La victoria no logra despejar las dudas
Coutinho logró dar dos asistencias y fue clave en la victoria. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

La victoria no logra despejar las dudas

El FC Barcelona se ha impuesto por 2-1 al Valencia CF en un partido que acerca al Barça al título pero que ha vuelto a exponer las dudas del conjunto blaugrana.

santi_arcar
Santiago Arxé Carbona
FC BarcelonaM. Ter Stegen, G. Piqué, S. Busquets, A. Iniesta (84’ D. Suárez),L. Suárez, L. Messi, P. Coutinho (79’ O. Dembélé), Paulinho, J. Alba, S. Roberto (93’ N. Semedo), S. Umtiti.
Valencia CFNeto, R. Vezo, G. Paulista, G. Guedes (69’ A. Pereira), D. Parejo, J. Gayà, Kondogbia, C. Soler, Rodrigo (80’ S. Zaza), S. Mina (71’ L. Vietto), E. Garay.
MARCADOR1-0 L. SUÁREZ, MIN 15. 2-0 S. Umtiti, MIN 51. 2-1 D. Parejo, MIN 87.
ÁRBITRODel Cerro Grande, Yuste Jiménez, Álvarez Cantón, Muñoz Piedra.
INCIDENCIASPartido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de La Liga Santander, disputado en el Camp Nou de Barcelona.

El conjunto dirigido por Valverde recibía al tercer clasificado de La Liga Santander en lo que era una de las fechas clave hasta el final de temporada. Tras le desastre de la Champions, parecía vital para el Barça sacar un buen resultado en este partido, que debía servir para dar la vuelta a la situación del equipo.

Sin embargo, sensaciones contrarias inundaban el Camp Nou antes de la visita del Valencia. La tristeza y dudas del equipo chocaban con las ganas de la afición de devolver la alegría al equipo.

El Valencia, por su parte, llegaba con la esperanza de rascar algún punto de la catedral blaugrana para continuar disputando la segunda plaza al Atlético de Madrid y manteniendo su ventaja sobre el Real Madrid.

El encuentro fue prácticamente tan raro como la situación que lo envolvía. Las dudas del Barça quedaron más que patentes durante el partido. No obstante, dos grandes asistencias de Coutinho para Suárez y Dembélé permitieron que el Barça se adelantase en el marcador.

El Valencia fue capaz de recortar distancia gracias a un penalti cometido por Ousmane Dembélé, pero los locales supieron defenderse y cerrar una victoria que se había complicado más de lo esperado.

Un Barça cargado de dudas

El partido llegaba, como no podía ser de otra forma, con un ambiente enrarecido tras la eliminación de la Champions League el pasado martes. Tras la debacle sufrida en Europa, los jugadores sabían de la importancia de este partido y de lo necesario que era devolverle la ilusión y confianza al Camp Nou.

La afición blaugrana, por su parte, quería demostrar su apoyo al equipo para demostrarles que no están solos. Desde el primer instante, la grada aplaudió y mostró su confianza en el conjunto de Valverde.

Pese a las muestras de cariño de la afición, el Barça comenzó el partido muy dubitativo, con unos nervios que no se han visto en toda la temporada. Sin ir más lejos, la primera ocasión fue para Gonçalo Guedes, que estuvo a punto de adelantar al Valencia con un gran disparo al segundo palo en el minuto cuatro.

El Valencia complicó mucho el partido al Barça. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
El Valencia complicó mucho el partido al Barça. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Los problemas seguían para el Barça cuando Suárez fallaba un remate a bocajarro que hubiera significado el primer gol. Por si fuese poco, un minuto después de la ocasión fallada, Piqué veía una tempranera amarilla en el minuto siete.

El Barcelona comenzó a ganar algo de verticalidad pero le costó mucho controlar el ritmo. Conseguían combinaciones aisladas, las mejores entre Alba y Suárez, pero no lograban poner nervioso al guardameta del Valencia.

Una de estas jugadas aisladas fue, justamente, la que permitió que los blaugranas abriesen la lata. Tras conducir el balón en el borde del área, Coutinho filtraba un balón mágico con el exterior para que Suárez rematase al primer palo y adelantase a los locales.

El Barça conseguía un gol vital y lograba ponerse por delante en el marcador después de unos minutos con muchas dudas. Unas dudas que no desaparecieron en ningún momento de la primera mitad.

No tardó el Valencia en reaccionar y volver a poner en apuros al Barça. Era Guedes el que volvía a probar suerte, esta vez con un remate bajo al primer palo, pero volvía a encontrarse con Ter Stegen. El guardameta alemán sería protagonista también en los próximos instantes tras fallar un pase y regalar una nueva ocasión al Valencia. Sin embargo, lograba solventar su error con un verdadero "paradón".

Un genial pase de Coutinho dio el primer gol a los locales. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Un genial pase de Coutinho dio el primer gol a los locales. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

La defensa blaugrana no despertaba ninguna confianza ni en la afición ni en un Valverde que se mostró muy activo y nervioso durante el partido. Lo que hace semanas era un bloque sólido y serio , parecía estar desmoronándose minuto a minuto. La amarilla de Piqué, las dudas de Umtiti y el bajo nivel de Roberto en el partido dejaban a Jordi Alba muy solo en las labores defensivas.

