El Girona se hace enorme en Mestalla
Una de las numerosas paradas de Bounou a lo largo del partido entre el Valencia y el Girona. | Foto: LFP

El Girona se hace enorme en Mestalla

Una gran actuación de Bounou y un solitario gol de Pere Pons permiten al conjunto de Eusebio sumar un triunfo de prestigio en Mestalla. 

narcis91
Narcís FranchMolinet
Valencia CFNeto; Wass (Ferran, min. 83), Garay, Gabriel Paulista, Gayà; Coquelin (Gameiro, min. 83), Kondogbia, Carlos Soler (Batshuayi, min. 72), Guedes; Santi Mina y Rodrigo.
girona-fcBounou; Pedro Porro, Ramalho, Bernardo, Muniesa, Planas; Aleix García, Pere Pons, Borja García (Soni, min. 84); Patrick Roberts (Granell, min. 77) y Doumbia (Alcalá, min. 59).
MARCADOR0-1, min. 48, Pere Pons.
INCIDENCIASPartido de la 11ª Jornada de la Liga Santander disputado en el Estadio de Mestalla (Valencia) ante la presencia de 38.745 espectadores. Antes del partido, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ex jugador del Valencia Ángel Iglesias Domínguez, "Machicha".

Enorme triunfo del Girona en Mestalla, donde superó todas las adversidades posibles y aprovechó los nervios de un Valencia desquiciado que se encontró con un muro llamado Bounou. Tras el descanso, el gol de Pere Pons tras un rechazo de Neto a disparo de Patrick Roberts fue suficiente para arrancar los tres puntos de un estadio siempre exigente.

Bounou y el VAR salvan al Girona

Enormemente mermado por las lesiones -el banquillo visitante contaba con cuatro jugadores del filial-, el Girona de Eusebio se plantaba en Mestalla con la certeza que daría guerra. ¡Y vaya si la dio! Bounou hizo uno de sus mejores partidos como profesional y salvó lo posible y lo imposible. Sin la presencia de Portu y Stuani arriba, la responsabilidad goleadora caía en Roberts y Doumbia. No obstante, y salvo algunas aventuras individuales del marfileño, poco peligro llevaron al área de Neto en la primera mitad.

Los primeros compases del encuentro se rigieron por una falta de control del esférico. Las idas y vueltas se sucedían, sin grandes oportunidades, en una y otra área. Pere Pons vio cómo le anulaban un golazo -el primero de los dos que marcaría- tras una clara falta de Pedro Porro, y la misma situación vivió Rodrigo por un evidente fuera de juego.

A partir de ahí, quien tomó las riendas del partido fue el cuadro valencianista. Al final, los 'ché' jugaban en casa, ante su afición, y buscaban la que podía ser su primera victoria como locales esta temporada. Y lo que encontraron fue un pulpo, un muro, un baluarte, como quieran llamar al héroe gerundense de la tarde-noche de este sábado: Yassine Bounou. Otrora criticado, ayer se erigió en el salvador del cuadro catalán tras parar todo lo que le vino.

Coquelin probó fortuna desde la frontal y la mano cambiada del marroquí presagió que costaría marcarle. Tampoco el VAR estuvo del lado local: un gol de Kondogbia a pase de Gayà lo anuló la alta tecnología porque el balón había salido del terreno de juego. Y siguió el recital de Bounou. Primero sacó de la línea de gol un cabezazo de Rodrigo que medio Mestalla ya celebraba, y luego salvó un remate a bocajarro de Guedes que Santi Mina no supo culminar y mandó al travesaño.

Pere Pons... y más Bounou

La mejor noticia para el Girona al llegar al descanso fue saber que estaba vivo. Que había sobrevivido al vendaval de los de Marcelino y que el resultado era el mismo que al empezar. Nadie se imaginaba, pero, que con la escasa producción ofensiva, podría adelantarse en el marcador. Y así lo hizo. Nada más reanudarse la segunda mitad, un disparo desde dentro del área de Patrick Roberts encontró la mano de Neto, que rechazó demasiado al centro y Pere Pons aprovechó para colar el balón entre los defensas y anotar el que sería su segundo gol de la tarde -este fue válido- y primero en Primera División (0-1, min. 48).

Lo mejor ya estaba hecho, ahora solo hacía falta aguantar 45 minutos en Mestalla. Tarea difícil, pero no imposible para los héroes de Eusebio. Para ello, el técnico vallisoletano empezó a amarrar el resultado con el cambio de Alcalá por Doumbia. A todo esto, Rodrigo ya había vuelto a poner en marcha la maquinaria salvadora de Bounou. El hispano-brasileño se quedó solo ante el marroquí pero de nuevo el ex del Zaragoza estuvo espectacular. Santi Mina también lo probó de cabeza, y de nuevo respondió el portero gerundense. 

El Girona introdujo a Granell y Soni para refrescar su juego, mientras que Marcelino acabó apostando por Ferran, Batshuayi, Guedes, Rodrigo y Santi Mina para morir en la orilla. Daba igual. Delante estaba Bounou, que tuvo tiempo de lucirse una última vez en el '92 tras una falta directa de Guedes. El marroquí amarró los tres puntos de su equipo, que se eleva hasta los 16 en 11 jornadas. Esta se le debe a todo el equipo, pero Bounou tuvo una responsabilidad muy grande.

VAVEL Logo