El Palencia Cristo vuelve a la senda del triunfo

El conjunto dirigido por Jonathan Prado vence por la mínima al Burgos Promesas en Castañares. No fue el mejor partido de los morados pero a pesar de ello, un solitario gol de Jaime Pelayo sirvió para volver a Palencia con tres puntos más en la mochila.

El Palencia Cristo vuelve a la senda del triunfo
Calzado conduce ante la presión de un jugador burgalés | Foto: Jarcha.
Burgos Promesas
0 1
Palencia Cristo Atlético
Burgos Promesas: Alex; Gabri, Ovidio, Daniel, Cerezo; Óscar, Gallo, Rubén Cosín (Manchado, min.37); Juan, Varo (Marti, min.63), Zamora (Dava, min.81).
Palencia Cristo Atlético: Guille; Alex Salt, Merino, Calzado, Pablo; Viti, Abajo (Kike, min. 82), Adri; Jaime (Ivi, min.72), Alvarito, Jesús Torres (Diego Gil, min. 56).
MARCADOR: 0-1, min. 58, Jaime Pelayo.
ÁRBITRO: Miguel Ángel Reinoso.
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la trigésimo cuarta jornada del campeonato de Tercera División Grupo VIII disputado en Castañares (Burgos).

El Palencia Cristo Atlético lograba en la tarde de ayer la décimo tercera victoria en lo que va de segunda vuelta. No consecutiva, puesto que los morados empataron en el partido anterior en casa ante el Salmantino. Después de esos dos puntos dejados en el camino, la prioridad era ganar al Burgos Promesas, un rival a priori asequible para los palentinos. No se contemplaba la derrota, ni siquiera el empate ya que, a pesar de jugar fuera de casa, si quieres estar en el playoff a final de temporada tienes que ganar estos partidos.

Y así lo hicieron los pupilos de Jonathan Prado. No de la forma más abultada pero ganar por la mínima también concede los tres puntos, que era el objetivo en la tarde del pasado sábado.

Y eso que al Palencia Cristo le tocó sufrir en varios tramos del partido. Por ejemplo, el inicio del partido estuvo controlado por el combinado burgalés que iba con fuerza al ataque en busca del primer gol de la tarde. Estuvo bien en la tarde de ayer la zaga morada, eliminando cualquier ocasión que tuviese el cuadro naranja para acercarse a la portería defendida por Guillermo.

El Palencia Cristo reaccionaría y comenzaría a tener más posesión y ocasiones en el partido. Una de ellas fue una falta que dispararía Alvarito, errando en la ejecución de la misma. Por poco, eso sí. La ocasión más clara para el Burgos Promesas llegaría a la mitad del primer asalto, cuando un balón dirigido a portería se chocaba en el palo.

A partir de este momento ninguno de los dos equipos tuvieron mucha peligrosidad y el partido se fue al descanso con las tablas en el marcador.

Quién sabe si fue la charla de Jonathan Prado en el descanso, pero el Palencia Cristo salió con más ganas que el Burgos Promesas en la segunda mitad. Tantas ganas que apenas al cuarto de hora cumplido en el segundo tramo, los morados se adelantarían con un gol firmado por Jaime Pelayo. Le asistiría Adrián, que centraba el balón para que Jaime rematara dentro de la portería burgalesa.

A partir de este momento el cuadro local se vino arriba intentando hacer el empate pero parecía imposible crear peligro con una muy sólida defensa palentina, que no dejaba a los atacantes naranjas hacer prácticamente nada.

Así se llegó al final del partido, con un Palencia Cristo Atlético que sigue segundo con sesenta y ocho puntos y que solo ha perdido un partido esta segunda vuelta. Unos datos realmente positivos para los de Jonathan que ven cada vez con mejores ojos la opción de estar en el playoff.

El Burgos Promesas acaba décimo sexto con un total de treinta puntos. No hay nada decidido en la tabla por debajo ya que a los burgaleses solo les separan del descenso cuatro puntos -a expensas de lo que hagan los demás rivales-, por lo que no deben relajarse ni mucho menos bajar los brazos.

La próxima jornada los morados recibirán al Numancia B en La Balastera. El partido será el sábado 21 de abril a las 17:30 horas.

Por el otro lado, el Burgos Promesas viajarán hasta León para enfrentarse a La Virgen del Camino. El encuentro se disputará el domingo 22 de abril a las 16:30 horas.

Pocos partidos quedan y más bien para ambos equipos son finales. Cada uno con sus respectivos objetivos debe sumar el máximo de puntos en las jornadas restantes para poder lograrlos al final de la presente campaña. Un fallo cuesta caro a estas alturas de la competición y estos equipos no pueden permitírselo ya que sus rivales aprietan.