El Rayo Majadahonda gana al Alcalá en los penaltis
Fede, en posesión de balón rodeado de jugadores del Alcalá | Fotografía: Noelia Arroyo Juzgado (VAVEL)

El Rayo Majadahonda gana al Alcalá en los penaltis

Dos paradas de Basilio y dos goles de Jeisson fueron clave en la victoria de los de Iriondo.

noelia-arroyo-juzgado
Noelia Arroyo Juzgado

El 52 trofeo Cervantes tenía lugar en Alcalá, la competición futbolística más antigua de Madrid. El Rayo, con un 11 con juveniles como Ryan, con Chaves y Llamas de la cantera del Tres Cantos y único antiguo Escobar, empezó liándose un poco, porque ambos equipos se equivocaron de campo.

Según la alineación. Escobar, la revelación de estos amistosos, iba a ser el capitán, y al final lo fue Luso. Después, ambos equipos se equivocaron en la colocación de sus propios campos, raro. Al final el capitán se cambió y fue Luso.

Por lo demás, el Rayo iba a empezar dominando; Galán, uno de los destacables, pero sobre todo Escobar, que asistía, robaba y tiraba eficazmente a puerta.

Pero como en el fútbol gana quien marca más goles, no el mejor, en unos minutos el Rayo perdería dos a cero, con goles de Anto y Moha, con cambio de portero en el 30.

En la segunda parte aparecerían Óscar y Jeisson y en apenas unos minutos el peruano marcaría dos goles de vaselina a pase magistral de Federico Varela que, pese a haber salido de inicio, tenía mucho aguante aún y brindó detalles.

Cabe recordar que tanto Andújar como Jorge García como Rafa están lesionados, y la defensa del Rayo lo notó; sin embargo, fue capaz de remontar y llegar a penaltis, todo un hito en el fútbol, en el minuto 68 y 72.

Mientras que el Alcalá utilizó a sus tres porteros, en el Rayo, se cambiaron a Ryan y Escobar, había tan sólo 19 convocados para ese partido. Respecto a la portería, Ander estuvo en la primera parte y Basilio en la segunda, ambos porteros sufrirían goles.

En los penaltis, el Alcalá le pararía el primer penalti a Carcelén; llegando a los seis penaltis, pero Basilio pararía dos penas máximas y darían la victoria al equipo de segunda al final. Quitando un gol, Basilio adivinaría al trayectoria de todos los penaltis, pero fue imposible pararlos. El cancerbero recogería el premio, un Cervantes de madera muy voluminoso, merecido por su actuación.

Una victoria agridulce pero con buenas sensaciones, hay que seguir mejorando, esa es la clave, aclimatarse a la competición e ir cogiendo buena forma física.

VAVEL Logo