Un Sanse eficaz supera al Burgos CF 
El Sanse, en su último partido. Foto: (ud-sanse.com Deborah Iraurgui.)

Un Sanse eficaz supera al Burgos CF 

El Sanse suma sus primeros tres puntos en Matapiñonera gracias a dos goles en pocos tiros a puerta realizados. En contra, un rival que llevó el peso del partido y las ocasiones, pero fueron desperdiciadas por falta de puntería.

juliogomez
Julio GómezMartín

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha ganado dos a cero al Burgos Club de Fútbol en un partido que será recordado por la puntería de los locales con dos goles en pocos tiros y el asedio de posesión de su rival y sin demasiadas ocasiones, que acabó sin premio. Manolo Cano salía con Galindo, Iván Pérez y Agüero como novedades del once que perdío 3-1 contra la Ponferradina el pasado domingo. 

Contragolpe y esperar 

El partido comenzaba con un Burgos dominador de la pelota. Con intenciones de mandar, aunque le costaba llegar a zonas de peligro ante un Sanse bien plantado tácticamente. El 4-4-2 local estaba dotado de una mayor solidez defensiva respecto a otros partidos. Una novedad importante en el equipo. Sin embargo, tanta posesión de los burgaleses se iba a traducir en contragolpes franjirrojos. A la primera fue un aviso. Era el minuto cinco y Castel cabeceaba un balón desde la derecha dentro del área que Saizar iba a atajar a mano cambiada en una jugada que fue casi gol. Mano salvadora sin duda. En el minuto nueve los de Manolo Cano ya no iban a fallar. Otro robo y salida rápida que iba a finiquitar con un pase en los dos centrales de Agüero a Castel. La consecuencia era un mano a mano del “killer” del Sanse que terminaría en gol. 1-0 en la segunda oportunidad del partido.

El tanto era el reflejo de que tener el esférico en el fútbol no lo es todo. Hay que saber hacer daño al rival con él. Tan solo Riojano en los primeros compases puso el miedo en el Sanse con un tiro lejano que se fue arriba. El guion del partido cambiaría por primera vez con el marcador inaugurado. El Sanse cogía algo más la posesión y continuaba cerrando espacios dejando a los contrarios sin ideas. Sus pases o bien eran errados o los interceptaba el doble pivote robador Kata – Galindo de los madrileños. Los de Matapiñonera tampoco tenían la necesidad de tirar a puerta con los tres puntos en el bolsillo, por lo que con el paso de los minutos daban un pasito hacia atrás. Un error como se demostraría.

Los últimos quince minutos de la primera mitad fueron de asedio burgalés al Sanse. Por fin tenían la pelota, la movían con soltura y llegaban las ocasiones. La mejor fue un cabezazo del delantero Diego Cerveró a una salida en falso de Irureta que puso la intranquilidad en la grada por la cercanía del empate. El pitido del árbitro salvó los muebles a los del norte de Madrid. Debían recuperar el peso del partido si querían mantener el empate. El Burgos, por su parte, tenía que seguir achuchando como en el tramo final.          

Gol balsámico        

Tras el paso por vestuarios, el Burgos continuaba con su intención directa de empatar y seguía asediando la portería rival con pases rápidos, aunque sin demasiada definición. Su gran déficit en los primeros cuarenta y cinco minutos. La más destacada para los de José Manuel Mateo estuvo en el minuto 50. Una gran jugada personal de Madrazo terminaba con un centre y un remate en carrera que se iba arriba de Goti. Otra opción más fallada por los visitantes. Para más mordiente, movieron el árbol dando entrada al extremo rápido Yaw Annor. El suplente tuvo también posibilidades de marcar ante un Sanse KO. Por el contrario, el fútbol, en ocasiones, es injusto. Eso debió pensar el Burgos al ver lo que iba a sucecer. El 2-0. Castel hacía el doblete gracias a una falta botada por Carlitos, un tiro de Agüero al palo y el rechace para empujar del delantero estrella de Matapiñonera. Con muy poco iban 2-0.

Un marcador que serviría para desesperar al Burgos. Habían tenido algunas ocasiones (tampoco demasiadas), pero las habían fallado todas. La falta de puntería suya contrastaba con la eficacia del Sanse. Con dos goles en contra el Burgos no modificó su idea. Mover rápido la pelota para llegar a zonas de peligro, aunque sin tirar a puerta. Tan solo Cerveró tuvo un mano a mano en el minuto 70 que paraba Irureta. El resto fueron tímidos acercamientos. En los locales, por su parte, los cambios dieron aire a un equipo que estaba siendo empujado atrás.

La muestra fue que en el minuto 83 el colegiado pitado penalti a favor de los de Matapiñonera. Giovanni, el recién entrado, iba a errarlo gracias a una parada de Saizar. Con 2-0 a favor hubiese sido redondear una mañana perfecta. Eso sí, la mejor noticia para ellos, además de la primera victoria en casa, era no haber tenido ningún gol en contra por segunda vez esta campaña. El Burgos había fallado demasiado y había sido castigado en exceso.   

Con este resultado, el Sanse se queda  con nueve puntos y se sitúa en zona media de la tabla. La semana  que viene jugará contra el Salmantino fuera de casa. EI Burgos, por su parte, acumula tres derrotas fuera de casa en tres partidos y ve cerca el descenso. Recibirá al Coruzo la próxima jornada. 

VAVEL Logo