El fútbol total del Madrid de Lopetegui
Modric controla el balón durante el partido ante la Roma/ Foto: Vavel

El fútbol total del Madrid de Lopetegui

El Real Madrid inicia su camino hacia la décimo cuarta Copa de Europa con auténtico recital de fútbol. Verticalidad, posesiones, presión intensa y gol, todo aunado en noventa minutos de fútbol total.

alejandro-martinez-fernandez
Alejandro Martinez Fernandez

Si dentro de unos años alguien pidiera una explicación sobre cuál era el estilo del Real Madrid de Julen Lopetegui, indudablemente el partido ante la Roma sería el ideal para mostrarle. Desde el minuto 1 al noventa, el equipo blanco encarnó en el campo a la perfección todo lo que le pide su entrenador. Presión alta, juego vertical y posesión de balón. Tres claves que resumen el estilo que quiere imponer el Real Madrid esta temporada.

Era el gran estreno de Julen en el panorama continental, en la competición que ha hecho grande al Madrid. Era la noche para perfecta para mostrar al mundo que el equipo no va a echar de menos a su gran estrella y enseñar sus credenciales y aspiraciones a los clubes de Europa. Y la conclusión fue clara, este Real Madrid va muy en serio.

Un recital de fútbol

El juego desplegado en el estreno europeo se puede definir con esas dos palabras: fútbol total. Hacía algún tiempo que no se veía un partido así por parte del Real Madrid. Los de Lopetegui dominaron absolutamente todos los aspectos de juego combinando dos estilos de juego contrarios que el entrenador ha convertido en complementarios.

El equipo madridista combinó fases de posesiones largas y dominio total, con latigazos de fútbol vertical, rápido y letal, a la vieja usanza madridista. Llegadas por fuera con dos laterales muy ofensivos, un centro del campo que mueve el balón a su antoja dándole la velocidad que requiere y una delantera que se mueve con libertad y que sigue teniendo, a pesar de lo que muchos presagiaban, una efectividad y una pegada espectacular. Marcelo y Carvajal doblan por banda constantemente, Varane y Ramos al cruce de todo, Casemiro, Kroos, Modric e Isco manejan el juego a su antojo y Bale y Benzema se mueven por todo el frente de ataque y aprietan la salida rival. Un equipo coral en el que todos defiende y todos atacan.

Desde que el árbitro pitó el inicio el Madrid no dejó de atacar y de tener el control del esférico y siempre con el objetivo de llegar al área rival, nunca con posesiones estériles. Un fútbol total capaz de combinar todos los estilos de juego en uno y que asusta a los rivales.

“Lukita Balón de Oro”

Era el cántico con el que la afición del Santiago Bernabéu despedía a Luka Modric cuando fue cambiado para que entrara Ceballos. Y no era para menos después del auténtico partidazo que se marcó el croata. Un partido para que los voten al Balón de Oro lo vean repetido.

Fue el gran destacado del encuentro y, cuando eso pasa, solo puede traer cosas buenas para el Madrid. Si Modric controla el partido, la victoria blanca está mucho más cerca. La asistencia a Bale para hacer el 2-0 fue la guinda perfecta para redondear un encuentro magnífico. Se asoció con su aliado Kroos para alternar fases de juego rápido con un estilo más pasado. Todos los balones pasaban por los pies del subcampeón del mundo y siempre mejoraba la jugada. Es el icono del estilo que quiere imponer Lopetegui y con el croata a este nivel todo será mucho más fácil.

Mariano, una solución de lujo para el ataque blanco

Y cuando parecía que la noche no podía ir a mejor, quedaba el gran estallido final. Había muchas ganas de ver a Mariano en la afición madridista y se notó con la ovación cuando se encaminaba para el banquillo para quitarse el peto de calentamiento y ponerse la camiseta. Nadie esperaba el auténtico golazo que iba a marcar minutos después. Fue su carta de presentación y encarnó a la perfección qué es lo que ha ficha el Madrid: gol. Mariano solo tiene en su cabeza la portería y en cuanto recibió, sin levantar la cabeza del balón, mandó un misil a la escuadra romana. Un mensaje a Lopetegui para que sepa que puede contar con él cuando sea necesario.

Y es que el ex del Lyon es una solución más para el equipo blanco. Cuando la movilidad de Benzema o Bale y el juego de toque no estén funcionando, Mariano será el revulsivo ideal para aportar gol, remate y lucha. Un delantero absoluto, un killer del área que ha tenido un debut inmejorable.

VAVEL Logo