El Deportivo se desinfla ante el Numancia
Fotografía de la celebración de Edu Expósito con Borja Valle, tras su gol al Numancia || Fotografía: R.C.Deportivo.

El Deportivo se desinfla ante el Numancia

El Deportivo, que recibía al equipo numantino en Riazor, consiguió irse al descanso con un resultado a favor de 2-0. En una segunda parte en la que los cambios por parte de Natxo, técnico deportivista, no fueron los más acertados, y el cambio de actitud por parte de los jugadores y el buen hacer del equipo dirigido por López Garay, fueron los factores principales de la remontada sufrida.

joaquingv96
Joaquin Guimaraens

El conjunto gallego comenzó con su clásico 4-4-2 en rombo. En portería Dani Giménez, en defensa Eneko Bóveda, la clásica defensa Duarte-Mari y Saúl en el flanco izquierdo. Repetía Mosquera como pivote del rombo y sus escuderos 'El Mentalista' Edu Expósito y el canario Vicente Gómez, en la punta del rombo Carles Gil, que recuperaba la titularidad tras la lesión de Fede. Y, por último, en punta Quique y Borja Valle, que tras sus cuatro partidos de sanción ha vuelto al once, con gol incluido, también por la desafortunada lesión de Carlos Fernández.

En el primer tiempo, un equipo dinámico con y sin pelota, muy seguro atrás y con un trabajo mecanizado, ejecutado con gran personalidad, cerrando bien los espacios atrás, dominando la posesión de la pelota, encerrando al Numancia en su campo y desesperando a Higinio, delantero murciano del Numancia. Esto, dio paso a la segunda mitad, en la que Natxo quitó a Mosquera e introdujo en el campo a Bergantiños, mandando un mensaje a sus pupilos de meterse atrás en Riazor, con 2-1 en el marcador. El conjunto deportivista acabó encerrándose atrás y cediendo terreno a los visitantes que, por medio de Oyarzun -que acabó con dos asistencias este fin de semana-, quiso entrar por banda para poner centros al área y buscar un remate aéreo, así llegaron ambos goles. La entrada al campo de Krohn Dehli no acabó por mejorar lo que había ya en el terreno de juego, y sumado a la expulsión de Saúl, el Depor dio por bueno el empate y buscó no darle más oportunidades al conjunto numantino.

Un primer tiempo extraordinario, en el que destacó Mosquera, volviendo a recuperar su nivel como pivote, por su rapidez a la hora de adelantarse al rival para recuperar el balón, el buen criterio a la hora de mover al equipo, y por sus ansiados cambios de juego de lado 40 metros, que la grada de Riazor echaba tanto en falta. Otro de los que destacó positivamente fue Edu Expósito, que se le ve muy cómodo en la posición de interior en el rombo y mostró varios detalles de calidad y por supuesto, su tan ansiado gol, en el que comenzó la jugada en el lado derecho y acabo como llegador, al otro lado, para definir con un disparo espectacular con su pierna menos buena.

Como notas negativas, está la mala actuación de Eneko Bóveda, que se vio superado por completo en el segundo tiempo, tras realizar un buen trabajo en el primero. La banda izquierda del Numancia, con la entrada de Oyarzun, tuvo un carril vacío para entrar libremente, algo que el extremo izquierdo del equipo soriano no desaprovechó, para sacar a la luz su exquisita zurda, acabando así, con dos asistencias. Otra de las notas negativas, son los últimos cuatro partidos de Quique en los que está trabajando, pero no acaba de definir bien las ocasiones que tiene. Para finalizar, tras la gran temporada de Dani Giménez defendiendo la portería deportivista, en el segundo gol numantino, el cancerbero decidió dejar pasar el balón, pensando que iría para fuera y apareció la pierna de Diamanka para empatar el encuentro.

VAVEL Logo