el encuentro y certificar la derrota del Villarreal.

Conclusiones

Quedan siete jornadas para la finalización de la liga, y el submarino en su disputa por los puestos de la Europa League no es el equipo que tenga el mejor calendario de todos los clubes inmersos en esa disputa. Depende de el mismo para lograr plaza europea, y ahora es el momento de demostrar si merece o no estar en esa competición la próxima campaña.

Los partidos se pueden ganar y perder, pero si hay una cosa que nunca de debe dejar de hacer es competir, y lamentablemente en los dos últimos encuentros hemos visto un equipo falta de intensidad competitiva como si no se estuviese jugando nada, y por ese motivo equipos como el Málaga prácticamente descendido, y el Athletic Club que no se jugaba nada han sido superiores al Villarreal.

Toca levantarse y luchar por el objetivo de estar en Europa League la temporada que viene, y en los siete partidos que quedan demostrar que si durante treinta y una jornadas ha ocupado plaza para estarlo es porque lo merece por méritos propios.

VAVEL Logo