Resumen Temporada 2017/2018: SD Huesca, un futuro ilusionante
Jugadores de la SD Huesca celebrando un gol. IMAGEN | Fotomontajes VAVEL

Ni el mejor director de Hollywood hubiese escrito un mejor final para la SD Huesca en esta temporada 2017/2018. Lo que en un principio parecía un sueño lejano, poco a poco se fue atisbando como una realidad palpable que se acabó consumando un 21 de mayo.

Los de Rubi consiguieron el ascenso directo a falta de dos jornadas para el término de la campaña y Huesca se vestía de azulgrana para celebrar un hecho histórico: la próxima temporada latirá con fuerza en la máxima categoría del fútbol español un corazón que nunca rebla.

Líderes de invierno, ascenso directo

Arrancaba el curso de la SD Huesca con la esperanza de hacer una temporada mejor que la del año anterior, cuando los oscenses se clasificaban para el playoff de ascenso y se quedaban, de la mano de Anquela, a un paso de subir de categoría. Un gran reto para Rubi, que cumplió con creces.

La temporada azulgrana ha pasado por diferentes fases. El conjunto de Rubi ha brillado con luz propia, ganando partidos importantes y desplegando un fútbol de calidad y ofensivo. En otras, el juego azulgrana se veía opacado por la tremenda competitividad de la categoría ofreciendo las sombras de las que ningún equipo ha escapado.

Y aún así, a pesar de las adversidades propias de la Liga 123, el club oscense logró imponerse en lo alto de la tabla al término de la primera fase y fue el primer equipo en conseguir el ascenso directo a Primera División.

Remiro, un seguro bajo palos

Ser el tercer equipo menos goleado de la categoría dice mucho del orden defensivo de un grupo que se ha dejado la piel sobre el terreno de juego. Pero ese orden se desvanece si no tienes a un hombre que, en la línea de gol, saque manos imposibles, tenga reflejos felinos y ofrezca un rendimiento tan alto como lo ha hecho Álex Remiro esta temporada.

“San Remiro” se hizo el dueño y señor de la portería y ayudó al equipo en los momentos más complicados. Jugó 40 partidos y 27 minutos y cuando no pudo ayudar al equipo lo sustituyó Roberto Santamaría, un guardameta que con muy pocas oportunidades ha sabido responder con seguridad bajo palos.

Un bloque defensivo

Jair, Pulido, Akapo, Brezancic, Alexander, Rulo, Carlos David, Íñigo López y Nagore han sido los grandes artífices del bloque defensivo que llevó al club oscense a la Primera División española. Jugando más o menos, la defensa que armó Rubi al inicio de esta temporada ha dado sus frutos y ha conseguido estar entre los tres equipos menos goleados de la Liga 123.

La dupla Jair-Pulido y las grandes actuaciones de hombres como Brezancic, Akapo y Alexander, han hecho de la defensa de la SD Huesca un seguro para el resto de líneas, que han podido desplegar su juego con la tranquilidad de saberse bien protegidos en la retaguardia.

El motor del ascenso

El centro del campo de la SD Huesca ha sido probablemente una de las líneas clave en este ascenso histórico. Tanto es así, que de todos los jugadores disponibles en la medular han sido importantes en mayor o menos medida en el juego del equipo y han podido disfrutar de minutos. Aguilera, Melero, Gallar, Moi, Sastre o Ferreiro han sido piezas clave en el esquema de Rubi esta temporada y gracias a ellos se han desatascado muchos partidos y se han obtenido importantes victorias.

¡Menuda delantera!

La pareja sudamericana compuesta por Ezequiel ‘Chimy’ Ávila y Juan Camilo ‘Cucho’ Hernández han sido la referencia en el ataque de este histórico Huesca. Dos futbolistas geniales, imprevisibles, luchadores e incansables que durante toda la temporada sólo han tenido un objetivo en la cabeza: la portería rival.

Cucho ha disfrutado de su primera temporada en Europa y lo ha hecho a lo grande. 16 goles en su haber y seis asistencias para ayudar al Huesca a conseguir el sueño del ascenso. El colombiano ha brillado con luz propia y muchos clubes europeos buscaban agregarlo a sus filas la próxima campaña. Pero Cucho se queda un año más en Huesca.

Chimy, por su parte, ha sido un guerrero sin descanso. La palabra rendición no existe en el vocabulario del argentino y se ha dejado la piel en el terreno de juego, además de haber ayudado al equipo con siete goles y tres asistencias. Seguirá un año más en la capital altoaragonesa, una noticia que todos los seguidores azulgranas esperaban ilusionados. 

