Los objetivos a corto plazo se alejan para el Sanse

El Sanse suma un empate que le deja en puestos directos de Copa del Rey, pero a seis puntos del playoff de ascenso. El partido tuvo momentos de dominio de ambos equipos, pero faltó puntería para decantarlo para algún lado. El Valladolid “B” suma doce semanas sin perder, pero sigue cerca de la zona del descenso a tercera.

Los objetivos a corto plazo se alejan para el Sanse
El Sanse , en uno de sus últimos partidos. (Foto: Deborah Iraurgui. ud-sanse.com)
Sanse
1 1
Valladolid "B"
Sanse: Diego Barrios, Saúl, Miguel Muñoz, Borja Gómez, Bogdan; Arranz, Rubén Ramos; Fer Ruíz, Borja Díaz (Carlitos, min.77), Álvaro Prada (Castel, min.67); Mendi (Maganto, min.88)
Valladolid "B": Dennis; Raúl Navarro, Mario Robles, Salisu (Velasquez, min.74), Moi Delgado; Mari, Javi Pérez (Alvarado, min.78); Mayoral, Domínguez, Samanés; Suárez (Corral, min.85)
MARCADOR: 1-0, min.36, Fer Ruíz. 1-1, min.59, Samanés.
ÁRBITRO: Campos Salinas (colegio murciano) Amonestó por los locales con tarjeta amarilla a Toni Arranz (min.44), Rubén Ramos (min.51), Bogdan (min.54) Borja Díaz, (min.57) y por los visitantes a Mario Robles (min.23), Domínguez (min.65), Salisu (min.73) y Luis Suárez (min.85).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de liga de Segunda División B Grupo 1 disputado en el estadio José Luis de la Hoz - Matapiñonera. Unos 700 espectadores.

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha empatado a uno contra el Real Valladolid “B”, en un partido que será recordado por las diferentes fases que tuvo el partido donde ambos conjuntos dominaron el partido y pudieron ganar, aunque sin suerte en las finalizaciones.  Julio Algar ponía a Borja Díaz por Carlitos. El resto eran los mismos hombres que empataron a uno contra el Fuenlabrada la semana pasada.   

Gol sin dominio

El partido comenzaba con dos equipos bien plantados en el campo. El Sanse quería la posesión y el Valladolid “B” cerraba espacios con una presión intensa en mediocampo que poco a poco minaría las opciones de los visitantes en ataque. Así, sin ese control del juego las ocasiones empezarían a caer por el lado pucelano. Antonio Domínguez, en el minuto 8 abría la veda con una falta indirecta por cesión al portero Diego Barrios. Acción de primero de escuela de fútbol que se había dado. A la siguiente, Mayoral iba con un tiro arriba, tras una buena recuperación de balón de los suyos. Eran dos acciones aisladas, pero sintomáticas de que el filial castellano – leonés había entrado mejor en el duelo por la intensidad defensiva. El Sanse, por su parte, estaba incómodo ante la falta de espacios que le dejaba su rival y sus finalizaciones iban a ser débiles. Como por ejemplo un remate de cabeza flojo de Álvaro Prada. El duelo estaba aburrido sin tiros de gran peligro y con demasiado control táctico. Se observaban las necesidades de ambos conjuntos y el miedo a perder.

Sobre la media hora de juego, para fortuna de los espectadores, el Sanse iba a dar un paso adelante en ataque moviendo el esférico con mayor rapidez. Circunstancia que iba a ir unida a ocasiones de los de Julio Algar. Así, la mejor opción sería una doble ocasión de Prada y de Mendi, tras una jugada personal del lateral Bogdan, que iba a despejar el portero Denis. Fue la más clara hasta el momento. Y es que faltaba el gol, como salsa del fútbol, que iba a aparecer en el minuto 36. Fer Ruíz hacía el 1-0 gracias a un centre desde la izquierda de Prada y un fallo del portero en la salida junto a un leve toque de Mendi que dejaba la pelota muerta solo para empujarla al extremo derecho. El Sanse estaba por delante con sufrimiento y polémica por una posible falta al portero, inexistente al ojo humano.

Con la apertura en el mercador la táctica fue secundaria en virtud de la adversidad de los visitantes por marcar, pero sin finalizaciones. Cogieron el esférico con timidez como con temor de evitar el segundo tanto que dijera adiós a los tres puntos. Sin embargo, hacía falta romper el orden por parte de los de Miguel Rivera en la mañana de domingo en Matapiñonera. Ocurriría en la segunda parte.                             

Tanto para la valentía

Tras el paso por vestuarios, se vio de inicio una versión sansera más mandona. Con la pelota y teniendo las ideas claras. Por el contrario su rival esperaba atrás en sus momentos más bajos, presos del luminoso en contra. En este contexto, Fer Ruíz desataba las hostilidades con un tiro al lateral de la red procedente del extremo derecho. Era el minuto 47 y los locales estaban más cerca del segundo tanto a favor que del empate ante un contrario dubitativo. Una idea que se acrecentó con sendos disparos lejanos de Saúl y Borja Díaz que paraba el portero Dennis. En esto del fútbol, por fortuna para la emoción, nada es lo que parece, ya que el Valladolid “B” iba a reaccionar. En el minuto 58 Samanés (el mejor de su equipo por sus regates por banda) lanzaba una falta directa potente desde 20 metros a la portería y el portero Diego Barrios al tratar de sacarla de puños fallaba y daba al aire. Consecuencia: 1-1 en el marcador con cantada del guardameta local.

Con el empate, el Sanse, al jugar en casa, se veía obligado a ganar de cara a su afición. De eso se entiende la entrada del delantero Castel por el extremo Álvaro Prada. Es decir, se pasaba de un 4-2-3-1 a un 4-4-2. Más madera, como dirían en aquel programa de televisión. Un esquema que permitió ver más ofensividad de los del norte de Madrid, pero menos defensa, con lo que ello conlleva de huecos. Por tanto, se entraba en un correcalles hasta el final de partido. Mendi, por los franjirrojos y Mayoral y Suárez hacían su contribución con disparos con cierto peligro. Todo ello sin mediocampo ni dominio de un equipo sobre el otro.

Las mejores llegarían al final por los dos lados. Fer Ruíz, en el minuto 83 desaprovechaba un cabezazo en el punto de penalti libre de marca que se marchaba rozando el palo tras un centre medido de Bogdan. Y el suplente Corral tiraba fuera otro derechazo dentro del área tras una jugada rápida. Fueron los últimos coletazos de un empate justo que no sirve a ninguno de momento.    

Con este resultado, el Sanse se queda con 50 puntos, a seis puntos  del playoff de ascenso, pero en puestos directos de acceso a la Copa del Rey. Suma seis jornadas sin perder. La semana que viene se medirá al Racing de Ferrol, en tierras gallegas. El filial pucelano, por su parte, se queda fuera de descenso con 40 puntos y acumula doce partidos sin perder. Su próxima meta será ganar al Pontevedra en tierras vallisoletanas.

Puntuaciones VAVEL 2B

Bogdan Pt:3
Samanés Pt:2
Miguel Muñoz Pt:1