Mehdi Nafti: "Es un momento duro porque no me esperaba este final"
Foto: José María Colomo (Vavel.com)

Mehdi Nafti: "Es un momento duro porque no me esperaba este final"

El técnico del Mérida AD daba la última rueda de prensa posterior al partido tras haber consumado el descenso a 3ª división en O Vao, feudo del Coruxo.

lydia-sanchez-gil
Lydia Sánchez Gil

Las ruedas de prensa de Mehdi Nafti no suelen ser excesivamente largas. Casi nunca llegan a los 10 minutos. Otras veces no llegan incluso a 4. En esta ocasión, la posterior al Coruxo - Mérida duró unos 5 minutos. 300 segundos en los que el franco-tunecino dijo bastantes cosas interesantes con las palabras... pero donde lo principal lo dijo con sus ojos y, especialmente, con sus lágrimas y sus silencios. Porque cuando consumas un descenso a la categoría que sea con un equipo donde lo has dado todo y donde el respeto hacia tu persona es máximo, no sale otra cosa. 

Como no podía ser de otra forma, el técnico empezó pidiendo perdón a los periodistas debido al estado en el que se encontraba: "Perdonad si me quedo un poquito corto de palabras". Hablando ya del fatídico hecho en sí, Nafti afirmaba que para él "sigue siendo aprendizaje del fútbol". Se acordaba de sus jugadores jóvenes. Kiu, Kike Pina... "Tendrán más palos en su vida deportiva". Más tarde, reconocería que es el primero que le dan a él en su etapa como entrenador.

Llega el momento de acordarse de ellos, de los que se han hecho más de 500 kilómetros para ver a su equipo, de los aficionados, y aquí a Nafti ya le cuesta articular las palabras: "Es duro agradecérselo... Quiero pedirles perdón porque 3ª división no es la 2ªB.".

Recordemos que el técnico fue despedido en diciembre para ser repescado poco tiempo después, en marzo, con el equipo ya enrolado en una pésima dinámica. Sin embargo, Mehdi reconoce que "había vuelto con mucha ilusión y muchísimas ganas y es un momento duro porque no me esperaba este final". 

Ni en esta tesitura ha querido el entrenador olvidarse del rival, a quienes felicitaba no solo por su permanencia, sino también por el recibimiento. "Para ellos ha sido una gran tarde de fútbol y para nosotros acaba como un funeral", expresaba. 

En el mundo del deporte no solo están los propios deportistas, que son los protagonistas, sino que detrás de ellos se encuentran sus familias. Nafti se acordaba de ellos muy afligido: "Voy a necesitar días para recuperarme porque al final son muchas horas dedicadas al fútbol lejos de la familia... Había hecho una promesa a mi hija y no ha podido ser".

Un entrenador es siempre un entrenador, y el franco-tunecino no quiso olvidarse de sus preocupaciones como tal. Manifestó su deseo de "aprender de los errores y, a partir de mañana, analizar lo que hemos hecho mal, pero no para machacar sino para crecer y mejorar, yo el primero".

Sin embargo, un entrenador también es una persona, y cuando te tratan bien en un lugar, es difícil e incluso injusto ocultarlo. "Es duro porque le tengo mucho cariño a la ciudad, al club, a la gente de Mérida, me siento como en mi casa, por eso es aún más duro, porque lo sientes", intentó pronunciar Nafti aún entre sollozos.

Respecto a su futuro, confesaba que esa "no es una pregunta para hacerme hoy, ahora mismo el futuro lo veo tan negro que no estoy para preguntármelo". Otro silencio más. Aplausos de los periodistas. Lágrimas. Y final.

VAVEL Logo