Oblak, el guardaespaldas rojiblanco

El esloveno se supera en cada partido, liderando el Zamora a falta de pocas jornadas para el final.

Oblak, el guardaespaldas rojiblanco
Foto: VAVEL

Cada lunes, en todos los medios deportivos se resume lo que ha sido la jornada del fin de semana para cada equipo. Desde hace mucho tiempo, los amantes del deporte, más concreto el fútbol, leen, ven u oyen que el Atlético de Madrid sigue dejando la portería a cero, de ser una novedad o algo vistoso, ahora ya ha pasado a lo normal y no es una sorpresa para nadie. Que el cuadro colchonero no encaje goles ya no es noticia. En ocasiones, el equipo del Cholo falla en la zona de ataque pero esto se arregla en la defensa.

Desde que Diego Simeone desembarcase en la antigua Ribera del Manzanares para ser la cabeza de un grupo que se encontraba al borde del abismo, el equipo colchonero ha demostrado que una de sus grandes virtudes es su capacidad para dejar su portería a cero. Primero fue con Courtois pero el culmen llegó con Jan Oblak. El esloveno aterrizó en Madrid con la dura tarea de suplir al gran Oblak. Muchos pensaron que eso no ocurriría pero ocurrió. Porque ya le ha superado en muchos registros y los que le quedan.

El guardaespaldas del Atlético

En cualquier plantilla que se precie, el portero es una pieza más que fundamental. Es el que guarda a la defensa y sus errores. En el Atlético son especialistas en ellos pero Jan Oblak es el que más sensación está causando.

El Atlético es el menos goleado de LaLiga. Los de Simeone han recibido el gol en 15 ocasiones en la competición regular. Y en el Metropolitano es donde más lucen donde solo han visto rebasada su red por cuatro veces en Liga, dando lugar a ser el mejor estadio de Europa en cuanto a goles recibidos. Y esto ha significado que los colchoneros sumen muchos puntos. De los 48 posibles, han conseguido 40

Quiere el tercero

No es casualidad que Jan Oblak lleve dos Trofeos Zamora consecutivos y vaya camino del tercero, siempre y cuando Ter Stegen se lo permita. El alemán del Barcelona es su principal perseguidor, que ha visto rebasada su portería en 17 ocasiones. Dos más que el balcánico, pero esto puede cambiar.

Cinco ligas con 20 partidos a cero

Bajo el mando de Simeone, la red rojiblanca se ha quedado a cero como mínimo en 20 duelos durante cinco temporadas: 20 en la 12-13; 20 en la 13-14; 24 en la 15-16; 20 en la 16-17 y 20 en la 17-18.

Unas estadísticas que asustan y que llevan consigo que el mejor portero del mundo viste de rojo y blanco. En total, en 45 partidos ha encajado 20 goles después de haberse enfrentado a los delanteros más peligrosos del continente y ya lleva 24 partidos sin recibir goles, está a ocho de igualar su mejor registro, logrado en la temporada 2015-16.

Su propio récord

Jan Oblak es un hombre de retos y récord. No solo ha superado a míticos porteros del Atlético, como Abel o al histórico Victor Valdés, sino que cada campaña se supera a sí mismo, y la presente no iba a ser menos. Con 33 jornadas disputadas, ningún arquero había recibido menos goles que él a estas alturas. Sólo lleva encajados 15 y ya ha mejorado su marca del año anterior. En esta misma jornada ya había recogido el balón 16 veces.

En el recuerdo, muchos milagros. Los más recientes, el derbi del Bernabéu del pasado ocho de abril donde salvó un punto y la vuelta de octavos de final de Europa League en Lisboa donde selló el pase a semifinales.

El recital del Bernabéu

En casa rival, los primeros 45 minutos fueron de demostración de paradas, colocación y saber hacer. Bloqueó hasta cuatro disparos que, en la grada ya cantaban gol y sostuvo al equipo ante las incansables acometidas merengues. 53 minutos aguantó hasta que Cristiano Ronaldo le superó. Pero su coronación fue en el último minuto sacando una falta de Kroos que iba a la escuadra.

90 minutos de exhibición

En el José Avalade, el Atlético levantó su propio muro de Berlín, esta vez era de Eslovenia. El guardameta se convirtió en el dolor de cabeza para los futbolistas lisboetas, exceptuando a Montero.

Recibió siete remates a portería y logró despejar seis. La primera de sus paradas salvadoras ocurrió en el minuto 11, al remate de Coates. El meta, en una clase magistral de elasticidad, llegó a un balón que iba directo a la portería. Acto seguido enviaba a córner un disparo envenenado de Bryan Ruiz. En la segunda parte continuó dando rienda suelta a su exhibición y que amargó la noche a los rivales.

Queda poco más de mes y medio de la 2017/2018 pero tiempo suficiente para que Jan Oblak siga haciendo las delicias de todos y todas y así conseguir su tercer trofeo Zamora.