De abandonar al Castilla a entrenador del Madrid

La etapa madridista de Lopetegui comenzó a mediados de los años 80 cuando fichó como jugador con el filial.

De abandonar al Castilla a entrenador del Madrid
Lopetegui en el banquillo | Fuente: Diego Blanco

El guipuzcoano de 51 años, Julen Lopetegui, será el nuevo entrenador del Real Madrid en el momento en que acabe el Mundial de Rusia. El vasco vuelve al blanco después de su temporada como jugador 1989-91 y como entrenador del Real Madrid Castilla 2008-09.

Lopetegui debutó en los banquillos en la temporada 2003-04, pero fue mucho antes de eso cuando defendió el balón en el terreno de juego como jugador. El vasco comenzó a jugar en el filial de la Segunda División B de la Real Sociedad, pero nunca llegó a debutar en el primer equipo.

Su etapa madridista comenzó a mediados de los años ochenta. En 1985 fichó por el Real Madrid para ser integrado en el Castilla, tres años después, fue decido a la Unión Deportiva Las Palmas. Tras su vuelta, en 1989, logró escalar hasta el primer equipo blanco. Con ellos fue el tercer portero, por lo que el vasco contaba con pocas oportunidades. Debutó en Liga con el Real Madrid en un derbi contra el Atlético de Madrid en la penúltima jornada de la temporada 1989-90.

Tras la nefasta experiencia en Madrid en la que Lopetegui no logró oportunidad para destacar, en 1991 ficha por el Club Deportivo Logroñés donde vivió sus mejores años como futbolista. Fue titular indiscutible durante tres temporadas y llegó a ser considerado como uno de los mejores y más espectaculares porteros de España. Durante esta época dorada para el jugador, la selección española llamó a su puerta en marzo de 1994 para un partido amistoso contra Croacia.

Estas ocasiones para demostrar su valía hicieron que el FC Barcelona se fijara en las características del guipuzcoano que fichó por el Barça en 1994. No tuvo fue una buena temporada la de 1994-95 porque Carles Busquets, le arrebató el puesto a Lopetegui. Cinco partidos en tres temporadas, la cosa no iba bien. Se volvía a convertir en el tercer portero.

En 1997 abandonó a los blaugranas y se volvió a marchar a la capital para jugar en Segunda División con el Rayo Vallecano. El equipo asciende a Primera División donde, a pesar de estar a la sombra de otros porteros, disfrutó de minutos y jugó 36 partidos de Liga en tres años. En la temporada 2001-02 Lopetegui cuelga las botas.

Es difícil dejar el terreno de juego para todos aquellos que han disputado un balón, por lo que el vasco volvió a pisar el campo de fútbol, pero esta vez como entrenador. Su historial como entrenador ha tenido momentos de éxito, pero también sabores amargos como la destitucción con el Rayo Vallecano o a su casi inexistente paso por Portugal.

Debutó en la temporada 2003-04 con un Rayo Vallecano recién descendido a Segunda División, pero fue destituido ya que los vallecanos bajaron a Segunda B. Más tarde, llegó al Real Madrid Castilla como ojeador internacional del club y a los banquillos en junio de 2008, pero poco duró ya que abandonó a final de temporada tras no ascender al equipo de categoría.

Fue entonces, entre agosto de 2010 y mayo de 2014, cuando comenzó a formar parte de la Federación Española de Fútbol dedicándose, en primera instancia, de seleccionador de la sub-19, sub-20 y sub-21. Pero, en 2014 fue contratado como entrenador del Oporto en Portugal, a pesar de lograr unas buenas estadísticas, fue destituido en 2016 con el equipo tercero en Liga tras ser apeado en la fase de grupos de la Champions. Por ello, el 21 de julio de 2016, Lopetegui fue presentado en la Ciudad de Fútbol de Las Rozas, como el seleccionador nacional absoluto, en sustitución de Vicente del Bosque.

El pasado martes, 12 de junio, se confirmaba a Lopetegui como futuro entrenador del Real Madrid tras volver de Rusia con la selección de fútbol. El repaso por su carrera, tanto como entrenador como jugador, no equilibra la balanza hacia ninguna de las dos posibilidades para conocer cómo será el futuro de Lopetegui con el Real Madrid. Solamente queda esperar a que todo comience. A que el balón vuelva a rodar en el Bernabéu y a comenzar una nueva era; la de después de Zizou.