Álex Moreno salvó a su equipo en dos ocasiones

El partido hubiera podido tener otro desenlace de no ser por la presencia de Álex Moreno en defensa. Su intervención fue vital en los minutos 27 y 77 para salvar a los suyos.

Álex Moreno salvó a su equipo en dos ocasiones
Álex Moreno despejando un balón | Fotografía: La Liga

El Rayo Vallecano, en su tercer partido en la competición doméstica, al fin fue capaz de llevarse los tres puntos para su casillero. La llegada de los nuevos fichajes se ha notado en el once de Míchel, que puso de inicio a Raúl de Tomás e Imbula, dos jugadores que fueron determinantes de cara a portería. Al delantero le anularon su gol de la noche después de consultar el VAR, tras forcejear con un defensor. Pero Imbula fue el que dio los tres puntos a los de Vallecas. Un trallazo que nadie esperaba se coló en la portería defendida por Werner.

Álex Moreno, uno de los salvadores de la noche

Pero para que los puntos pusieran rumbo a Madrid, hubo tres jugadores muy importantes. Alberto tuvo que sacar la manopla a pasear en varias ocasiones, al igual que Amat utilizó su contundencia para detener a los rivales. Pero el que salvó a su equipo realmente fue Álex Moreno. El lateral se volvió a disfrazar de héroe, pero en esta ocasión para echar el balón fuera de su portería.

En primer lugar era el minuto 27, cuando el Huesca estuvo a muy poco de adelantarse en el marcador. Pulido estaba esperando que el balón se colara entre las mallas, cuando Álex Moreno, a un metro de la línea de gol, despejó el balón con la cabeza y salvó los muebles de los suyos.

Álex Moreno llevándose el balón | Fotografía: La Liga
Álex Moreno llevándose el balón | Fotografía: La Liga

Cuando el electrónico marcaba el minuto 77, el recién renovado volvió a aparecer en escena. Los atacantes del Huesca soñaban con que podía llegar el empate, pero el lateral volvió a impedirlo a escasos metros de los tres palos. Sin duda, ha mejorado notablemente sus prestaciones defensivas y se ha convertido, tras mucho trabajo, en un lateral que marcará la diferencia esta campaña. Durante los 90 minutos no dejó respirar a todo aquel que se intentaba colar por su banda, pero además tuvo tiempo para ser el salvavidas del equipo.