El partido continuó con pocas ocasiones claras para ninguno de los dos equipos, que no lograban encontrar resquicio alguno en la defensa rival. De esta forma, Barça y Valencia se marchaban al descanso con un 1-0 en el marcador.

Salvando la papeleta

La segundad comenzaba con un clima parecido al de los primeros 45 minutos. Con un Valencia bien colocado y un Barça con poco ritmo, los primeros instantes no fueron más que una prolongación de la primera mitad.

Sin embargo, el Valencia estaba a punto de meter el miedo en el cuerpo a todo el Camp Nou. Tras un resbalón de Umtiti en plena contra del equipo ché, los visitantes lograron un dos para dos que debía acabar en gol. Parecieron gestionarlo bien, dejando a Ter Stegen prácticamente solo ante el peligro. Una vez superaron al guardameta alemán, el gol parecía cantado para el Valencia, hasta que apareció Piqué para despejarlo bajo palos.

Poco parecía ayudar esto al runrún que envuelve el nombre del defensa francés, que no parece el mismo en estas últimas semanas. Los rumores alrededor de su peticiones económicas han parecido descentrar a un Umtiti que se había convertido en un verdadero ídolo para la afición.

Sin embargo, Samu tendría la ocasión de redimirse; y de qué manera. Después de que Suárez provocase un córner en la banda derecha, Coutinho ponía un balón perfecto a la cabeza de Umtiti, que remataba con gran calidad y colocaba el esférico al fondo de la red.

De esta manera, Umtiti parecía reconciliarse con la afición y el equipo, colocando el 2-0 en el marcador y dándole aire para respirar al Barça. El gol de Umtiti abría distancias y cambiaba de manera total el panorama del partido. Desde ese momento, el Valencia se vio obligado a abrir su líneas, mientras los locales jugaban con más ritmo y confianza.

Iniesta volvió a salir ovacionado del Camp Nou. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Iniesta volvió a salir ovacionado del Camp Nou. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

El gol pareció darle al Barça ese margen que necesitaban para volver a sentirse cómodos sobre el terreno de juego. Los de Valverde comenzaron a jugar con más verticalidad y las ocasiones fueron llegando.

La alegría era evidente en equipo y afición, que solo necesitó ver calentar a Dembélé para acabar de mostrar su felicidad. Está claro que los aficionados blaugranas tienen muchas ganas de disfrutar del gran fichaje del pasado verano y no dudan en mostrarlo siempre que pueden.

En el terreno de juego, las ocasiones seguían llegando para ambos equipos, pero el Barça era el único capaz de llegar con claridad. La más clara llegó por parte de Iniesta, que remató un balón raso a la cepa del poste, pero Neto pudo tapar bien su portería.

Los minutos pasaban sin demasiado movimiento en el terreno de juego por parte de ninguno de los dos equipos, que parecían destinados a terminar el partido con este marcador de 2-0. Nada parecía emocionar a la grada, satisfecha con el resultado, hasta que llegaron los cambios. La entrada de Dembélé por Coutinho y la marcha de Iniesta para dar paso a Denis Suárez fueron lo único que logró encender de nuevo a la grada.

Los cambios del Valencia, que dieron paso a Pereira, Vietto y Zaza, revitalizaron al equipo y volvió a empujarlos hacia delante. En una de estas cabalgadas logró internarse en el área blaugrana Gayà, que acabó forzando el penalti de Dembélé.

Dani Parejo sería el encargado de lanzar la pena máxima, que lograría anotar pese a los intentos de Ter Stegen. El guardameta alemán siguió el consejo de Jordi Alba, que le había indicado la trayectoria del balón, pero el cuero se le escurrió. De esta forma, el Valencia conseguía una ocasión en un partido que no habían logrado dominar en ningún momento.

Messi o se sintió demasiado cómodo durante el encuentro. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Messi o se sintió demasiado cómodo durante el encuentro. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Tres minutos quedaban hasta el final y el Barça debía aferrarse a la victoria como fuese. El Valencia presionaba, pero los locales se defendían con uñas y dientes. En uno de estos desesperados ataques valencianistas, el Barça logró crear una contra que parecía mortífera.

Messi corría por la banda y superaba a su marcador, colocándole un balón perfecto a Denis Suárez, que llegaba solo ante Neto. Sin embargo, el gallego fue incapaz de superar al guardameta y el Barça tuvo que seguir sufriendo.

El partido llegaba a su fin con el Barça sufriendo en un encuentro que parecían tener controlado a falta de 20 minutos para el final. Sin embargo, el cambio de mentalidad del Valencia puso en muchos apuros a unos blaugranas que siguen sufriendo en defensa.

Sea como fuere, los de Valverde consiguen otra victoria y se acercan, cada vez más, al ansiado título liguero. Con 14 puntos de ventaja sobre el Atlético, a la espera de que los de Simeone jueguen su partido de la jornada. Por su parte, el Valencia deja la tercera plaza en bandeja al Madrid, que puede superarlos si se impone al Málag

VAVEL Logo