La contracrónica: final agónico en el Bernabéu
Momento en el que Lucas Vázquez es derribado por Benatia | Foto: Daniel Nieto

El Real Madrid ya es equipo de semifinales de la Champions League, aunque sufrió mucho más de lo esperado para certificar su pase a la siguiente ronda. La Juventus salió enchufada y abrió el marcador en el minuto dos de partido con un cabezazo magistral de Mandzukic y sin oposición a centro de Khedira. 

A partir de aquí el Madrid se asentó en el campo y llegó con peligro a la meta de Buffon. Con el Madrid crecido, la Juventus firmó el segundo en una jugada muy parecida, centro de Lichstseiner que Mandzukic y que Keylor casi detiene. Ambos equipos marcharon al descanso con un 0-2 que dejaba la eliminatoria totalmente abierta. 

A la reanudación del encuentro, el Madrid siguió en su dinámica dominadora y siguió llegando con peligro, rozando desde cada vez más cerca el gol que cerrara la eliminatoria y tumbara a los italianos. Si embargo, en una jugada mal defendida llegaría el tercero de los italianos y los nervios al Santiago Bernabéu. Matuidi aprovechó un balón que a Keylor se le escapó de las manos para apuntillar la meta del costarricense. 

En este momento parecía que el partido podía irse a la prórroga, el Madrid se atascaba y la Juventus defendía. En el último minuto el colegiado señaló penalti favorable a los blancos por una carga de Benatia sobre Lucas Vázquez cuando el gallego se disponía a rematar a puerta vacía. Cristiano Ronaldo anotó y cerro la complicada clasificación del equipo de Zidane a semifinales. Un partido que ha dejado muchos detalles a destacar. 

La frustración de Buffon

El meta italiano salió convencido de la remontada desde el minuto uno de partido. Se llevaba toda la semana especulando sobre que podría ser el último partido de Buffon en la máxima competición europea a nivel de clubes. Sin embargo, Gianluigi se negó hasta el último momento en aceptar esto y luchó para que el partido en el Bernabéu no fuera su final en la Champions League. 

Realizó grandes paradas a tiros de Isco, Cristiano Ronaldo, Bale o Varane salvando a su equipo de encajar gol. Fue el que ordenó defensivamente a los italianos y cuando el árbitro señaló penalti en el minuto 93 estalló. Los nervios llevaron al italiano a protestar de manera airada ante el colegiado, que le expulsó a causa de sus gestos y palabras ante el mismo. Vivió el gol de Cristiano desde el túnel de vestuario y vio como su equipo se quedaba a las puertas de una gran remontada europea. 

Las ganas de Bale

El extremo galés se ganó durante la semana la confianza de Zidane y salió como delantero titular junto a Cristiano Ronaldo. Desde el primer minuto de mostró generoso, creó espacios a sus compañeros, cedió a los mismos varios pases y centros y buscó estar siempre disponible para recibir el balón y servir de apoyo. 

Bale también replegó a posiciones defensivas cuando los italianos atacaban y el Madrid sufría. Cubrió la banda de Carvajal en diversas ocasiones y apoyó al lateral madrileño en la labor de cubrir a Mandzukic. Tuvo una buena ocasión que, primero detuvo Buffon y luego mandó al lateral de la portería. 

Las circunstancias del partido al descanso obligaron a Zidane a hacer cambios y el "Príncipe de Gales" fue uno de los sacrificados. 

La revolución de Lucas Vázquez

El gallego entró en el descanso y con su entrada y el sistema 4-4-2 el equipo mejoró mucho. El juego ofensivo del equipo se centró principalmente en la banda derecha y Lucas colocó muchos centros al área y se asoció con Modric y Carvajal a la hora de la creación del juego en la faceta de ataque. 

Fue el que provocó el penalti en el último minuto cuando se disponía a rematar solo un pase magistral de Cristiano Ronaldo que le dejaba el gol en bandeja, si no hubiera sido derribado por Benatia. 

Modric terminó tocado

El mediocentro tuvo un partido complicado en su posición y fue sustituido por Kovacic. Los italianos establecieron un marcaje especial al croata para no dejarle jugar libre como en otras ocasiones, y esto provocó que el croata tuviera intervenciones precipitadas. 

Llegó a muchas jugadas divididas muy tarde y se llevó golpes que le dejaron físicamente mermado en el descanso. Entre el marcaje y las dificultades de pase que encontraba siempre le fue muy difícil desarrollar el fútbol al que acostumbra. 

La euforia final

El gol del Real Madrid desató un estado de júbilo en el estadio madridista. Ronaldo se fue al córner izquierdo y con la camiseta quitada celebro con locura el gol con los fans que enloquecían con el gesto del portugués. Sergio Ramos, Nacho y Ceballos, que no habían sido convocados por sanción lesión y decisión técnica quisieron vivir los últimos minutos desde el túnel de vestuarios y enloquecieron con el penalti anotado en el último instante del partido. 

Con la conclusión del partido los jugadores se tiraron al suelo, muestra de la presión y tensión que había estado presente durante todo el encuentro. Los jugadores se mostraron libres en la celebración, y con un peso quitado de encima se desataron con los aficionados que no paraban de cantar y celebrar. Una historia de terror que concluyó de una manera feliz para el equipo de Zidane. 

VAVEL Logo