Aitana Bonmatí, la profesionalidad personificada

La centrocampista de San Pedro de Ribas ha hablado sobre la calidad de juego que en un futuro tendrá España, el avance del fútbol femenino y los objetivos que tiene marcados de cara a esta temporada en una entrevista concedida a El País.

Aitana Bonmatí, la profesionalidad personificada
Aitana Bonmatí ante el Atlético de Madrid | Foto de Tomás Rubia, VAVEL

Confiada, ilusionada, perseverante y trabajadora. Aitana Bonmatí podría definirse con esos calificativos. La centrocampista de San Pedro de Ribas ha hablado alto y claro sobre la calidad de juego que en un futuro tendrá España con las grandes jugadoras que vienen pisando fuerte y además, ha hablado sobre el avance del fútbol femenino y sobre los objetivos que tiene marcados de cara a esta temporada

En una entrevista concedida a El País, la joven centrocampista de 20 años, ha demostrado su pasión por el deporte y lo ha hecho unos días después de que sus compañeras quedaran subcampeonas en el Mundial vistiendo la rojigualda. Sí, sus compañeras. Ella fue expulsada en las semifinales y al saber que no jugaría la final de la gran cita, demostró su profesionalidad, dejando impactados a los aficionados del buen fútbol. Siendo tan joven, lo normal era que olvidara algo así, pero Aitana no lo hizo. Ella, con la empatía que la caracteriza, decidió colgar un mensaje de apoyo para sus compañeras en sus redes sociales. Ella lo daría todo desde la grada. Ella jugaría "sin botas, pero con el alma". Hasta Xavi Hernández le escribió para darle ánimos. Así lo cuenta ella: "Me dijo que pasan muchas cosas injustas a lo largo de la carrera de un futbolista y me dio ánimos. Cuando lo pienso, me da rabia, me duele. Era la final de un Mundial, pero es agua pasada."

Siendo como un pulmón para la medular azulgrana, repasa su trayectoria y sus años en La Masia, viajando al pasado: "Tenía 13 años. Fue un poco extraño todo. Siempre había jugado con chicos, nunca había entrenado con chicas. Estaba ilusionada y contenta por jugar en el club de mis sueños, pero también me sentía rara por esa nueva etapa. Luego ves que todo tiene sus cosas buenas y malas. Si hubiera podido seguir con los chicos, hubiera crecido más físicamente, pero con las chicas he aprendido mucho y el trato personal es mejor. Dejé de sentirme la única en un equipo de chicos."

Ahora, casi sin descanso, tendrá otros retos por delante. Volverá a vestir la blaugrana para afrontar una nueva temporada en la que junto a sus compañeras, espera superar el palmarés conseguido durante la pasada temporada, consiguiendo el alirón en la Liga Iberdrola. El domingo, dará el pistoletazo de salida ante el Athletic Club de Bilbao y las sensaciones son buenas. Sobre la exigencia que hay en la Liga Iberdrola, Aitana ha comentado: "Aquí siempre ha habido jugadoras y jugadores técnicos, pero además hemos hecho un paso adelante en el aspecto físico. Los equipos han mejorado mucho. Hace unos años no se competía como ahora porque el fútbol femenino estaba más dejado. Ahora se trata a las jugadoras de forma más profesional."

Por último, con humildad y moderación, su juventud denota ese carácter soñador que tiene, siendo, probablemente, una promesa del fútbol femenino. Al igual que en el fútbol masculino, Aitana ve muchas posibilidades de que las jugadoras pasen a ser referentes de esas niñas que quieran dedicarse al mundo del deporte y en especial, al fútbol. Así lo ha comentado: "Cada vez la gente se está aficionando más al fútbol femenino. Puede que no nos reconozcan por la calle, pero sí la gente que va a los estadios. Dentro de unos años, todo cambiará. Que haya referentes también femeninos sería un gran paso para la sociedad y se romperían muchas barreras."