¿Qué le ocurre a Eguaras?
Eguaras trata de zafarse de un defensor nazarí la pasada campaña. Imagen: Vavel

El Real Zaragoza, como conjunto, no está bien. Esto es algo que se ve desde fuera y desde dentro.

Pero la gran diferencia entre la temporada pasada y esta aparte de los goles, es el mediocampo, y en especial Íñigo Eguaras.

Como decía y sigue diciendo el speaker, Íñigo Eguaras es el corte y la confección, pero que esta temporada no está nada fino.

Y es que el Real Zaragoza está notando en demasía que su centrocampista con más visión está a un muy bajo nivel. Hasta el mismo lo reconoció en una entrevista que le realizaron esta semana pasada: "no pongo excusas con la lesión, mi nivel no es el que yo esperaba" dijo el volante del conjunto maño.

Y la grada de la Romareda lo sabe, ya que en el último partido ante el Granada, se escuchó cierto runrún cuando el centrocampista navarro erraba en entregas que, sin ir más lejos, la temporada pasada eran fáciles para él.

Cabe destacar, obviamente, que viene de tener una lesión de lo más complicada, la pubalgia, la cual Raúl Guti también posee.

Pero ni él ni nadie se planteaba que salir de tal lesión le iba a suponer tener un rendimiento tan por debajo del que tuvo la pasada campaña.

Si el Real Zaragoza se plantea escalar posiciones y salir de ahí abajo, Íñigo Eguaras debe dar un paso al frente y despejar todo tipo de dudas que están surgiendo con su rendimiento.

En este inicio de campaña donde Eguaras y Guti estuvieron ausentes por sendas pubalgias, el puesto de mediocentro creador lo adquirió en primera instancia Verdasca (que se desenvolvió con bastantes carencias, ya que no era su posición), y posteriormente por Javi Ros, que realizó varias buenas actuaciones en dicha posición.

Este lunes, en el Nou Estadi de Tarragona, el Real Zaragoza tiene la oportunidad de dar un golpe encima de la mesa y dar, por fin, una alegría a su hinchada después de más de dos meses sin conocer la victoria.
 

VAVEL Logo