Resumen de la temporada 2017/2018: Rubi, un sobresaliente ganado a pulso

Rubi ha sido el timón de un barco que ha llegado a buen puerto y ha conseguido el histórico ascenso a LaLiga Santander.

Resumen de la temporada 2017/2018: Rubi, un sobresaliente ganado a pulso
Rubi durante un encuentro | Foto: LaLiga

Rubi ha sido la pieza angular del proyecto oscense esta temporada. Ha sido la persona encargada de dirigir un equipo con mucho potencial y al que ha sabido exprimir a la perfección, sabiendo buscar el mayor rendimiento de cada uno de sus jugadores. Joan Francesc Rubi llegaba este verano al banquillo del Huesca como sustituto de Anquela y con el listón muy alto. Sin embargo, las ganas de realizar una buena campaña fueron clave desde el principio para asentar al equipo altoaragonés en la parte alta de la clasificación.

Su actuación a lo largo de la temporada le ha hecho ganarse el sobresaliente y todo por méritos propios.

Devolver la confianza a sus jugadores

Si por algo se ha caracterizado el técnico catalán ha sido por saber exprimir a sus jugadores. Con la llegada de Moi Gómez en el mercado invernal, Rubi vio la oportunidad de sacar el máximo partido de un jugador al que la categoría se le hacía pequeña. El joven alicantino llegaba en calidad de cedido por el Sporting y pese a haber disputado casi todos los partidos, había perdido la chispa y magia que le caracterizaba. Sin embargo, la fe ciega que Rubi depositó en él fue fundamental para recuperar su mejor versión. Con su llegada a la entidad oscense, la calidad en la zona de tres cuartos se multiplicó y Moi pudo dar lo mejor de sí mismo.

Entrenador y "psicólogo" a ratos

Si bien es cierto que la SD Huesca no lo ha pasado excesivamente mal comparado con otros equipos, sí hubo un tramo donde el ascenso se puso en peligro. Dos meses estuvo el equipo aragonés sin ganar. Desde el 16 de Febrero hasta el 16 de Abril, algo que hizo al Huesca perder toda la ventaja que había acumulado durante el primer tramo de la temporada. En esos momentos de dificultad, el míster tuvo un papel fundamental, el de psicólogo. En unos meses donde todo eran palabras negativas y cabezas hacia abajo, Rubi siempre ponía ese punto de serenidad y tranquilidad que tanta falta hacía.

Una despedida con sentimiento

El 'adiós' de Rubi fue uno de los momentos más emotivos de la temporada. Su sacrificio y esfuerzo desde el primer día que se puso al mando del equipo altoaragonés fue reconocido por la hinchada azulgrana al término de la campaña. Pese a marcharse a dirigir uno de los clubes de sus amores, el Espanyol, Rubi será recordado como el entrenador que hizo soñar a una ciudad entera, como el mejor entrenador que ha pasado hasta ahora por el banquillo oscense.