Atropello maño en el Carlos Tartiere

El Real Zaragoza consiguió los tres primeros puntos lejos de La Romareda, en un encuentro donde se vio su gran capacidad ofensiva.

Atropello maño en el Carlos Tartiere
Celebración del tanto de Verdasca, y la alegría de Ros y Pombo. Foto: LaLiga
Real Oviedo
0 4
Real Zaragoza
Real Oviedo: Herrero; Diegui (A.Ñíguez, min. 61), C.Hernández, Bolaño, Mossa; J.Muñoz (Toché, min. 58), Tejera, Boateng (R.Folch, min. 46); Bárcenas, Joselu, S.Berjón.
Real Zaragoza: C.Álvarez; A.Benito, S.Grippo, Verdasca, Lasure; J.Ros, Zapater (Nieto, min. 88), J.Igbekeme, Pombo; A.Vázquez (A.Soro, min. 75), M.Gual (D.Aguirre, min.67).
MARCADOR: 0-1, min. 16, A.Vázquez. 0-2, min. 54, Verdasca. 0-3, min. 77, J.Igbekeme. 0-4, min. 86, A.Soro.
ÁRBITRO: Daniel Ocón Arráiz (La Rioja). Amonestó a Tejera (min. 9), S.Grippo (min. 30) y D.Aguirre (min. 93).
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga 123, entre el Real Oviedo y el Real Zaragoza. Partido disputado en el estadio Carlos Tartiere ante cerca de 14,000 espectadores, 300 de ellos visitantes.

Se respiraba buen fútbol antes del comienzo. Un encuentro entre dos históricos del fútbol español, que tienen entre ceja y ceja, como no puede ser de otro modo, el ascenso.

El encuentro comenzó con una buena presión alta del conjunto maño, que en los tres primeros minutos ya había botado dos córners.
El Oviedo tenía dificultades para sacar el balón jugado, y un robo en conjunto entre Marc Gual y Pombo, provocó que Tejera tuviera que zancadillear al atacante zaragozano, obteniendo así una falta peligrosa al borde del área y una cartulina amarilla para el centrocampista del conjunto carbayón. Eso sí, mal botada por Igbekeme, que robó un sinfín de balones, oxigenó al conjunto blanquillo y además anotó un golazo.


El Oviedo intentó estirarse, no sin mucho éxito, ya que, en el minuto 15, un gran desplazamiento con la pierna menos hábil de Javi Ros, habilitaba a Álvaro Vázquez, que definía, también con la zurda, con gran calidad ante la salida de Alfonso Herrero.


Aún con el gol en contra, el Oviedo no espabiló, ya que seguía incapaz de elaborar jugadas, y el Zaragoza, bien presionando arriba, bien jugando desde atrás, se encontraba muy cómodo en el césped del Carlos Tartiere.


La tuvo Marc Gual tras dos grandes recortes, pero el golpeo desde el área pequeña salió mordido, también tuvo dos golpeos de larga distancia Jorge Pombo, sin éxito


Corría el minuto 35 y el Zaragoza conseguía doblegar la distancia tras un gran pase de Pombo a Marc Gual, que éste a su vez se la dejaba a puerta vacía a Álvaro. Pero nada más lejos de la realidad, puesto que el asistente marcaba un inexistente fuera de juego, y el tanto no subía al marcador. 


Al poco de finalizar la primera mitad, el Oviedo conseguía tener su primera ocasión clara (había tenido otra antes Tejera que atrapó Cristian en dos tiempos), Saúl Berjón dejaba en muy buena posición al panameño Bárcenas, pero un mal control y una buena ayuda de Lasure consiguieron que la jugada no fuera a más.
Así las cosas, se llegaba al final del primer tiempo.


El inicio del segundo tiempo trajo consigo un cambio en el conjunto ovetense, Anquela daba entrada a Ramón Folch por Boateng para dar más control al juego.


Tras un inicio sin dueño del balón, el Zaragoza conseguía, esta vez sí, el 0-2. Tras dos saques de esquina consecutivos, Verdasca, tras centro de Igbekeme, remataba de manera acrobática, con la plancha, y el balón, tras tocar en el poste, entraba en la portería defendida por Alfonso.


El Zaragoza ponía tierra de por medio, y Anquela trató de buscar en el banquillo el gol que le permitiera entrar en el partido. Entraron el siempre temible Toché y Aarón Ñíguez, en sustitución de Diegui y Javi Muñoz. También habría un cambio en el conjunto maño, ya que se retiraba Marc Gual (muy participativo con el balón y desmarcándose, aunque sin mucho éxito), y daba entrada a Diego Aguirre. Con este cambio, Idiakez trató de abrir el campo.


La tuvo el Oviedo para acortar distancias ya que, en el minuto 69, tras un saque de esquina, Tejera se la ponía en la testa a Folch, que remataba al palo, y el rechace lo atrapaba un Cristian Álvarez muy valiente.


Tras esta jugada, el partido se enfrió e Idiakez dió entrada al joven canterano Alberto Soro. Salía del campo el goleador Álvaro Vázquez. 
Dos minutos más tarde llegó la mejor jugada del encuentro. Recibía en zona de tres cuartos Igbekeme, conducía, hacia una pared con Pombo, se quedaba sólo, y en vez de ponerse nervioso, la pisaba, regateando al portero y la empujaba al fondo de las mallas. Golazo.
La defensa del Oviedo se descosía a trozos y las ocasiones mañas seguían sin parar. 

Pombo, Aguirre y finalmente Soro remataba el marcador bajo la mirada perdida de Anquela. Primer gol oficial de Alberto Soro, que sigue aprovechando los minutos que tiene, y esta vez encima, con gol.


Ya con el encuentro cerrado desde ya varios minutos, Idiakez daba entrada a Nieto en sustitución del capitán, Alberto Zapater, que volvía a la titularidad tras lesionarse en pretemporada. El brazalete sería portado por Javi Ros, que firmó un auténtico partidazo.


Así las cosas, finalizó un encuentro, destacando eso sí, a la afición del Oviedo que aún perdiendo 0-4 animaron a su equipo.
Pero, ¿y qué decir de la afición maña? 300 aficionados del conjunto blanquillo se desplazaron al Carlos Tartiere para animar, una vez más, al equipo aragonés. 

Gran encuentro del conjunto dirigido por Imanol Idiakez, donde la defensa se vio muy sólida (excepto en el poste), y en ataque se vio un juego muy vertical.

Para añadir un dato al encuentro, el Zaragoza no anotaba 4 o más goles lejos de la Romareda desde aquel 1-4 al Girona en Montilivi en los playoffs de ascenso. De aquella tarde han pasado más de tres años.

Finalmente, los tres puntos que volaron a tierras zaragozanas, que con esta victoria, se coloca con 8 puntos, cuarto en la clasificación a la espera de próximos resultados.