Dulce derrota
Foto: RCDeportivo oficial

Cuando todas las previsiones apuntaban a un partido distinto al de la ida, volvió a suceder. Fabril y Extremadura protagonizaron un encuentro no apto para cardíacos que tuvo absolutamente de todo y, de nuevo, desde el inicio. Expulsiones, alternartivas, golazos y emociones al límite sirvieron para rubricar una de las eliminatorias más intensas de esta primera fase. Al final, el gol doble de Álex Barrera desequilibró la balanza en favor de un Extremadura que mañana volverá a figurar en el bombo.

Inicio demoledor

Juan Sabas tenía claro su guion. El Extremadura debía obviar su renta y salir al ataque para incrementar sus opciones. Para tal enmienda, optaba por repetir su clásico esquema con las novedades de Miranda, sustituyendo a Álex Barrera, y Nico Delmonte en lugar del sancionado Borja García. Una formación casi idéntica a la del primer encuentro  y que, tal y como sucedía hace siete días, surtía efecto a primeras de cambio.

Minuto 04. Balón diagonal que, tras controlar en el área, Kike Márquez cede a Valverde. El extremo conduce, la deja a Zarfino y el charrúa se inventa un derechazo de primeras que sorprende a Álex. 0-1, golazo y comienzo inmejorable para un Extremadura que golpeaba primero una semana después.

Tras el gol, el Fabril llevaba a cabo una reacción obligada y apretaba el acelerador. Sin embargo, el conjunto visitante seguía mordiendo en cada llegada y Enric Gallego rozaba el segundo asistido por Kike Márquez. El viento parecía soplar a favor de los de Almendralejo que tenían el inicio soñado y la eliminatoria, justo donde la querían. 

Pero en esto del fútbol, cada segundo puede convertirse en un nuevo encuentro y las tornas cambiaban rápidamente apenas seis minutos después. Falta que saca el filial desde la medular, Miranda se va al suelo dejando sólo a Galán y su pase lo remata Uxío al fondo de la red. 1-1 y despiste de la zaga que revive a los locales.

El gol dejaba desorientado a un Extremadura que comenzaba a titubear y, en el minuto 19, Expósito lo aprovechaba. Balón desde la izquierda de Diego Caballo, Uxío la deja hacia atrás y el catalán, desde fuera del área, se saca una rosca al palo largo de Manu García y hace inútil su estirada. Golazo que subía el 1-2 al marcador y reseteaba la eliminatoria.

Al igual que ocurriese en la ida, la tensión subía a ritmo vertiginoso  y el partido se iba endureciendo cayendo en continuas interrupciones. Fruto de ello llegaría la jugada que condicionaba el final de la primera parte y el inicio de la segunda. Luís Fernández suelta el codo sobre Nico Delmonte y el colegiado no duda en mostrarle la segunda amarilla.

La expulsión cambiaba el sino del encuentro, obligando al filial a replegarse y al Extremadura a estirar líneas. A partir de aquí, el equipo azulgrana tomaba los mandos y cercaba la portería defendida por Álex aunque, eso sí, sin puntería.

Nuevo giro de guion

La segunda mitad proseguía por los mismos derroteros que el final de la primera. Los de Almendralejo era dueños de la bola y, conscientes de su superioridad numérica, seguía apretando con el objetivo de anotar y asegurar el pase. Los locales, por su parte, se defendían con uñas y dientes y asumían el incómodo rol que su rival sufrió en la ida.

Sin embargo y cuando todo parecía encauzado para una hipotética sentencia, se producía el enésimo giro inesperado de la eliminatoria. En el minuto 58 Pardo convertía una inocente pérdida de balón en  su segunda amarilla, dejando a su equipo con diez y reviviendo a un Deportivo Fabril que volvía a contar con opciones.

En el minuto 60 una gran jugada de Blas por la derecha finalizaba con un paradón de Manu García. El Extremadura replicaba tímidamente y tendría su acercamiento más peligroso en el 72, con un gol anulado a Enric Gallego por fuera de juego. De ahí al final, más corazón que ideas y dos equipos mermados que se plantaban en una dramática prórroga.

Prórroga al nivel de la eliminatoria

Apenas se había recuperado el aliento cuando Carlos López, de certero disparo desde fuera del área, volvía a perforar la red de Manu García. Con ese resultado Abegondo estallaba, el filial se clasificaba y los fantasmas de la segunda vuelta volvían a hacer acto de presencia en el equipo de Almendralejo. 

Consciente de que la eliminatoria se escapaba el Extremadura apretaba los dientes, pero no encontraba ni la claridad, ni el premio a su insistencia. Los minutos pasaban el drama se acrecentaba y, prácticamente de la nada, llegaba la jugada que lo cambiaría todo.

Minuto 107  falta botada por Kike Márquez, la bola se escurre entre las manos de y, el regalo lo aprovechan Cabrera y Barrera para acortar distancias y lograr la clasificación. 3-2 que da el pase "in extremis" y desata el éxtasis entre los más de 200 aficionados visitantes.

La tuvo al final pero no habría tiempo para más. La imagen de 22 jugadores exhaustos era fiel reflejo de una brillante eliminatoria en la que ambos conjuntos merecieron el pase. Finalmente, la fortuna sonrió al equipo que mejor supo sobreponerse a las adversidades y cerró las puertas del playoff a un filial que dio la cara durante los dos encuentros. 

Sin tiempo para saborear la clasificación,  el Extremadura conocerá el nombre de su nuevo rival. Abegondo ya es historia. El sueño de los hombres de Sabas continúa y la nueva vara de medir la impondrá un primero de grupo que visitará Almendralejo el próximo fin de semana.

VAVEL Logo