Informe VAVEL Playoffs 2018: UE Cornellà, el tapado quiere seguir haciendo historia
Fotomontaje: Santiago Arxé (VAVEL)

Informe VAVEL Playoffs 2018: UE Cornellà, el tapado quiere seguir haciendo historia

VAVEL analiza al UE Cornellà de cara al "playoff" de ascenso a Segunda División.

vicente-soro-guillem
Vicente Soro Guillem

La UE Cornellà se clasificó en Sagunto a unos playoffs de ascenso a Segunda División por primera vez en su historia. Los de Jordi Roger se sobrepusieron a la salida de Enric Gallego en el mercado invernal, y han acabado haciendo historia. Una historia que quieren seguir escribiendo en estos playoffs.

Tras una temporada sin lograr grandes cotas el curso pasado, el Cornellà estrenaba temporada ante su gente en uno de esos partidos típicos del fútbol de bronce. Mucha pugna en el centro del campo y pocas ocasiones. Resultado a gafas ante un recién ascendido como el Ontinyent para arrancar el año. Pocos podían imaginar aquella noche del 20 de agosto que, nueve meses después, el Cornellà acabaría cuarto en una liga plagada de equipos históricos como Mallorca, Elche o Hércules.

Jordi Roger ha sido el encargado de liderar el barco desde la banda. El técnico decidió quedarse en su casa, pese a tener más de una oferta para marcharse, e intentar lo imposible con el equipo que le ha visto crecer como entrenador y como persona. Nadie conoce mejor el Nou Municipal que Jordi Roger y eso en las oficinas del club lo sabían en verano.

Foto: UE Cornellà
Foto: UE Cornellà

La reestructuración de plantilla fue importante. Se quedaron hombres de peso en el equipo como Pep Caballé, Marc Caballé, Enric Gallego, Pere o Sergio Gómez. Otros como Édgar González y Borja dieron un paso adelante para ser más importantes. En el apartado de llegadas aterrizaron Craviotto bajo el arco y Valentín regresó a su casa para aportar veteranía a un grupo con clase e ilusión. Dos desconocidos para los aficionados del Cornellà serían clave en el desenlace final. Fito Miranda y Sergio Cortés, dos puñales por banda que sabría utilizar a la perfección Jordi Roger.

Una vuelta perfecta con Enric al mando

El nombre perfecto para resumir la primera vuelta del Cornellà en el campeonato es Enric Gallego. El ariete de Bon Pastor fue el mejor jugador de todo el grupo III de la Segunda B de largo. Tras un inicio dubitativo con un punto de seis en las dos primeras jornadas, los verdes empezaron a encarrilar buenas rachas con algún tropiezo esporádico gracias a los goles del delantero.

Foto: UE Cornellà
Foto: UE Cornellà

Los grandes problemas del Cornellà en aquel primer tramo de campeonato llegaron lejos del Nou Municipal. Competir ante equipos que tienen mucho más presupuesto que tú es complicado, y todavía lo es más si el terreno de juego es mucho mayor al del Nou Municipal. El Cornellà sufrió cuatro derrotas en esa primera vuelta en campos de mayores dimensiones que el suyo. Villarreal B, Mallorca, Lleida y Badalona aprovecharon ese punto débil de los verdes para doblegar a los de Jordi Roger. Curiosamente, cuatro equipos a los el Cornellà, una vuelta después en casa y con su gente, pasaría por encima de ellos.

El tramo final de 2017 fue para enmarcar. El Cornellà encarriló cuatro victorias consecutivas ante rivales de la zona baja como el Deportivo Aragón, Peralada, Penya Deportiva y Atlético Baleares. Doce puntos que le permitieron llegar al último partido de la primera vuelta en tercera posición. Un choque que se le atragantó a los de Jordi Roger. El Atlético Saguntino conquistó los tres puntos del Nou Municipal, pero ello no impidió al Cornellà perder la tercera plaza. El discurso ya cambiaba. Una vez allí, el objetivo de la salvación era demasiado poco ambicioso. Los verdes querían y debían mirar hacia arriba. Y así lo hicieron.

El adiós de Enric no fue tan doloroso

La gran primera vuelta de Enric Gallego no pasó desapercibida para otros equipos con mayor potencial económico. A finales de diciembre, el Extremadura pagó la cláusula del ariete de Bon Pastor y dejó huérfano de gol el Nou Municipal. Parecía que había llegado la hora de Sascha Andreu, y así fue cuando en el segundo partido de la segunda vuelta logró anotar el gol que dio un punto a los verdes en Llagostera. Pero tampoco fue así. Sascha también salió hacia Ontinyent en busca de minutos. La delantera había dado un cambio radical. De Kogel y Mujica aterrizaron en Cornellà con el objetivo de hacer olvidar a Enric Gallego y, con la ayuda de sus compañeros de ataque, lo lograron.

