Segundas partes nunca fueron buenas en Lugo
Fede Vico, en un lance del partido en Los Pajaritos | LaLiga

Segundas partes nunca fueron buenas en Lugo

El Lugo vuelve a caer en Liga y prácticamente retira su candidatura al ascenso. Los de Francisco están cuajando una segunda vuelta para olvidar.

alejandro-vazquez-corral
Alejandro Vázquez Corral

Si tanto se dice, será por algo. Las segundas partes ya no es que sean malas en Lugo, son terribles. El equipo está a un nivel bajísimo desde que se alcanzó el ecuador de la campaña. Los fichajes -más que nada, el de Jaime Romero- parecían indicar que la plantilla podría dar continuidad a su buena temporada. Nada más lejos de la realidad, los de Francisco bajaron del cielo y pusieron los pies en la tierra de nuevo.

El partido de hoy ha servido como muestra del naufragio de un equipo que parecía aspirar a todo hace unos meses. En esta redacción hablamos de sueños, de ilusión. Algo parecido sucedía en el vestuario lucense. Incluso hace dos semanas, Seoane recordó que aún había motivos para creer. Había. Con la de esta tarde en Los Pajaritos, ya son siete derrotas en diez partidos para los de Francisco.

¿Naufragio?

Teóricamente, el Lugo tiene aún posibilidades de luchar por el ascenso. A pesar de todo, el equipo tendría que contar con muchos factores favorables la próxima semana para que esto fuera todavía posible. El más difícil de todos: que el conjunto recupere la confianza.

La tarea pendiente de Francisco y los suyos pasa a ser de carácter intangible. Por mucho que se preocupen por salir ante los micrófonos confiantes, esta ambición se pierde en el campo. Sólo en determinados momentos, en arrebatos de heroicidad sacados con esfuerzo por parte de la grada, el Lugo ha mostrado tener fuerza. Las dos remontadas vividas en el Anxo Carro, ante el Granada y el Alcorcón, han sido los dos únicos encuentros que los albivermellos han ganado en las últimas diez jornadas.

Desde que ha comenzado la segunda vuelta de la Segunda División, en enero en casa del Reus, el equipo ha jugado 14 partidos: ha ganado cuatro, ha empatado tres y perdido siete. De los 48 puntos que los de Francisco mantienen desde hace tres jornadas, sólo 15 se han conseguido en esta parte final del campeonato. El problema parece claro. En la plantilla no se ha confiado lo suficiente en la posibilidad de estar arriba hasta el final. ¿La solución? De eso no se tiene noticia.

De momento, el Lugo tiene que centrarse en sumar puntos ya de ya. Porque aunque hace unos meses se luchaba por el ascenso, siempre hay que tener un ojo que mire hacia abajo. Los que intentan salir de las profundidades vienen pisando fuerte. Como no se agarre el Lugo, el final de temporada puede ser muy movido.

VAVEL Logo