El Sporting vuelve al trabajo

La plantilla y el cuerpo técnico realizaron el primer entrenamiento de la campaña tras varias semanas de vacaciones.

El Sporting vuelve al trabajo
Rubén Baraja dirigiendo un entrenamiento. // Foto: Diego Blanco-VAVEL

La pretemporada ha comenzado y con ella la vuelta al trabajo para los jugadores y para el cuerpo técnico Sportinguista, que ya han pisado Mareo tras varias semanas de descanso que han servido para volver con fuerzas renovadas de cara a la nueva campaña.

El lunes y el martes se realizaron las pruebas médicas a los jugadores. el miércoles, tras llegar a las instalaciones deportivas a las 08:00 de la mañana, los jugadores pasaron por la báscula, para después ir a desayunar y terminar de prepararse para el primer entrenamiento de la nueva temporada. Los jugadores saltaron al césped encabezados por el capitán Roberto Canella y con el cariño de los niños del Campus que estaban allí presentes. A continuación se tomaron fotos de todos los allí presentes, entre los que se pudo ver a Rachid y a Babin tras volver de sus respectivas cesiones y a los nuevos fichajes rojiblancos, André Sousa y Gorka Santamaría. La coincidencia de que fuera el primer entrenamiento y el cumpleaños de Rubén Baraja hizo que los chicos del Campus le regalaran una tarta mientras se entonaba el “cumpleaños feliz”.

Tanto la plantilla como el cuerpo técnico comieron en las mismas instalaciones tras finalizar la primera sesión de trabajo. El próximo entrenamiento está programado para el jueves a las 10:00 de la mañana en el que el trabajo se centrará en lo físico, haciendo el recorrido por la senda fluvial que va desde El Molinón hasta La Camocha. Por la tarde está programada otra sesión de trabajo a las 18:30 en Mareo. Los entrenamientos del viernes y del sábado serán a las 10:00 de la mañana en Mareo y por último, el domingo podrán descansar.

De esta manera comienza el Sporting su preparación para poder llegar a la primera jornada de la temporada en las mejores condiciones físicas posibles para afrontar una campaña en la que el ascenso estará más disputado que nunca y en el que el cuadro gijonés buscará estar metido en los puestos altos de la tabla clasificatoria para conseguir el objetivo de volver a Primera División.