El Alba necesita una victoria

Tras la derrota en el José Zorrilla frente a los vallisoletanos, el conjunto de Enrique Martín, que parecía tener la salvación en su mano, ha visto reducida su distancia con los play-offs a cinco puntos a falta de nueve por disputarse.

El Alba necesita una victoria
Zozulia peleando un balón frente al Nástic. | Foto: J.Modéjar

El conjunto de Enrique Martín cayó derrotado por 3 a 2 frente al Real Valladolid el pasado fin de semana, lo que parece entendible si miramos las dinámicas de ambos equipos en los últimos partidos de la Liga 1|2|3. Sin embargo, no es solo esta derrota la que ha encendido las alarmas en el seno albacetista, sino la incapacidad para salir de una racha que se viene prolongando ya demasiados partidos.

Ocho jornadas sin conocer la victoria

Desde el pasado 16 de Marzo, hace ya dos meses, el Albacete no conoce la victoria. En aquel encuentro, venció al Sevilla Atlético y se habló de una permanencia prácticamente virtual. Ocho jornadas después, la realidad es totalmente distinta. Cuatro empates y derrotas han propiciado que el conjunto manchego haya visto reducida su ventaja sobre el descenso a cinco puntos.

Dada esta pésima racha y los tres partidos que restan para acabar el campeonato, la preocupación en la afición albacetista está más que justificada. El próximo fin de semana, los manchegos afrontarán su segundo partido consecutivo a domicilio y se medirán al Real Zaragoza en La Romareda. No parece este el mejor escenario para recuperar la senda de la victoria, pero el equipo dirigido por Enrique Martín debe sacar un resultado positivo si no quiere ver peligrar su puesto en la Liga 1|2|3 el próximo curso.

El partido ante el Barca "B", una final

Sin embargo, la afición manchega tiene apuntado en rojo en su calendario el encuentro de la penúltima jornada, en el que el Alba se medirá a un rival directo por el descenso como el Barcelona "B" en el Carlos Belmonte. Ese partido puede ser la llave que abra las puertas de la salvación, pudiendo significar la permanencia matemática y evitar sufrimientos agónicos en la última jornada de la competición. Sea como sea, el Albacete necesita una victoria como mínimo en estos tres partidos que restan para certificar una permanencia que se resiste desde finales de marzo.