Análisis del entrenador, Miguel Ángel Portugal (Granada CF)

El nuevo entrenador del Granada, Miguel Ángel Portugal, recibe esta semana en casa al Reus Deportiu con los deberes hechos. Con la posibilidad de la lucha por el ascenso casi descartada pide a sus jugadores seguir motivados en cada partido y salir a ganar.

Análisis del entrenador, Miguel Ángel Portugal (Granada CF)
Portugal en el partido ante el Almería | La Liga

Miguel Ángel Portugal aterrizó en Granada apenas hace dos semanas después de la destitución de Pedro Morilla tras cosechar una mala racha de resultados y alejar al equipo de los puestos de playoff. El recién llegado empieza su nueva etapa en un mal momento, con la liga prácticamente finalizada, las aspiraciones de ascender que pretendía el club se desvanecen. El club depende de la derrota de los partidos que resta de campeonato de los equipos por encima en la tabla además de la obligación de ganar todos los partidos.

Las opciones son mínimas pero las ideas del club son claras, luchar por el ascenso. Tan claro es el objetivo que tras una mala racha de resultados, Pedo Morilla solo duró 43 días como entrenador, incapaz de corregir los errores del equipo y ganando un solo partido de seis disputados.

El nuevo técnico, Miguel Ángel Portugal, ha iniciado su etapa con una derrota, aumentando la racha negativa del equipo. Con solo un partido ganado en dos meses, esta semana reciben al Reus Deportiu, que llega con los deberes hechos esta temporada asegurándose una temporada más en Segunda División.

Sin tiempo de adaptación y sin apenas posibilidades, Portugal se enfrenta a este difícil reto, pidiendo a sus jugadores que salgan al campo motivados en cada encuentro hasta el final de temporada porque es la única manera de para ganar los partidos y eso empieza por ganar el siguiente encuentro ante el Reus.

A pesar de la matemática permanencia del Reus Deportiu, tocará disputar un duro encuentro, ya que los visitantes mantienen uno de los mejores registros defensivos y se encuentran en un buen momento.

Aunque acabe de llegar, Portugal está en el punto de mira todos en Granada, aunque no dependa de sí mismo entrar en playoff, la paciencia del club no es mucha, puesto que tras cada bache del equipo ha destituido a sus entrenadores. Con la primera destitución de Oltra después de tres derrotas consecutivas y la destitución de Morilla sin poder arreglar los problemas, Portugal tiene un partido por delante que no solo podría dejar al equipo definitivamente fuera de playoff si pierde, sino que podría pasar a perder posiciones luchando en la media tabla empatando a puntos con el Reus.