Rotación de entrenadores en el Granada
Foto: Antonio L. Juárez

Si hay algo que está caracterizando al nuevo proyecto del Granada, que tuvo su origen a comienzos de la anterior temporada, es el vaivén de entrenadores que ha habido en el banquillo rojiblanco. Pedro Morilla ha sido el quinto técnico destituido en un periodo de menos de dos años. 

La era Lizhang comenzó con Paco Jémez como entrenador del equipo, se le dio máxima confianza al cordobés y se le escuchó a la hora de realizar fichajes y confeccionar la plantilla. Sin embargo, Jémez no entró en sintonía con el vestuario ni con los dirigentes del club rojiblanco, y acabó siendo destituido tras seis jornadas ligueras. 

Le sustituyó un hombre que ya conocía la casa. Lucas Alcaraz llegó con la finalidad de reflotar el barco nazarí, que solo había cosechado un punto en seis jornadas. El equipo mejoró su juego, aunque el estilo defensivo propio del entrenador granadino no terminaba de convencer al público del Nuevo Los Cármenes. Alcaraz fue destituido a finales del mes de abril, cuando el equipo estaba a siete puntos de la salvación. 

Tony Adams fue quien cogió el relevo de Alcaraz en el banquillo rojiblanco. El exjugador inglés conoció a Lizhang en el Chongqin Lifan, equipo en su propiedad, cuando este reclutó al inglés para que formara parte de su equipo de trabajo. Adams no tenía experiencia dirigiendo a un equipo en la élite y el Granada acabó descendiendo a Segunda División. 

La andadura en la Categoría de Plata del fútbol español comenzó con José Luis Oltra como técnico del equipo. Después de barajarse gran cantidad de nombres durante el verano, el entrenador valenciano fue el escogido para liderar el proyecto rojiblanco en Segunda División. El equipo funcionó bien durante su etapa, llegó a estar en puestos de ascenso directo y fue destituido cuando el equipo aún estaba en puestos de playoffs

Se tomó la decisión de destituir a Oltra después de una mala racha de resultados, buscando un nuevo entrenador que elevara al equipo a puestos de ascenso directo, y el elegido fue Pedro Morilla. El nuevo entrenador debutó con una victoria in extremis frente al Numancia, pero desde entonces el equipo solo ha cosechado empates y derrotas que han dejado al equipo fuera de puestos de ascenso. 

Con la vacante libre, se habla de muchos nombres para ocupar el puesto. Miguel Ángel Portugal suena con fuerza, aunque aún no hay nada oficial y hay que esperar la confirmación oficial sobre quién será el elegido para devolver a los nazaríes a puestos de playoffs y tratar de obrar el milagro del ascenso. 

VAVEL Logo