Resumen de la temporada 2017/2018: FC Barcelona B, el modelo en duda

27 de mayo de 2018, esta será una fecha recordada por el descenso del FC Barcelona B a la Segunda División B. La gestión de la plantilla  del filiar azulgrana ha sido puesta en duda en más de un momento durante este año. Con el equipo descendido, se espera un cambio.

Resumen de la temporada 2017/2018: FC Barcelona B, el modelo en duda
Imagen de archivo. Carles Aleñá tendido en el césped del Miniestadi | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Fracaso absoluto. El FC Barcelona B termina una temporada para el olvido tras consumar su descenso a la Segunda División B. Los azulgrana han sufrido de sobremanera para intentar mantener una categoría que no han perdido hasta la antepenúltima jornada. Con Gerard López hubo un atisbo de esperanza pero los once partidos sin ganar llevaron a un cambio de rumbo, con Francisco Javier García Pimienta al mando tras una gran gestión del Juvenil A. Las ideas del nuevo técnico dieron un aire renovado a la plantilla pero cuando era ya demasiado tarde para conseguir la tan ansiada permanencia.

Sergi Roberto ha sido el último futbolista del filial que se ha asentado en el primer equipoLa campaña 17/18 no ha sido un fracaso por el descenso, sino por la pérdida de protagonismo que ha tenido el 'modelo Barça'. Históricamente, el club azulgrana se ha caracterizado por confiar en los jugadores de la casa, aquellos que - dicho vulgarmente - han mamado de la filosofía culé desde pequeñitos. De hecho, la mejor generación del fútbol en Can Barça vino con Pep Guardiola, que confió en una base 'made in Masía', que llevó a la consecución de un sextete. Aquel Fútbol Club Barcelona será siempre recordado por la cantera: Víctor Valdés, Gerard Piqué, Carles Puyol, Sergio Busquets, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Pedro, Bojan y Leo Messi; son solo algunos de los tantos hombres formados en la Ciudad Condal que pasaron por las órdenes del técnico de Sampedor. 

Sergi Roberto, último futbolista del filial en asentarse en el primer equipo | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Sergi Roberto, último futbolista del filial en asentarse en el primer equipo | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Como dato objetivo, Sergi Roberto es el último futbolista del filial que se ha asentado en el primer equipo. El de Reus debutó con Guardiola en 2011 y no fue hasta 2016 que se ganó la titularidad en el lateral derecho con Luis Enrique. En la presente temporada Ernesto Valverde ha contado con él e incluso ha habido polémica por la decisión de no incluirle en la lista de España para el Mundial de Rusia 2018.

¿Cantera o cartera?

Es el clásico tópico que, por suerte o desgracia, se plantean actualmente los aficionados culés, y es que el FC Barcelona B removió el mercado de fichajes en verano (sumado al de invierno de 2018). Con el ascenso confirmado, fueron hasta 21 los futbolistas que dejaron la entidad azulgrana y 16 las nuevas incorporaciones. Con todo, hubo 13 efectivos que continuaron en el filial. A ello hay que sumarle los movimientos que se produjeron en enero de este mismo año (5 incorporaciones, 8 bajas). El ejercicio ha terminado con hasta seis futbolistas cedidos al Barça B, procedentes de Eibar, Villarreal, Celta, Granada y Palmeiras

BAJAS EN 2017/18 EQUIPO (EN EL MOMENTO DE MARCHAR)
Borja López Hadjuk Split
Dani Romera Cádiz CF
Alberto Perea Cádiz CF
Gerard Gumbau Leganés CF

Suárez 

Girona FC
Xemi Oxford United
Vilanova Hércules CF
Moha Hércules CF
Konyk Sevilla Atlético
Carbonell Reus CF
Cámara  Reus CF
Paik Girona FC
Trápaga CE Sabadell FC
Alasana CE Sabadell FC
Fati CE Sabadell FC
Guillemenot CE Sabadell FC
Sergi Puig CE Hospitalet

