Mantener la portería a cero
La lesión de Llorente fue un contratiempo para Garitano. Foto: La Liga

En en el balance general de estas primeras tres jornadas, la Real debe cambiar su forma de defender. Este equipo ha recibido goles en todos los partidos del inicio liguero, un total de cinco goles en tres jornadas, casi a una media de dos goles por partido. Siguen teniendo el problema de cerrar la sangría de goles encajados, principalmente, por errores de concentración y despistes de los centrales y Theo, un lateral ofensivo y que le cuesta bajar.

Asier Garitano llegó a San Sebastián en parte para cambiar el estilo de juego y trabajar la defensa. La marcha de Álvaro Odriozola al Real Madrid, y la baja de Alberto de la Bella tras su salida a Las Palmas, produjo cambios en la defensa realista. Llegó Zaldua a la Real después de su cesión al Leganés la temporada pasada, y Theo cedido de Chamartín por un año, y el técnico de Bergara estuvo toda la pretemporada entrenando para que los jugadores cogieran tono físico y ganarán en firmeza defensiva, recibiendo menos goles y convirtiéndose en un equipo que recibiera pocos goles, y fuera efectivo.

La lesión de Llorente trastoca los planes

Diego Llorente empezó la temporada siendo titular en su segunda temporada como txuri urdin. El central madrileño, es una de las apuestas personales de Garitano, confío en él por su colocación, juego áereo y buena salida de balón. Pero se lesionó en Butarque y estará fuera entre dos y tres meses de baja por una fractura de peroné en su pierna izquierda. En definitiva, la pareja de centrales titular contra el Villarreal y Leganés tuvo que ser reemplazada por el imprevisto de entrar en la enfermería Llorente, y en Ipurua contó con Aritz Elustondo como sustituto al igual que en Butarque.

Tiene un problema central Garitano, y debe solucionarlo en el parón por selecciones. En una semana llega el Barcelona para estrenar el Nuevo Anoeta, y para ello, contará con la vuelta de Navas, y seguirá alineando a Rulli, Zaldua, Héctor Moreno, Aritz y Theo en la línea defensiva. Su intención es correguir los despistes defensivos, intentar mantener la portería a cero contra el Barcelona, parar a Messi, Suárez y Coutinho para ganar el partido, y proponer en casa para llegar más a la portería rival y estar más unidos en defensa.

El objetivo es rebajar la cantidad de goles por partidos, porque es muy complicado puntuar y ganar más si se reciben dos tantos por partido. Además, Rubén de la Barrera ha estado dirigiendo el entrenamiento matinal con el fin de tener más claridad en los pases, llevar la iniciativa para atacar y tener posesiones largas, y voluntad para generar más ocasiones y no sufrir sin balón.

VAVEL Logo