El Deportivo Alavés cerró la primera vuelta con victoria

Los babazorros derrotaron al Sevilla de Montella por 1-0 gracias a un tanto de Manu García en la segunda mitad.

El Deportivo Alavés cerró la primera vuelta con victoria
Fotografía: La Liga
Deportivo Alavés
1 0
Sevilla FC
Deportivo Alavés: Pacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte; Manu, Pina, Ibai (Sobrino, min. 89), Pedraza; Munir (Wakaso, min. 85), Guidetti (Hernán Pérez, min. 75).
Sevilla FC: Rico; Mercado (Corchia, min. 83), Kjaer, Lenglet, Carole; Pizarro, Geis (Sarabia, min. 61); Nolito, Banega, Navas (Muriel, min. 72); Ben Yedder
MARCADOR: 0-1, min. 51, Manu García.
ÁRBITRO: Sánchez Martínez (Comité Territorial Murciano). Amonestó a los locales Pina (min. 55), Manu (min. 89) y Ely (min. 90). También mostró amarilla a los sevillistas Lenglet (min. 64) y Kjaer (min. 71). Expulsó al albiazul Duarte por doble amarilla (min. 24 y min. 83).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 19 de La Liga. Disputado en el Estadio de Mendizorrotza (Vitoria-Gasteiz), ante 19.413 espectadores.

El Deportivo Alavés viaja este sábado a Sevilla para cerrar la temporada de La Liga. Los babazorros, ya salvados hace semanas, buscarán una victoria que les permita acabar lo más arriba posible. El Sevilla, con Caparrós al mando, ya se ha clasificado para Europa, pero quiere brindarle a su afición la victoria en una temporada de muchos altibajos. 

En la primera vuelta fueron los vitorianos los que se impusieron gracias a un gol de Manu García al poco de comenzar la segunda mitad. Con Abelardo al mando el Alavés empezaba a levantar el vuelo. Lo contrario del Sevilla, que con Montella en el banquillo seguía sin dar con la tecla. El italiano llegó a Vitoria sin saber lo que era ganar en Liga tras caer en el derbi.

Guidetti, fichado por el Alavés en el mercado de invierno, debutaba en Mendizorrotza acompañando a Munir. Laguardia y Ely formaban la pareja de centrales babazorra. Montella probó con un doble pivote formado por Geiss y Pizarro, con Banega por delante. No funcionó, y ya cuando estaba por detrás en el marcador tuvo que cambiar el sistema. 

Los andaluces buscaban el balón en los primeros compases, pero era el Alavés el que tenía los acercamientos más peligrosos. La situación se cronificaba con el paso de los minutos, y ninguno conseguía dar con la tecla para derrumbar el muro rival. Sobre todo era Pedraza el que llevaba mayores dosis de peligro, pero su falta de acierto en la zona caliente impidió que el partido llegase con goles al descanso.

Sentencia del capitán

La segunda mitad no pudo empezar de mejor manera para los aficionados babazorros que abarrotaban Mendizorrotza. Córner para los suyos botado desde la derecha que no acierta a despejar la zaga hispalense y que cae en los pies de Manu García. El capitán, con un un gran gesto técnico seguido por un buen disparo a la media vuelta batía a Sergio Rico y ponía a los suyos por delante. 

El Sevilla, ya con Sarabia en el campo sustituyendo a Geiss, intentó volver a coger la manija del partido, pero no conseguía acercarse a la portería de Pacheco. Agarrotados por la presión, los minutos pasaban y sus posibilidades de lograr la igualada eran cada vez más remotas. Sólo por los costados acertaban a llevar ligero peligro a la meta babazorra. 

La entrada de Muriel dotó de pólvora ofensiva al Sevilla, y la expulsión de Duarte por doble amarilla les dio alas para intentar lograr el empate. En inferioridad, Abelardo metió músculo para aferrarse a la victoria, y los acercamientos de los visitantes se vieron limitados a meros arreones con más corazón que cabeza. 

El Alavés terminaba por llevarse la victoria, que les dejaba a dos puntos de los puestos de descenso, su máxima distancia de la temporada. El Sevilla se quedaba sexto, demasiado lejos de la Champions y con un buen puñado de equipos pisándoles los talones por Europa. 

Este sábado se ven las caras para cerrar una temporada de contrastes. El Alavés, que en noviembre se vio hundido, afronta cada partido con la satisfacción de haber cumplido el difícil objetivo y con ganas de que la temporada no acabe. El Sevilla, que con Caparrós ha conseguido que el curso no termine de descarrilar, quiere que suene ya el pitido final del año.