Abeledo

Málaga CF "B"
Lee Hellas Verona
Nili Albacete Balompié
Quintillà Rescisión de contrato
Choco Lozano Girona FC
Alfaro Real Zaragoza
Moisés Delgado Real Valladolid CF "B"
Kaptoum Real Betis Balompié "B"
Santi Bueno CF Peralada
Rafa Mújica UE Cornellà
David Concha Baja federativa
Fali Gimnàstic de Tarragona

Al hilo de lo comentado, estos eran los 13 futbolistas que estuvieron presentes en el ascenso a Segunda División B y que continuaron a las órdenes de Gerard López: Alberto Varo, Sergi Palencia, Fali, Martínez, Rodri Tarín, Marc Cucurella, Moisés Delgado, Ferran Sarsanedas, Carles Aleñá, Kaptoum, Alfaro, Marc Cardona y Rafa Mújica. De todos estos solo ocho terminaron el año en el Miniestadi.

Como se puede apreciar en las dos tablas, muchos de los futbolistas que ficharon por el Barcelona B a principio de temporada se marcharon en el mercado invernal, cuando la dirección deportiva decidió hacer una nueva revolución en la plantilla con el objetivo de mantenerse en la Segunda División A.

INCORPORACIONES 2017/18 EQUIPO DEL QUE VENÍAN
Ortolà Club Deportivo Alavés
Jokin Ezkieta CE Sabadell FC
Jorge Cuenca AD Alcorcón
Choco Lozano Club Olimpia
Vitinho Palmeiras
Ruiz de Galarreta Numancia
Samu Araujo Real Club Celta de Vigo
David Costas Real Club Celta de Vigo
David Concha Real Sociedad
José Arnáiz Real Valladolid CF
Nahuel Villareal CF
Christian Rivera SD Eibar
Martin Hongla Granada CF
Ballou Tabla Montréal Impact
Marcus McGuane Arsenal FC

La pérdida del modelo, y de la clarividencia a la hora de realizar fichajes, queda demostrado en un equipo que vivía de la revolución constante para mantenerse en la élite. Esto lleva a un debate inevitable, si el filial debe preocuparse por la categoría en la que juega o si, por el contrario, debe centrarse en la formación de futbolistas

Irregularidad que llevó a la destitución

Las diez primeras jornadas de campeonato regular no presagiaban un final trágico. De hecho el conjunto de Gerard López consiguió cuatro victorias y dos empates en sus primeros seis partidos en la Categoría de Plata. Tras este gran inicio, vino la racha negativa de nueve partidos sin sumar los tres puntos (6 empates y 3 derrotas). Sin embargo, todo pareció arreglarse con una victoria ante el Sporting de Gijón, que solo quedó en un espejismo puesto que después vino la irregularidad (tres derrotas, 1 empate).

La irregularidad y la falta de puntos llevaron al despido de Gerard López como técnicoCon el técnico de Granollers cuestionado por la mala racha, el filial consiguió sumar cuatro victorias en cinco jornadas, situación que hizo salir al equipo del descenso y le valió a Gerard para seguir dirigiendo al Barcelona B, que veía como todavía tenía posibilidades de salvar una campaña que se había puesto muy cuesta arriba. No obstante, de nuevo volvió la racha negativa (9 semanas sin sumar de tres) que, esta vez sí, le costó el cargo al entrenador. Su relevo, García Pimienta.

