Informe VAVEL playoffs 2018: CF Fuenlabrada, con el chip reseteado

VAVEL analiza al CF Fuenlabrada de cara al "playoff" de ascenso a Segunda División.

Informe VAVEL playoffs 2018: CF Fuenlabrada, con el chip reseteado
Fotomontaje: Santiago Arxé (VAVEL)

Del sueño más idílico a rozar la mayor de las pesadillas. De vivir en una nube a bajar a sobrevivir entre lodos. De arrasar sin tapujos a sufrir hasta en la menor de las batallas. El fútbol, un estado de ánimo.

La temporada del CF Fuenlabrada ha sido un absoluto desnivel en todos los aspectos: en cuanto a resultados, fútbol, sensaciones, aciertos e infortunios. Pero aquí están, con opción a todo y a tan solo media docena de partidos de ascender al fútbol profesional por primera vez en su historia.

Mano de hierro

Todo comenzó allá por el mes de agosto tras el descomunal batacazo de playoffs ante el Villanovense. El Fuenlabrada afrontaba otra temporada con gran ambición, pero ya con la lección aprendida de los pasados playoffs. Ahora, querían más y a poder ser mejor.

Con la plantilla reforzada en zonas específicas y varios de los puntales del equipo renovados, véase Dioni, Luis Milla o Cristóbal, la temporada no pudo empezar de mejor manera a pesar de perder la primera jornada con el Fabril: más de dos meses sin derrotas desde ese turbulento estreno, firmando estelares actuaciones con un Dioni imparable y un equipo que funcionaba colectivamente impecable.

Depresión azulona

Pero llegó el mes de enero, con su correspondiente mercado invernal de fichajes y todo se torció: Luis Milla, el gran capitán y batuta de la medular azulona dejaba el equipo rumbo a Tenerife tras una oferta irrechazable para todas las partes. Con él pareció irse la chispa, el fútbol, la frescura, las ideas. En definitiva, todo. Llegó Carlos Caballero, llegó Marcos Gullón, Vicente, Mikel Arruabarrena…todos grandes nombres, pero la pérdida del líder de la plantilla trastocó todo y aún se nota.

Tras un primer tramo de la temporada espectacular, llegaron las ‘vacas flacas’ con la entrada del nuevo año y donde antes todo era oro -como la espectacular participación copera con terminando con un histórico cruce con el Real Madrid- ahora todo eran dudas. Las nuevas piezas no terminaban de engrasar, las sensaciones no volvían y los resultados cada vez eran más preocupantes. Una racha de diez partidos sin vencer acabó con el cese de un Antonio Calderón que finalizaba su gran etapa al frente del banquillo azulón a sabiendas de que la nave necesitaba un nuevo líder: Eloy Jiménez.

Foto: CF Fuenlabrada
Foto: CF Fuenlabrada

Con cinco partidos por delante y con tan solo 16 puntos cosechados (de 46) en la segunda vuelta, el objetivo era claro: el equipo no se podía caer del playoff de ninguna de las maneras y, como poco, tenía que luchar por el primer puesto con los ‘peleones’ Rayo Majadahonda y Deportivo Fabril. Arrancó con una goleada ilusionante sobre el Ferrol, pero sus rivales no solo no bajaron el nivel, sino que aceleraron. Finalmente, los kirikos se tuvieron que conformar con un tercer puesto que, tras su rotunda primera vuelta, sabe a más bien poco.

Ahora, por delante tres duras eliminatorias para ascender al segundo escalón del fútbol español y, sobre todo, con el chip absolutamente ‘reseteado’ tras su mala dinámica: en los playoffs todo puede pasar. En la mente, los errores cometidos hace un año ante el Villanovense.

Estadísticas

El conjunto azulón deja un mar de incógnitas en sus estadísticas. Poco gol en el tramo final, pérdida de la fortaleza defensiva, debilidad como locales, aunque fortaleza a domicilio. Pasamos a analizarlas. 

La primera de las dudas en cuanto a su fiabilidad estadística pasa por la pérdida de su fortín en el Fernando Torres, y es que hasta 11 de los 19 equipos que han visitado la cancha fuenlabreña han salido con premio. Muchos deslices para un equipo que no puede permitirse un resbalón más ante los suyos si quieren ser de la Liga 1, 2, 3 la temporada que viene. Mejores son los resultados a domicilio, apartado en el que han terminado siendo los mejores de todo el Grupo I con 33 puntos lejos de su casa. A este dato deben agarrarse los de Eloy Jiménez, vital ser letales a domicilio en los playoffs.

En la parcela defensiva, han encajado 31 tantos en las 38 jornadas de la fase regular, pero todo sea dicho: este buen balance se debe más al primer y triunfal tramo de la temporada, más que por el estado actual, que es el que cuenta. En el registro anotador, 56 goles, con una media de 1'47 por encuentro con Dioni como único y gran referente ofensivo con 21 dianas alzándose con el pichichi del Grupo por segundo año consecutivo. Le siguen Hugo Fraile con seis tantos y el central Juanma Marrero con cinco, algo que habla muy mal de la segunda línea de atacantes azulona.

Resultados generales en liga

PJ PUNTOS G E P GF GC DG
38 65 17 14 7 56 31 +25

Resultados en liga como local

PJ PUNTOS G E P GF GC DG
19 32 8 8 3 31 13 +18

Resultados en liga como visitante

PJ PUNTOS G E P GF GC DG
19 33 9 6 4 25 18 +3

Máximos goleadores

JUGADOR GOLES PARTIDOS
Dioni Villalba 21 37
Hugo Fraile 6 33
Juanma Marrero 5 19
Randy 3 17
Matheus 3 13

Análisis táctico

Partimos de un equipo cuya temporada está claramente dividida en dos estados opuestos. El primero, un Fuenlabrada dominador de todas las facetas del juego, que leía muy bien los encuentros y que los ajusticiaba con suma contundencia. El segundo, un equipo más titubeante, con un perfil menos reconocible y con mucha menos rotundidad en las fases y facetas más claves de los partidos.