El inicio de la segunda vuelta fue un tanto dubitativo. Se echaba mucho de menos a Enric. Tras el empate en Llagostera, el Cornellà acumuló otros tres partidos sin ganar. Pese a ello, los verdes estuvieron en todo momento dentro de la promoción de ascenso. Sin lugar a duda, el punto de inflexión fue el encuentro ante el Villarreal B. Llegó un grande al Nou Municipal y el Cornellà lo hizo muy pequeño. De Kogel, Marc Caballé y Maureta fueron los goleadores de un duelo en el que los de Jordi Roger hicieron muy pequeños a los grandes talentos del filial amarillo. Sería el primero de los gigantes que caería derrotado en el fortín del Baix Llobregat.

Un punto en Formentera fue el aperitivo de otro partido de los grandes en el Nou Municipal. El líder visitó Cornellà con el objetivo de llevarse los tres puntos, y lo que se llevó fueron tres goles en contra. Pep Caballé, Fito Miranda y Mujica dieron la puntilla a todo un equipo que tiene en sus vitrinas una Copa del Rey. Un triunfo que dio moral e impulso a unos hombres de verde que empezaban a creerse que eso de jugar una promoción de ascenso al fútbol profesional dejaba de ser un sueño y se acercaba a acabar siendo una realidad.

El tramo final tuvo de todo. Los partidos claves en casa se sacaron. Lleida y Badalona sucumbieron en el Nou Municipal ante un equipo y una afición entregada y decidida a vivir la historia. Antes y después del choque de Badalona el equipo pasó por un tramo con demasiadas curvas. Tres partidos sin ganar previos al encuentro ante los escapulados, y otros tres sin ganar después de vencer a los de Manolo González. Pero en las tres últimas finales el equipo no falló. Los pinchazos ante Deportivo Aragón y Peralada hicieron peligrar el sueño del Municipal, pero a los de Jordi Roger no les temblaron las piernas en el momento más decisivo de la temporada. Un gol olímpico de Fito Miranda ante el Baleares y otro de Pep Caballé en Sagunto han hecho posible lo imposible, el Cornellà es equipo de playoffs.

La diferencia: Fito Miranda

Si hay un jugador capaz de decidir un partido en este Cornellà es Fito Miranda. La zurda del extremo verde está hecha de otra pasta. Ágil en el uno contra uno, con buen golpeo de balón y con capacidad suficiente para tirar del carro en los momentos más delicados. Así podríamos definir a uno de los culpables de que el equipo dispute esta fase de ascenso a la Liga 123. Seis goles en treintaiséis partidos son el balance en datos de la temporada del extremo natural de Barcelona.

Análisis  táctico: Dibujo fijo para un juego mixto

El preparador del cornella, Jordi Roger, tiene muy claro cuales son las claves del éxito. Trabajo, solidez defensiva y un esquema fijo. La pelea y entrega es algo innegociable en el club del baix, partiendo de esa base, se ficharon jugadores para darle buen trato al balón y buscar ser un equipo dominante de la posesión. Era importante dotar al equipo de otro juego que el ya conocido pelotazo a los puntas y la estrategia a balón parado.

Una temporada de renovación y cambio de esquema. Si el curso anterior usó varias veces un rombo en la medular o un único pivote con línea de tres por delante, el dibujo más utilizado durante  la reciente temporada es un 4-4-1-1 con doble pivote, siendo uno de los pocos equipos de la liga en usarlo habitualmente. Sus componentes fueron Fall y el genial creador Marc Caballe durante la primera vuelta,  para luego adelantar a este a la media punta y poner al capitán Sergio Gómez abajo dominando toda la zona media. Es un planteamiento que permite pasar a un 4-2-3-1 o 4-4-2 nato cuando raramente usaba dos delanteros centros puros (se vio en dos partidos con Sascha-Enric). Cuando las cosas no funcionaban, estaba Fito Miranda. El extremo es un jugador que marca las diferencias. Jordi Roger fue moviendo piezas hasta encontrar el equipo que deseaba. También las muchas lesiones provocaron desajustes en posiciones naturales, por ejemplo, Valentín jugando de lateral derecho. De la misma manera que empezar con Enric en punta y tras su marcha, ficharon a León de Kogel, para acabar con Mujica arriba.  Por el lateral zurdo han pasado tres jugadores Joan Oriol, Valentín y Ricard.

En campos más grandes que el Nou Municipal se pudo ver una modificación del esquema a  5-4-1, ya fuera el polivalente Pep Caballe de carrilero diestro o Maureta de tercer central junto  Borja y Edgar.

La premisa siempre ha sido jugar el balón y tener paciencia con él. Se han visto muy buenas combinaciones y varios partidos con posesión ganada. Sin embargo no se olvida el ADN de este club, balón arriba para que se busque la vida el punta o pueda haber segunda jugada.

Uno a uno

Craviotto: porterazo. Un meta de sobrada experiencia que transmite máxima seguridad. Estilo clásico, mantiene reflejos y gran juego aéreo. Intimidante en el mano a mano, tuvo paradas salvadoras que dieron muchos puntos. Mantuvo la portería a cero en 11 ocasiones.

