¿Escuchaste hablar del Guaje Villa?
Villa alzando la Copa del Mundo en Sudáfrica. / Fuente: zimbio

La selección española ha pasado diferentes etapas hasta que consiguió dar con la clave del éxito. Para un equipo formado por 23 jugadores en los que se disputa menos de diez partidos al año sin ninguna competición entre medias, es difícil hacer encajar a todos, solo los mejores pueden adaptarse a un equipo que representa no solo a un país, sino a muchos compañeros suyos de profesión que comparten su misma nacionalidad.

Uno de esos jugadores capaces de adaptarse a cualquier sistema que el entrenador convenga oportuno es David Villa, una de las piezas claves de la época dorada de la selección española. El “Guaje”, como se le llama, será recordado como uno de los mejores delanteros, sino el mejor delantero de la historia de España, por algo es el máximo goleador de la selección con 59 goles.

Villa es un ejemplo de delantero moderno.

Villa es un jugador que representa el sueño de cualquier chaval que algún día aspira llegar a lo más lejos siendo futbolista. Quizás Villa dentro de España no se le haya reconocido como un jugador mediático, pero desde fuera Villa era una estrella del fútbol, en gran medida debido a las temporadas disputadas en el Barcelona y también debido a la selección española campeona del mundo y de Europa. Villa salió de una de las mejores canteras del fútbol español, un equipo modesto como es el Sporting de Gijón, donde desarrolló sus primeros pasos como jugador profesional.

Estaba claro que su talento no iba a pasar desapercibido, así firmaría por el Real Zaragoza en 2003, es aquí donde Villa pudo demostrar que estaba destinado a ser uno de los mejores delanteros de España, pero aún todo estaba por venir.

Comenzaba a crecer con la llamada de la selección, este paso hizo que firmara por el Valencia en 2005. El club che pagó la cláusula de 12 millones de euros para hacerse con sus servicios, así se hacía con un delantero que marcaría una época en el fútbol español, un delantero que entraría en la historia del Valencia.

La primera gran competición de Villa fue el Mundial de Alemania 2006, España comenzaba a sufrir un cambio generacional, Luis Aragonés se convertiría en el máximo protagonista de aquella España. Villa cumplió las expectativas, tanto fue el nivel alto que dio, que se convirtió en el delantero titular de la selección junto a su compañero de batallas con España, Fernando Torres, dando por finalizado así el gran debate que había en España con otro mito del fútbol español, Raúl. En esta guerra deportiva, Villa era el gran invitado de honor, ya que él simplemente era el cambio y sucesor de aquel Raúl que estaba dando sus últimos coletazos con la selección en 2006.

Villa encarnó la figura del delantero moderno, se estaba dejando atrás la figura del 9 nato, ese jugador de área que solo pensaba en una cosa, hacer goles. Villa es de la camada de la nueva generación que traen consigo una nueva forma de ver el fútbol, el hábitat de los delanteros deja de ser solo el área, Villa es el ejemplo de un delantero moderno, sus funciones en el campo van desde la frontal del área hasta hacer funciones típicas de un extremo, y a todo esto se le suma el gol.

El gran éxito de Villa que decidió compartir con todos los españoles fue el Mundial. Fue el torneo en el que él junto a sus compañeros de la selección lograron el mayor éxito del fútbol español, coronarse campeones del mundo por primera vez en Sudáfrica. La aportación de Villa fue ser el máximo goleador del Mundial con cinco goles, título que compartió con Müller, Sneijder y Forlán, con cinco goles cada uno.

Su traspaso fallido en 2009 por el Real Madrid no impidió que Villa al siguiente año firmara por el Barcelona por la cantidad de 40 millones de euros. Su gran triunfo con los blaugranas fue la Copa de Europa conseguida en 2011, y aunque la Eurocopa de 2012 se la perdió por una grave lesión mientras disputaba el Mundial de Clubes en Yokohama con el Barcelona, parte del éxito de la selección en esa competición también fue parte suya como así se lo demostraron sus compañeros al celebrar el título.

Esta lesión quizás paró un poco su carrera futbolística, en el Barça ya no era indiscutible, así que en 2013 se fue a jugar una temporada al conjunto rojiblanco, con los que llegó a una final de la Copa de Europa en 2014 mostrando un buen nivel.

El Mundial de Brasil 2014 marcó el fin de una generación de nivel mundial, el final de un estilo, marcó también el final de Villa como el delantero de referencia de España. La mala actuación de España quedando eliminada del Mundial en la fase de grupos y solo habiendo sido titular en el último partido, dejaban notar que Villa había disputado el último partido con la Roja, aunque no fue así, ya que Villa fue convocado para el partido que España enfrentó a Italia en el Santiago Bernabéu en septiembre del año pasado.

El legado de Villa es como un álbum de fotos del fútbol español, ha dejado huella no solo por los goles sino por marcar diferencias en el terreno de juego y por ser parte de esa etapa dorada de la selección española. Aún está por ver cuándo será el último partido de Villa con España, quizás sea el homenaje esperado para una leyenda que dejará los terrenos de juegos para convertirse en mito. Todavía nos quedará escuchar por última vez “Villa maravilla”.

VAVEL Logo