Con Antonio Calderón en el primer tramo de la temporada era un equipo directo, ofensivo, vertical, muy contundente y con las ideas cristalinas. El reflejo de lo que fue Calderón como futbolista. Con el paso de la temporada, fue perdiendo esa frescura el equipo fuenlabreño hasta enfrascarse en una peligrosa dinámica que por poco les apea de los playoffs. Quizás la clave estuvo en la pérdida de equilibrio defensa-ataque, así como en la falta de rotundidad en ambas áreas.

Foto: CF Fuenlabrada
Foto: CF Fuenlabrada

Tras su cese, cogió las riendas otro ex futbolista como Eloy Jiménez, que dejó muy buen recuerdo en otra situación similar pre-playoff en el UCAM Murcia. Su idea no es otra que ir al ataque, con un 1-4-3-3 en el que está intentando dar más socios de ataque a un Dioni. Ahí están apareciendo hombres a los que les ha costado entrar mucho como Vicente o Mikel Arruabarrena y que serán fundamentales para nutrir de balones y espacios al ‘killer’ de Villalba.

Problemas en la medular tras la salida de Luis Milla

Como comentábamos, el Fuenlabrada se parte en dos desde la marcha de Luis Milla, un jugador que era sustancial para la propuesta de Antonio Calderón y que canalizaba todo el juego azulón. Como reemplazo, fue fichado Carlos Caballero desde el Córdoba de Segunda División y Marcos Gullón, otro jugador con mucha experiencia. La falta de continuidad y los problemas con las lesiones de ambos (el primero ha dicho adiós ya a lo que resta de temporada) han impedido demostrar su valía para la medular. Ahí ha aparecido un canterano, Randy, para hacerse un importante hueco en el centro del campo, pero es un jugador más físico y que ocupa mucho terreno, más que un distribuidor de juego como Milla. En la faceta creadora, todo pasa ahora por los pies de Cristóbal, que de estar enchufados al partido se presenta como uno de los mejores jugadores de la categoría, pero presenta la típica irregularidad de los jugadores talentosos.

Volviendo a Marcos Gullón, demostró en su debut ante el Valladolid Promesas lo importante que puede ser para este equipo si coge ritmo y partidos. Siempre bien colocado, tácticamente un 10, equilibria muy bien las líneas fuenlabreñas y aporta un toque de calidad muy necesitado por la medular kirika. Quizás en su recuperación para los playoffs pueda estar la clave del éxito de los de Eloy.

En la línea defensiva poseen jugadores con muchísimos e importantes partidos a sus espaldas. Los Cata Díaz, Juanma Marrero o Armando Lozano complementan muy bien la calidad y juventud de los laterales Fran García (perfil izquierdo) y Dani Fernández (derecho), que destacan por su aporte a la ofensiva del CF Fuenlabrada.

El once ideal

Pol Freixanet: Al principio se alternaba con Codina pero, con la llegada de Eloy Jiménez, ha sido el dueño y señor de la portería azulona. Con muy buenos reflejos a pesar de su gran envergadura. Todo tranquilidad, un seguro bajo palos.

Fran García: Gran lateral izquierdo formado en la cantera del Villarreal. Sabe decidir qué hacer en cada jugada. El año pasado se elevó y esta temporada ha sido su consagración.

Cata Díaz: El Fuenlabrada sabía que fichaba un muro con el que se darían casi todos los delanteros rivales. Y no se equivocó. No ha venido a Fuenlabrada a retirarse, un central muy sólido que aporta experiencia al equipo.

Juanma Marrero: La pareja perfecta del Cata Díaz. Juntos hacen que sea un dolor de cabeza hacerle un gol al Fuenlabrada. Con buen remate de cabeza que le ha llevado a ser el tercer máximo goleador azulón con cinco goles.

Dani Fernández: El correcaminos de la banda derecha del Fuenlabrada. Bueno defendiendo y bueno atacando, con buen regate y buen disparo. Ya se ha celebrado algún gol suyo en el Fernando Torres.

Randy: El medio centro defensivo que todo equipo querría tener. Va bien por alto, muy bien al corte, con zancada para salir con el balón jugado y, por si fuera poco, buen disparo y buen remate de cabeza. El sostén del Fuenlabrada en la segunda mitad de la temporada. Y con gol.

Hugo Fraile: Desparpajo para la ofensiva azulona. Un disparo certero que ha dado más de una alegría por el sur de Madrid. Y las que quedan, seguro. Muchísimo trabajo. Juega y hace jugar, ya sea por banda o por dentro.

Cristóbal: La clase hecha futbolista. Puede jugar donde le pongas, lo hará bien seguro. Si juega en campo rival, está a gusto, ya sea en el centro o por banda; si tiene que dar cierta estabilidad en la medular, lo hará también ya que tablas tiene para dar y tomar. Polivalencia y mucha clase, bendición para el entrenador.

Vicente: No había tenido demasiado protagonismo durante la primera vuelta pero se ha ido ganando el puesto hasta convertirse en indiscutible. Una bala, con llegada, buen regate y buena visión de juego para servir balones a Dioni.

Mikel Arruabarrena, Quero o Caballero

Dioni: El killer por excelencia. Si le das un mano a mano estás muerto. También cae a banda y hace jugar al equipo. Es la preocupación de los entrenadores la semana que les toca jugar contra el Fuenlabrada. Pichichi del Grupo por segundo año consecutivo con 21 goles. El gol del Fuenlabrada.