Pere: titularisimo. Sin recambio natural en la plantilla. El mejor lateral derecho de la liga siempre está a un gran nivel. Su garra, carácter y clase provocan un plus de calidad al equipo. Sus arranques  desde el lateral y superando líneas de presión son una de las habituales soluciones para la salida de balón. Se lesionó para más de un mes y el equipo notó su baja.

Borja: central total. Espectacular su temporada. Un central de una categoría inmensa. Todo lo hace bien, todas las decisiones son correctas. Buena salida de balón, inmenso en el juego aéreo y perfecto en la rápida presión a la nuca del rival. Manda en la zaga. Estuvo media vuelta sin minutos y aun no se sabe por qué. Recuperó la titularidad hasta el final.

Edgar: consolidado. Habitual pareja de Borja. El espigado central tiene sus principales características en un potente juego aéreo y un gran dominio del balón. Partidos como el de la nova Creu Alta donde sacó todos los balones, le han consagrado. 21 años y un futuro muy prometedor.

Maureta: fichaje muy acertado. Procedía del Ebro y su rendimiento perfecto. Un defensa central sobrio y muy bueno en las marcas. Disputó varios partidos seguidos de titular por lesión de Edgar, entendiéndose muy bien con Borja.

Valentín: lateral zurdo fichado en verano para volver a la que fue su casa. Uno de los capitanes. A sus 32 años mantiene el nivel que demostró en anteriores equipos. Rendimiento inmediato. Mucha presencia en ataque para poner centros.

Pep Caballe: ídolo. Hombre de la casa y estandarte de una generación que ha conseguido los mayores éxitos de la entidad. Polivalente, lo vimos en ambas bandas o en el lateral. Es un motor, trabajo y trabajo y le une un gran dominio de pelota que le permite siempre zafarse de rivales que le rodean. Titular casi siempre, ya lleva 300 partidos con la verde.

Sergio Gómez: el pitbull. Otra vaca sagrada de solo 27 años. El primer capitán de la plantilla es una garantía. Un jugador de esos que necesitan todos los equipos, domina y gana toda la zona media. Sus coberturas siempre a las espaldas de compañeros y su presión le convierten en uno de los mejores mediocentros. Más de un mes lesionado que le hizo perder la titularidad cuando estaba en su mejor momento. 28 partidos jugados.

Fito: el estandarte. Un jugador  de esos resolutivos, de los que cambian el partido en una jugada. Extremo de máxima finura. Especialista en el balón parado, ha conseguido la hazaña de firmar dos goles olímpicos en la misma temporada.  Jugándolo todo, se le pudo ver cansado durante tres partidos en el tramo final de liga pero apareció su magia. Seis goles en total.

Marc Caballe: un genio. Titular indiscutible. El ex­ del Espanyol es un creador nato. Siempre se ofrece y todas las jugadas de ataque pasan por él.  Empezó la temporada en el doble pivote generando mucho juego, tras el parón navideño jugó de enlace. Visión y mucha técnica le permiten meter pases filtrados que nadie ve.  Además ha mejorado en el juego aéreo y en la presión habitual que debe generar el segundo delantero. Físicamente a un nivel muy regular durante toda la temporada que es algo que no lograba encontrar antaño.

Sergio Cortes: un extremo de inmensa calidad. Fichado del filial balear, vino para romper a laterales. Le gusta encarar y buscar línea de fondo, también jugar por dentro. Habilidoso en el mano a mano es decisivo en ataque. Especialista en el balón parado. Empezó de titular pero sin razón desapareció del once durante gran parte de la temporada. Recuperó su sitio en el equipo inicial para los últimos partidos de la liga.

Fall: pivote fijo. Ex capitán del Extremadura llegó como estrella. Su rendimiento de menos a más. Tuvo problemas para adaptarse al juego y los conceptos tácticos al inicio pero su tramo final de temporada fue a un alto nivel. El mejor en Sabadell y también en Zaragoza contra el filial maño. Intocable para el míster; lo ha jugado todo.

Mujica: fichaje clave en enero. Llegó del Barça B y se hizo con la titularidad. Adaptación inmediata. Primero por banda izquierda generando otro ritmo distinto en ataque. Y los últimos partidos de delantero centro. Fuerza y técnica más cinco goles en su casillero le avalan.

Joan Oriol: ex jugador del Villarreal con quien disputó champions, es un lateral zurdo que llegó en invierno. Lo tiene todo. Un nivel superior tanto en ataque como en defensa. Le gusta tener balón o buscarlo en carrera. Se ganó la titularidad nada más aterrizar.

Xemi: vuelta a casa. Un jugador muy querido que su paso por el Barça maduró y le hizo más adulto. Puede moverse por la media y por la banda. Jugador de trabajo y de inicio de jugada con su toque.

Gordillo: fichaje invisible. Jugador que no le han dado las oportunidades que merecía. Habilidoso con el balón y elegancia que no le han servido para jugar. Inexplicablemente siempre le tocaba banquillo o grada. Un gol con la camiseta verde.

Reche: el pivote de 31 años estuvo tres meses lesionado y no consiguió continuidad. Su fuerte es el juego aéreo y la buena situación de la jugada, achica muy bien los espacios.

VAVEL Logo