El RCD Mallorca, campeón de campeones de Segunda B

Sin apenas tensión en dos planteles con la mente puesta en sus respectivas vacaciones, el RCD Mallorca S.A.D se ha impuesto este domingo en El Cerro del Espino al Rayo Majadahonda (0-1), en la vuelta de la eliminatoria para decidir al campeón absoluto de Segunda División B. Eso sí, y como era de esperar, la copa ha brillado por su ausencia.

El RCD Mallorca, campeón de campeones de Segunda B
Los barralets celebran el único tanto de la mañana, anotado por el capitán Xisco Campos (FOTO: "Última Hora")
RAYO MAJADAHONDA
0 1
RCD MALLORCA
RAYO MAJADAHONDA: Salcedo; Ayoub Abou, Jorge García, Óscar Valentín, Oliva (De Frutos, min. 58); David Andújar, Álvaro, Rubén Valverde, Chiki (Jeisson, min. 46); Jairo, Escobar.
RCD MALLORCA: Parera; Fran Gámez, Xisco Campos, Miguel Núñez, Salva Ruiz; Faurlín (Àlex López, min. 75), Damià Sabater, Salva Sevilla; Lago Junior, Cedric (Aridai, min. 88) y Cano (Bustos, min. 61).
MARCADOR: 0-1, min. 34, Xisco Campos.
ÁRBITRO: García Verdura (colegio catalán). Amonestó a Xisco Campos (min. 31) y Jorge García (min. 54).
INCIDENCIAS: Partido de vuelta de la final de Segunda División B disputado en El Cerro del Espino.

Dos títulos y un ascenso. De esta manera se puede resumir la temporada del RCD Mallorca S.A.D 2017/18, la del regreso al fútbol semiprofesional tras 37 años entre las dos máximas categorías del fútbol patrio. 

Destacar que esta mañana, y a pesar del 2-1 logrado en Palma, el entrenador mallorquinista ha vuelto a alinear un once repleto de suplentes entre los que destacaban tres habituales titulares (uno por línea): Xisco Campos, Salva Sevilla y Lago Junior.  Por su parte, el técnico rayista realizó hasta cinco permutas en relación al equipo dispuesto desde el inicio hace siete días en la isla. 

Primera media hora de dominio local

En el 6, Escobar probó fortuna con un tiro que se marchó por encima del arco defendido por Parera. Justo al alcanzar el primer cuarto, Álvaro emuló a su compañero y en el 27, Chiki estuvo a punto de inaugurar el marcador con un disparo que rozó la madera. Luego, Escobar obligó a lucirse a Parera y poco más tarde, la zaga madrileña abortó la primera aproximación peligrosa de los bermellones. 

El gol del capitán 

Pasada la primera media hora, Xisco Campos le ganó la posición a su marcador para rematar con la testa al fondo de la red un saque de esquina botado por Salva Sevilla. Emocionante la celebración del capitán, señalándose el escudo. Antes de llegar al descanso, el cerebro andaluz de los de rojo y negro sirvió otro buen centro que en esta ocasión no encontró rematador. 

Constantes alternativas tras el descanso

Durante el intermedio, el goleador Jeisson reemplazó a Chiki. Sin embargo, fueron los baleares quienes gozaron de la primera oportunidad del segundo acto con un buen disparo de Damià Sabater que se marchó fuera por muy poco. En el 54, Jorge García frustró una contra conducida por Cedric y en el 57, Salva Ruiz enmendó un grosero error de Fran Gámez que pudo suponer el empate de los madrileños. 

La madera evita la sentencia 

A la hora de partido, y ya con De Frutos sobre el pasto en detrimento de Oliva, el palo evitó que Faurlín anotara su primera diana como barralet. Un minuto más tarde, Moreno dio entrada a Bustos por Cano y en el 69, la madera volvió a aliarse con los locales en un disparo con parábola de Cedric, el único futbolista del plantel que acaba contrato y que hoy, probablemente, ha vestido por última vez la zamarra bermellona. 

El último tramo fue soporífero. Totalmente agotados, los anfitriones no tuvieron fuerzas para generar ninguna ocasión que aumentara el suspense. De esta manera, los isleños se limitaron a dejar pasar el tiempo hasta llegar a un pitido final que inició el carrusel de abrazos de los "supercampeones" de la categoría.