Entre los dos, la SD Huesca ha conseguido 23 goles y nueve asistencias.

El timón del barco

Joan Francesc Rubi ha sido el general que necesitaban las filas oscenses, el capitán del barco, el líder del equipo. Desde su llegada, el técnico catalán inculcó al grupo su forma de ver el fútbol y consiguió que los jugadores remasen en la misma dirección.

Incluso en los momentos más complicados, cuando el equipo sumaba una racha negativa de resultados, el entrenador llamaba a la calma y a la confianza de la afición. 

El ahora técnico del RCD Espanyol hizo realidad el sueño de toda una ciudad, de una provincia entera. Huesca es de Primera División y gran parte de la culpa la tiene este técnico catalán que estará para siempre en la historia del club aragonés.

El mejor

La temporada de la SD Huesca será recordada durante años. La primera vez que un equipo altoaragonés se colaba en el Olimpo del fútbol español tendrá nombres propios, artífices del sueño. Dentro de unas décadas muchos recordarán nombres como Rubi, Remiro, Pulido, Jair, Akapo, Aguilera, Ferreiro, Gallar, Moi, Chimy o Cucho. Algunos quizá se olviden. Pero si hay uno que ningún seguidor de la SD Huesca podrá olvidar nunca, ese nombre será el de Gonzalo Melero.

Por su madurez, liderazgo, efectividad, descaro, calidad y entrega, el centrocampista madrileño ha sido el mejor jugador de la temporada y el nombre que vaya acompañando al histórico ascenso de Huesca a Primera División.

¡Qué sufrimiento!

Tras ser los campeones de invierno todo era confianza y positivismo en Huesca. El equipo dominaba la clasificación de Segunda División y el colchón que había sobre sus inmediatos perseguidores animaba a la calma y la esperanza. Pero todo se torció el 16 de febrero ante el Valladolid. Desde entonces y tras ocho jornadas la inquietud se apoderó de una afición que veía como aquella renta tranquilizadora se desvanecía conforme avanzaban las semanas. Y el equipo ya no era líder. Y los de atrás se acercaban. Y el Huesca salía de los puestos de ascenso directo. Llego el Barça B, se consiguió la victoria y todo volvió a la normalidad. Pero ¡qué sufrimiento durante aquel largo mes y medio!

Aquel 21 de mayo de 2018

El día en el que todo cambió por completo. Ciudad de Lugo. 21 horas. Estadio Anxo Carro. Un lunes cualquiera para el resto del mundo. El gran lunes de mayo para la afición oscense. Once guerreros de la SD Huesca dispuestos a añadir la página más dorada en el fútbol altoaragonés. 400 gargantas oscenses animando en territorio comanche. Un sueño en 90 minutos. Seis de ellos le bastaron a Gallar para acercar ese sueño a la realidad. Sólo pasaban 38 minutos de las nueve y Pulido remataba a la red el segundo gol de los oscenses. Un ascenso histórico. No sólo fue el mejor momento de la temporada 2017/2018, sino el de toda la historia de la SD Huesca. Fue un lunes, 21 de mayo de 2018.

Un futuro ilusionante

No hay duda de que jugar en una liga como la Liga Santander es un reto para cualquier equipo. Va a ser una temporada, a priori, complicada para el conjunto oscense. Hay que reforzar la plantilla y confeccionar un equipo competitivo que no pierda la esencia de este Huesca histórico. Y para ello, desde la Secretaría técnica azulgrana ya se han realizado los primeros movimientos para hacer posible la permanencia.

El primero de todos fue Leo Franco. La SD Huesca sorprendía a todos con el anuncio de su nuevo técnico. Un hombre de la casa, con la filosofía oscense pero sin experiencia en los banquillos. Después llegaron noticias sobre jugadores clave como Cucho o Chimy Ávila que alargaron un año más sus respectivas cesiones y seguirán luchando con la elástica del Huesca. También se ha hecho efectiva la renovación del hasta ahora portero suplente Roberto Santamaría por un año más y ya se han confirmado un total de dos fichajes en el eje de la zaga. Jorge Miramón y Luisinho defenderán los laterales oscenses la próxima campaña.

Se habla de otras muchas incorporaciones pero hasta este momento no son más que suposiciones y rumores. Lo que sí está claro es que el próximo año será la temporada más emocionante para los aficionados de la SD Huesca. En Primera División.

VAVEL Logo