El Real Madrid de 1998, un punto de inflexión
Mijatovic abrió la veda para ser campeones de 1998. Fuente: RealMadrid.com

El Real Madrid de la 1997-98 llegaba de ser campeón liguero. Un conjunto que con Capello de la mano conseguía dos cursos después conseguir el preciado trofeo. Hubo un cambio importante, no solo en la plantilla sino en la forma de jugar. Además el equipo merengue había visto cómo su vecino de la ciudad, el Atlético de Madrid, conseguía un importante doblete con un ex-entrenador madridista como Radomir Antic. 

Entre los cambios de plantilla que hubo en 1996 de la mano del preparador son los siguientes. Fichó a futbolistas tan importantes y reconocidos actualmente como Illgner, Panucci, Roberto Carlos, Seedorf, Mijatovic o Suker. Contrató a otros como Secretario o Ze Roberto; pero no tuvieron esa impronta en el club. Por el contrario, salieron otros como Quique Sánchez Flores, Luis Enrique, Laudrup, Zamorano o Michel, entre otros. Y consiguió el título liguero de forma similar a lo que haría posteriormente en su vuelta al equipo. A dos puntos del Barcelona. Pero esto permitía la épica que se conseguiría en 1998

El entrenador preparador era suplido por un Heynckes que ya era conocido en España. Dos años míster del Athletic, acabando octavo y quinto; y otros dos en Tenerife siendo quinto y noveno. Había conseguido dos Ligas alemanas con el Bayern de Munich de forma consecutiva a finales de los 80.

Heynckes había sido campeón de Alemania como jugador con el Borussia Mönchengladbach en cuatro ocasiones. El equipo, por cierto, de su ciudad. Llegó a ser además máximo goleador en dos ocasiones gracias a sus 30 y 27 tantos en ambas campañas. Con el germano también hubo varios cambios en la plantilla. El primer cambio importante fue la retirada de un histórico como Paco Buyo, que fue sucedido en la campaña del título liguero por el guardameta, también alemán, Bodo Illgner. También salieron futbolistas como Milla, Lasa, Alkorta, García Calvo o Petkovic. En cambio, entraron otros como Karanka, Morientes, Savio, Dani, Contreras o Karembeu; entre otros.

Dos nombres revelación

Esa campaña tuvo dos nombres importantes. Cañizares y Jaime. El primero, portero que posteriormente saldría en dirección a Valencia, jugó los dos encuentros de la Supercopa de España que se consiguió, los seis primeros partidos de Champions, pertenecientes a la fase de grupos y los 26 primeros encuentros de Liga. Ahí es nada. Illgner hasta entonces había disputado tan solo los dos encuentros de Octavos de Copa donde el equipo fue eliminado por el Alavés por valor doble de goles. 

La jornada 27, que fue debut liguero para el, entonces, '25' madridista fue un dos a cero ante el Mallorca. Pero la jornada siguiente recibió el equipo un incontestable tres a cero ante el Barcelona. A pesar de ello, al prepador germano no le temblaría la mano. Así sería hasta el final.

En lo referente al canterano madridista Jaime, fue una sorpresa para todos. Incluso para él. Un futbolista que, parecía venir de refresco, jugó 20 de los 38 encuentros ligueros como titular. Disputó ambos partidos de Supercopa, uno de Copa del Rey. Y tuvo minutos, excepto en dos encuentros de los once disputados. Siendo titular en otros dos duelos. 

Similar campaña a la actual

El equipo comenzaba la campaña con la Supercopa de España. En la ida sufrió una derrota ante el Fútbol Club Barcelona por dos a uno. Pero en el Bernabéu fue un vendaval consiguiendo un cuatro a uno, consiguiendo el trofeo y empezando la campaña de la mejor manera. Tal fue el buen comienzo que solo se vería trastocado en la jornada nueve por una derrota por dos a tres ante el club blaugrana. 

Hasta entonces, el equipo blanco había jugado once encuentros, saliendo vencedor en nueve de ellos. Tres empates: ante el Atlético, el Mallorca y el Deportivo de la Coruña.

Desde la derrota en casa hasta el final de año, solo sufriría otra derrota. Eso sí de forma, tal vez, inesperada. El Rosemborg en Fase de Grupos le vencería en su casa por dos a cero. Doce encuentros hasta Navidades. Ese traspié y cuatro empates, consiguiendo vencer en el resto de los duelos.

Llegó a ser  líder en dos jornadas (trece y catorce), pero se asentó posteriormente en la segunda posición. Volvería de navidades siendo segundo, a cuatro puntos del líder, el Barcelona y seguido de la Real Sociedad a siete puntos, y del Celta de Vigo y Athletic a ocho puntos. En la vuelta, en enero, tendría varios partidos donde sufriría traspiés. De hecho, en enero, de los seis encuentros disputados tan solo vencería en dos ante el Salamanca y Alavés, en la vuelta de Copa. Este partido serviría para ser eliminado del trofeo copero. Sería derrotado ante el Betis y la Real Sociedad en Liga y el conjunto vitoriano en la ida copera. 

Tal sería la mala campaña liguera que de los 16 partidos posteriores de la competición, tan solo vencería en cinco. Distinto destino y resultados en la Copa de Europa. Tan solo el Bayer Leverkusen y posteriormente el Dortmund en sus respectivos estadios consiguieron empatar con el coloso blanco. Pero no les serviría de nada. El equipo iba directo a la final de Ámsterdam.

Allí se encontraría con una Juventus imponente. Pero que, históricamente, no le había ido mal sus enfrentamientos. De hecho, hasta entonces se habían enfrentado en ocho ocasiones y había sido derrotado en otras tres. Casualmente, la última derrota blanca a manos del club turinés fue un duelo que dio la vuelta el club italiano por dos a cero a una victoria blanca. Cuartos de Final de la temporada 1995-96 y que tendría como campeón a la 'Juve'. 

El equipo juventino al que se enfrentaba el 'Madrid' tenía a varios de los mejores jugadores del momento. Filippo Inzaghi, Del Piero, Deschamps, Davids, Peruzzi, entre otros, y con el 21 'un tal' Zinedine Zidane. Su entrenador, el histórico Marcelo Lippi. El equipo madridista sin el aura de favorito dio la sorpresa y la mayor felicidad posible a sus aficionados. La 'Séptima' fue para la Sala de Trofeos del Real Madrid.

VAVEL Logo