13 años del debut de Ramos...tras conseguir la número 13

El central está de aniversario ya que tal día como hoy se estrenó con la camiseta del Real Madrid. 568 partidos después se ha convertido en un hombre respetado en el club blanco.

13 años del debut de Ramos...tras conseguir la número 13
Sergio Ramos ejecuta un penalti a lo panenka. Imagen: Vavel

Poco tiene que ver la imagen de aquel joven Sergio Ramos contra el Celta de Vigo en septiembre de 2005. En esas fechas, el entonces lateral, lucía una cabellera más propia de un guerrero que de un futbolista y su carrera era tan prometedora como imposible de predecir. 13 años, 568 encuentros y 76 goles después, Sergio Ramos es más que un jugador en la casa blanca. El central se ha convertido en el hombre de vestuario, el capitán, el indiscutible para la afición, enarbolando la bandera de los valores del Real Madrid y llevándola por Europa. En su Currículum Vitae: 4 Copas de Europa, 3 Mundiales de Clubes, 3 Supercopas de Europa, 4 Ligas, 2 Copas del Rey y 3 Supercopas de España, que se dice pronto. Sergio nunca se rindió, hizo bueno el dicho de caerse pero siempre levantarse (en la retina de todos los aficionados madridistas está el penalti fallado ante Neuer en las semifinales de la Champions), pero él conseguiría la revancha, siendo clave en aquel 0-4 de Munich.

Oportunismo, talento y espíritu ganador

Y es que el jugador de Camas, llegó a un Real Madrid que poco tenía que ver con el que actualmente lleva tres años consecutivos ganando la Champions League. Por aquel entonces, los blancos se encontraban inmersos en una crisis en cuanto a la máxima competición internacional se refería. Tres años sin pasar de octavos de final cuando aterrizó Ramos en el club, que se unirían a otros tres en los primeros años del jugador sevillano. Poco después, coincidiendo con su mejor etapa, el Real Madrid consiguió alcanzar la gloria de tan ansiado trofeo gracias sin duda al que fue considerado el héroe de Lisboa, con su cabezazo en el 92:48 para llevar la final de la Copa de Europa a la prórroga.

Sergio Ramos siempre demostró una fe fuera de lo normal, confiando hasta el final en él y en su propio equipo. Si a esto le sumamos su talento, y sus ganas de ganar, tenemos como resultado hazañas prodigiosas en los últimos minutos de los encuentros más igualados, lo que se ha conocido como el "minuto noventayramos", gracias al oportunismo del central sevillano, normalmente en forma de remate de cabeza. Se ha ganado el respeto del Santiago Bernabéu, y es que nadie se lo merece más. Capitán, eterno capitán.