Monchu, el juvenil que más protagonismo tuvo con Gerard López al final | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Monchu, el juvenil que más protagonismo tuvo con Gerard López al final | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

El debate se instauró entonces. La duda sobre si el problema estaba en el banquillo sobrevoló la mentalidad de todos los culés e incluso se empezó a abrir el debate de si realmente era más importante el aprendizaje o la categoría en un segundo equipo. Con estas dudas en el aire, Gerard López no llegó a tener un once fijo, cada semana había alguna novedad en la alineación, y tanto cambio pudo descentrar a los componentes de la plantilla. Después, la suplencia reiterada de Tarín o Cucurella, en favor de Miranda, no se terminó de entender, como tampoco la titularidad de Araujo ante el Rayo Vallecano casi a final de temporada o tirar de los juveniles (Monchu, Riqui Puig) con un equipo hecho para mantenerse.

Un cambio que devuelve la esencia

Javi García es un técnico experimentado que lleva muchas temporadas en Can Barça (desde 2001) y que había entrenado de Cadetes hasta Juveniles. Por ello, su incorporación se vio más que adecuada, puesto que es un hombre que conoce muy bien el 'estilo Barça'. Su llegada reabría las esperanzas de volver a la cantera, que tan buenos frutos ha dado a la entidad. Además, le abalaban la consecución del título de liga y Youth League con el Juvenil A. Muchas incógnitas quedaban entonces en el área, que siguen latentes, como ver quiénes continuarán de juveniles en el filial, qué pasará con Abel o si volverá Rafa Mújica.

En el aire quedan muchas incógnitas por resolver: la continuidad de Abel o de Mújica a parte de ver quién subeLa llegada del técnico dio un aire nuevo al equipo, que pese a haber cambiado en la puesta en escena no lo hizo en cuanto a resultados, al menos en los dos primeros partidos (derrota ante el Almería y el Reus Deportiu). Sin embargo, llegaron dos 'cocos' de la Segunda División que no pudieron ganar al FC Barcelona B. El Sporting se vio sorprendido en El Molinón, misma situación que vivió el Cádiz una semana más tarde, cuando caía por 3-1 en el Miniestadi. Las esperanzas estaban por las nubes, pero en la última jornada se produjo la carambola que mandó al filial de nuevo al ostracismo.

Pese a que el Barça B no perdió su partido (0-0 ante el Albacete Balompié) sus rivales directos, que eran Cultural Leonesa, Gimnàstic de Tarragona y Córdoba, consiguieron llevarse los tres puntos, haciendo inútil el punto sumado en tierras manchegas. Se consumaba así el descenso que llevaba de nuevo al filial a la Segunda División B, de la que tanto había costado marcharse (dos temporadas). Los azulgrana estaban sin opciones cuando todavía quedaba un encuentro en casa ante el Real Zaragoza, que consiguió clasificarse para los playoff. No pudo ser tampoco en la despedida de la categoría, pues el Barcelona B perdía los últimos tres puntos de la Liga123 (2-0) ante los maños.

Segunda B: ¿Éxito o fracaso?

El descenso del equipo a la Segunda División es un mazazo deportivo, una afirmación que nadie duda. Perder una categoría significa que no se han hecho bien las cosas. Aunque se puede ser muy negativo, el homónimo azulgrana en Segunda A (Sevilla Atlético) también descendió, demostrando que para un filial es complicado mantener una posición tan exigente en el fútbol de élite.

En Segunda B el entrenador puede confiar en los Juveniles sin miedo al resultadoEl debate está más que servido. Mientras algunos mantienen la palabra fracaso para calificar este descenso, otros prefieren ver las cosas con un poco más de optimismo, y es que una categoría inferior puede devolver a la cantera a lo más alto. En Segunda B el cuadro culé luchará por el ascenso, dado que tiene mucho nivel. Por ello, y con menos exigencia García tendrá más margen para confiar en los chicos que suban del juvenil.

Agua de borraja en un momento en el que la cantera está tan cuestionada. De hecho, semanalmente salen rumores de que los grandes de Europa han pescado a las perlas de la Masía. Es la oportunidad perfecta para volver a reinar con el modelo de siempre. ¿Conseguirá el Barça volver a ser una referencia en formación de jugadores? La próxima temporada dictará sentencia.